A pesar de que la mayoría de medios dan a “El Discurso del Rey” como la gran triunfadora de los Óscars, la verdad es que “Origen” de Christopher Nolan se llevó el mismo número de galardones. Un botín de cuatro Óscars.

image1La 83a edición de la ceremonia de entrega de los “Academy of Motion Picture Arts and Sciences Awards”, los Óscars, ha significado para “Origen“, la película dirigida por Christopher Nolan, un botín generoso si se tiene en cuenta que las nominaciones ya la habían descartado de los premios más importantes. Han sido cuatro galardones, pero de los considerados menores: efectos visuales (Paul Franklin, Chris Corbould, Andrew Lockley y Peter Bebb), mezcla de sonido (Lora Hirschberg, Gary A. Rizzo y Ed Novick), montaje de sonido (Richard King) y fotografía (Wally Pfister).
Pero los resultados de una película no se miden solamente por las estatuillas que adornan los despachos de los productores, de los directores, de los técnicos o de los actores sino que, en Hollywood, el éxito se mide en dólares y la cosecha en taquilla de “Origen” ha superado, con creces, su presupuesto. Ha sido un blockbuster en toda regla.

Para dar forma a su magnífica “Inception” (“Origen”) el director Christopher Nolan (“Memento”, “Batman Begins”, “El Truco Final: El Prestigio”, “Insomnio”, “The Dark Knight”) se rodeó de un reparto de muchos quilates que encabezaba Leonardo DiCaprio, acompañado por Marion Cotillard, Ellen Page, Ken Watanabe o Michael Caine, y que desarrollaba una compleja historia sobre la que apenas se habían filtrado detalles antes de su estreno. Un guión genial, pero que escondía muchas trampas, y que estaba construido como un conjunto de matrioskas, esas muñecas rusas que se introducen unas dentro de otras. Un thriller de acción y ciencia-ficción con aspectos relacionados con los sueños y la arquitectura de la mente donde DiCaprio es Dom Cobb, un habilidoso ladrón de los secretos del subconsciente durante el sueño, cuando la mente es más vulnerable, cuya asombrosa capacidad le convierte en un fugitivo de fama internacional y le cuesta todo lo que él siempre ha amado. Pero la vida ofrece segundas oportunidades, y a Cobb se le ofrece una oportunidad para redimirse: deberá implantar una idea en lugar de quitarla. El crimen perfecto. (//wwws.warnerbros.es/inception/)