Seamos sinceros y empáticos. Recordemos la divertidísima película “National Lampoon’s Animal House” de John Landis y las desenfrenadas fiestas de la Casa Delta Tau Chi, con John Belushi al frente (el eterno  John ‘Bluto’ Blutarsky). Divertida, ¿verdad? Pues ahora imaginemos que este modelo de gamberradas y de fiestas toga se instalan en vuestro vecindario y convierten vuestra vida familiar, afable y tranquila, en un infierno. Aterrador, ¿verdad?

Los vecinos en las películas americanas distan mucho de ser Ned Flanders. Casi siempre aparecen como asesinos psicópatas debajo de la fachada del vecino perfecto de sonrisa afable, asesinos a sueldo de incógnito, delatores de mafiosos escondidos por el plan de protección de testigos, una secta satánica con intenciones malévolas,… o una fraternidad universitaria dispuesta a agotar las existencias de cerveza de la ciudad como en “Malditos Vecinos” (“Neighbors”), una comedia alocada dirigida por Nicholas Stoller (“Todo sobre mi desmadre”, “Eternamente comprometidos”, “Paso de tí”), con guión de los debutantes Andrew Cohen y Brendan O’Brien, y protagonizada por Seth Rogen, Zac Efron, Rose Byrne, Christopher Mintz-Plasse, Dave Franco y Lisa Kudrow, entre otros.
“Malditos Vecinos”, que se estrena este próximo viernes en nuestro país, nos contará el enfrentamiento nada pacífico entre una joven pareja con un bebé recién nacido y una fraternidad universitaria que se muda a la casa vecina, en un pacífico barrio residencial. Y, como es evidente, los estudiantes universitarios no dedicarán su tiempo a estudiar sino a celebrar fiestas, practicar el sexo en cualquier rincón y beber tanta cerveza como su cuerpo pueda ingerir.

{youtube}PUAd03LoRxA{/youtube}