Ya ha aparecido el siguiente volumen de “Invencible: Todavía en pie“, decimocuarto de la numeración de Aleta y Dolmen, y nueva inyección de una droga que no puedo, ni quiero, dejar. Cada número me engancha más y más.

"Invencible num.14: Todavía en pie" (Robert Kirkman y Ryan Ottley, Aleta y Dolmen Editorial)Invencible num.14: Todavía en pie
Autores: Robert Kirkman y Ryan Ottley
Edición original: “Invencible” nums. 60 a 65
Formato: Rústica. Color.
Páginas: 168
Precio: 15 euros
Mark Grayson estudiaba en un instituto americano, tenía un trabajo basura después de clase y le gustaban mucho las chicas, aunque las entendía poco. Le gustaba salir con sus amigos y dormir hasta las tantas los sábados (al menos hasta que empezaban los dibujos animados que le tanto gustaban). La única diferencia entre Mark y el resto de chicos era que su padre es el superhéroe más poderoso del planeta y, para colmo, parece que él había heredado sus poderes.

Ahora, tras numerosas aventuras…¡Angstrom Levy ataca y el mundo nunca ha estado más en peligro! Como estrellas invitadas el universo Image al completo… ¡Y no es más que la antesala a la llegada de Conquest!

Robert Kirkman es un sádico aficionado al gore que, para colmo, escribe unas historias sensacionales y totalmente adictivas. Es un renovador del género que ha cogido lo mejor de las historias de Image en los 90 (ya sabéis de qué “onda” hablo), y junto a lo mejor de Marvel y DC nos ha embaucado con Mark Grayson. Nos tiene totalmente engañados porque, además, alimenta la vena romántica que todo lector de superhéroes tiene con Atom Eve, la acción con una amenaza mayor tras otra y con un Ryan Ottley jodidamente sensacional… ¿quién se puede resistir a esto?

Yo no. Ni tengo intención alguna de hacerlo. Disfruto con cada volumen de Invencible, disfruto viendo como el “montón de mierda” que cae sobre Mark Grayson es cada vez mayor, como sus enemigos, como Angstrom Levy, cada vez son más y más poderosos, cómo los aliados de éstos se demuestra como una amenaza insuperable, cómo los viltrumitas regresan una y otra vez… y mientras tanto Mark Grayson sigue ahí, de pie frente a ellos. Y no es que su vida personal no pase por “problemillas” (lo que le sucede a Atom Eve en este volumen… ¡dos veces!, el “inconveniente” que sufre su hermano pequeño, lo que pasa con Rex…), es que Mark es un héroe que debe mucho a Peter Parker, uno de esos héroes que nos encantan porque hacen lo correcto, lo que deben… y luego vas y te encuentras con la frase final de este volumen… Kirkman es un sádico.

Y Ryan Ottley es un discípulo aventajado en lo que al gore se refiere, aparte de ser un gran dibujante claro, su trabajo en este volumen, en el arco de la “batallita” de Angstrom o en la de Conquest es… brutal, qué páginas, qué diseños, qué de información en cada página, qué maravilla… y ¡¡que escenas gore más brutales!! Desde luego recibir una paliza de alguno de estos tipos no es cosa como para irte a ver a la novia al cine poco después, es para pegarte meses en el hospital, son luchas brutales, y Ottley nos lo hace ver en cada golpe.

La edición de Aleta/Dolmen es, como viene acostumbrando a ser, muy buena, no sólo nos ofrecen el material sino unos extras comentados fantásticos. Se echa de menos el artículo inicial, pero la lectura de “Todavía en pie” hace que no importe en absoluto. Eso sí, te quedas con la duda en la mente de si habrá una edición de lujo del material clásico… aunque, ahora que está incluso en formato digital tenga más visos de capricho frikie que de otra cosa.

Una cosa más, antes de irme… si este tomo os gusta, si cualquier cómic de Invencible os gusta… aún no habéis visto nada, los dos próximos tomos os quitarán el hipo.

Sin duda: el cómic del mes.