Tras el fracaso comercial de “La joven del agua“, el director hindú afincado en Estados Unidos, M. Night Shyamalan, ha sacado adelante gracias a una productora de su país de origen una interesante película a medio camino entre el terror y el cine de catástrofes que ya ha triunfado en España.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/incidente1.jpg” porque contiene errores.Dirección y guión: M. Night Shyamalan.
Países: USA e India.
Año: 2008.
Duración: 91 min.
Género: Drama, thriller.
Interpretación: Mark Wahlberg (Elliot Moore), Zooey Deschanel (Alma Moore), John Leguizamo (Julian), Betty Buckley (Sra. Jones), Ashlyn Sanchez (Jess), Spencer Breslin (Josh), Frank Collison, Victoria Clark, Alan Ruck, Robert Bailey Jr. (Jared).
Producción: Sam Mercer, Barry Mendel y M. Night Shyamalan.
Música: James Newton Howard.
Fotografía: Tak Fujimoto.
Montaje: Conrad Buff.
Diseño de producción: Jeannine Oppewall.
Vestuario: Betsy Heimann.

Imagen activa

Después de “La joven del aguaM. Night Shyamalan se había metido en los problemas en los que se meten todos los directores si sus películas no hacen caja, cosa comprensible porque el cine es industria aunque muchas veces injusta porque también es arte.

Shyamalan no es desde luego el mejor ejemplo para hablar de cine de  “autor” y tampoco el mejor para hablar de cine comercial, pero su vocación es lograr ambas cosas y eso, consiguiendo mejores o peores resultados, se ha visto en todas y cada una de sus películas por lo que me parece un director muy a tener en cuenta y desde luego está entre mis favoritos.

Decir que “El sexto sentido” es una buena película es algo sobre lo que supongo que todo el mundo estará de acuerdo. También puede resultar fácil defender “Señales” o “El protegido”, pero resulta ya más complicado hacerlo con “El bosque” o “La joven del agua” con la que mucha gente salió del cine defraudada. Luego explicaré por qué creo que esto es así. De momento debo decir que todas ellas me parecen excelentes y si no interesantes, entretenidas y en todas veo detalles, escenas que me encantan porque intuyo que detrás de la cámara hay una persona minuciosa que juega con los recursos fílmicos para conseguir efectos en el espectador, que hay una persona inquieta que trata de dominar el medio en el que trabaja y experimentar sin olvidar nunca que hace cine para el público. Salvando las distancias, que sé que de momento y hasta que una mayor filmografía no le avale es precipitado, Shyamalan me parece que está en la línea de Hitchcock o Spielberg ¡¡¡¡Andaaaa lo que he dicho!!!!! Ya veremos si meto la pata o dentro de unos años su cine me da la razón que confío en que sí dado lo que ya ha ofrecido.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/incidente2.jpg” porque contiene errores.

Retomo lo que había comentado antes y dejado en el aire: creo que Shyamalan después de “El sexto sentido” y su abrumador éxito y después de mantener más o menos el nivel con “El protegido” y “Señales” siguiendo fórmulas similares para conseguir sus extraordinarios golpes de efecto finales, quedó atrapado en una fórmula y un estilo que le son propios pero que le han perjudicado en algún caso a la hora de escribir sus guiones y por las expectativas que ha creado en su público. Cuando vamos a ver una película de Shyamalan esperamos un giro inesperado al final, sabemos que se insinúan cosas que pasan fuera de la pantalla, sabemos que va a “trabajar” nuestro miedo psicológico…..y él, que lo sabe lógicamente, porque construye sus películas contando con ello, trató de usarlo con dos películas de argumento arriesgadísimo como son “El bosque” y “La joven del agua” y la gente se sintió un poco defraudada, engañada, no tomada en serio. Recuerdo abucheos y risas al acabar “El bosque” y estupefacción con “La joven del agua”, lo cual me recordó en su día esa gran tomadura de pelo que era la Hitchcockiana “¿Pero quién mató a Harry?”.

Al contrario de mucha gente a mi no me importa tanto el argumento, aunque sea importante por supuesto, para disfrutar una historia, a mí me importa la propia coherencia interna de una película. Es decir, cada película plantea desde el principio sus propias normas, cada director tiene su propio estilo y es bueno que haya variedad porque así hay cine para todos: para el que busca nuevas experiencias en una película o para quien acude a pasar un rato de evasión. Shyamalan basa su cine en el suspense y avanzamos en sus películas sin saber qué va a pasar a la vuelta de la esquina de la siguiente escena. Eso le permite mantenerte pegado a la butaca de principio a fin y creo que eso lo ha conseguido en todas y cada una de sus películas y ante eso me quito el sombrero porque lo hace con recursos que sólo son fílmicos, con una cámara que no encuadra lo que tu quieres ver para que no te quede más remedio que imaginar el resto sin saber exactamente qué pasa; con indicios de que ocurre algo extraño pero que no se sabe qué es; con comportamientos extraños de sus personajes que revelan que algo les afecta. Quizás su problema es que a veces la resolución del enigma que planteaba no ha sido la esperada y ha defraudado como sucedió el “El bosque” y en el caso de “La joven del agua” su argumento no era lo que quería ver mucha gente que fue al cine esperando ver otra cosa.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/incidente3.jpg” porque contiene errores.

Con “El incidente” me parece que ha querido recuperar al público, pero creo que no ha renunciado a sí mismo y de hecho , analizando fríamente lo que cuenta, pienso que incluso ha arriesgado. Sin embargo los dos argumentos de la película son más asequibles para hacer taquilla. Sí, he dicho dos argumentos, casi todas las películas de Shyamalan tienen dos argumentos. “El sexto sentido” hablaba de un niño con habilidades especiales pero también sobre la paternidad; “El protegido” hablaba sobre un tipo que descubre tener una fuerza extraordinaria pero también sobre el matrimonio; “Señales” sobre una invasión pero también sobre la fe; “El bosque” era un relato de terror pero también una reflexión sobre el mundo rural y “La joven del agua” era un cuento de hadas pero también una disección sobre el amor y las relaciones humanas. “El incidente” es lo que es pero además habla sobre las relaciones de pareja, ambos asuntos muy cercanos al público potencial y la moraleja de la película también es políticamente correcta con lo que Shyamalan se asegura tener a una mayoría a su favor con lo que puede remontar los resultados de “La joven del agua”, que de hecho ya ha conseguido al menos en cuanto a recaudación.

En cualquier caso creo que no ha dejado de arriesgar porque si se piensa fríamente el argumento de “El incidente” es el más facilón de toda su filmografía y más que nunca ha confiado en su capacidad para conseguir tensión y suspense con cada escena aunque también ha sido más explícito que nunca mostrando varias escenas de terror de esas que palpitan en el cerebro de uno durante días (véase todos los impactantes momentos en que muere la gente y no digo cómo, que ese es el quiz de la cuestión). Más que nunca Shyamalan se ha currado cómo debía poner la cámara, cómo debía ser el ritmo fílmico, cómo el montaje y cuál era la mejor forma de provocar tensión en la sala. Así que esta vez ha conseguido superar un momento de crisis en su filmografía recuperando público al tiempo que ha avanzado en sus capacidades como director. Fijaros que nada es gratuito en su película, ni siquiera las imágenes con las que arranca y concluye ésta.

Lo próximo de Shyamalan puede ser un tremendo éxito. Se trata de la adapatación de la serie de animación “Avatar: The last airbender” que podría convertirse en una trilogía. La historia trata sobre un mundo de cuatro nacionales cuyos dirigentes pueden dominar cada uno de los cuatro elementos: Agua, Tierra, Fuego y Aire. Sólo un ser puede dominarlos a todos: Avatar, así que cuando éste parece haber desaparecido las naciones empiezan a declararse la guerra……….pinta muuuuuy bien ¿no?