El género de la literatura fantástica es susceptible a las modas y a los tópicos, y a menudo es difícil diferenciar el grano de la paja. “El Extraño” de Col Buchanan no puede escapar de algunos tópicos inevitables y de las modas imperantes pero es un libro distinto, incluso lo podríamos definir como singular, y merece la pena descubrir algunos de los secretos que esconde entre sus páginas.

image1El Corazón del Mundo es una tierra en conflicto. Durante cincuenta años el Santo Imperio de Mann, un imperio religioso nacido de un culto urbano nihilista, ha ido conquistando nación tras nación. Su líder, la Santa Matriarca Sasheen, mantiene un implacable control a través de sus Diplomáticos, unos sacerdotes entrenados como sutiles depredadores.
Los Puertos Libres de Mercian son la única confederación que queda por caer. Su único enlace terrestre con el continente sureño, un largo y estrecho istmo, está protegido por la ciudad de Bar-Khos. Desde hace ya diez años, las grandes murallas meridionales de Bar-Khos han sido asediadas por el Cuarto Ejército Imperial. Que estas caigan es sólo cuestión de tiempo.
Ash es miembro de una secta de asesinos conocida como los Röshun. Es un hombre que sigue angustiado tras la muerte de su hijo, hace muchos años ya. Forzado por su achacoso estado de salud, decide tomar como aprendiz a Nico, un joven hambriento y desesperado, natural de Bar-Khos, y cuyo padre desertó hace tiempo.
Cuando el hijo de la Santa Matriarca asesina a una mujer que estaba bajo la protección de los Röshun, la secta se verá obligada a tomar su vida como retribución. Ash y Nico se proponen llevar a cabo la vendetta, que a su vez los llevará al corazón del conflicto entre el Imperio y los Puertos Libres… a un baño de sangre y muerte.

Una moda es, según la Real Academia de la Lengua (RAE), “uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país”. En el campo de la literatura es un simple capricho pasajero en el que coinciden escritores, editores y lectores. Es el mercado, la oferta y la demanda, lo que decide quién y qué es moda. En la literatura una moda puede ser un autor, un género determinado, un recurso argumental o un tipo de personaje protagonista que, de repente y sin motivo aparente, seduce y sorprende a los lectores, aumenta exponencialmente las ventas de los libros que recurren a ello y consigue que todos los editores busquen desesperados una novela de estas características para su catálogo. Una buena crítica en un medio generalista, el boca-oreja, la posición preferente en la estantería de una librería importante, una adaptación cinematográfica o televisiva inminente,… son terreno adobado para que la semilla germine y el producto se convierta en una moda.
Un ejemplo reciente de esto lo podemos encontrar en los libros sobre muertos vivientes que, en los últimos dos años, han invadido las estanterías de las librerías de nuestro país. Aún hoy vivimos inmersos en pleno fenómeno zombie, que nos envuelve desde todos los frentes, y parece que ya hemos vivido todas las versiones del apocalipsis de muertos vivientes imaginable, desde las catástrofes causadas por una plaga vírica incontrolada hasta zombies en el medioevo hispano, pasando por la versión con superhéroes Marvel de los come-cerebros o el romanticismo victoriano de Jane Austen pasado por el filtro de los muertos-vivientes. Pero que nadie desespere, pues si hay negocio a la vista los editores y los escritores serán capaces de imaginar nuevas ideas para expandir este género aún más allá. Otro ejemplo similar de moda pasajera en la literatura lo podemos encontrar en las novelas de vampiros y criaturas sobrenaturales con romances paranormales para adolescentes que, con Stephanie Meyer (“Crepúsculo”) al frente, ha encontrado su eco, su respuesta, su imitación (¿su copia?) en las “Crónicas Vampíricas” de Lisa Jane Smith, los ángeles del “Angeology” de Danielle Trussoni, el “Hex Hall” de Rachel Hawkins o “Poderes Oscuros” de Kelley Armstrong, entre muchos otros.
La literatura fantástica también ha caído a menudo en las modas. Es un género pequeño, con poco margen para la innovación, limitado en los argumentos y sobretodo en la ambientación. Es algo normal pisar sobre las huellas de quienes ya han recorrido el camino con anterioridad, pisar terreno ya pisado, incluso sin querer. Es más fácil repetir que innovar. Lo último, lo más nuevo, es poner un asesino como protagonista de la novela. “La mano izquierda de Dios”, la trilogía “El Ángel de la Noche”, “Las Crónicas de Siala”, “El Nombre del Viento”, la saga de “El Vatídico”, las novelas del videojuego “Assassin’s Creed”, “Camino de Sombras”, esta “El Extraño”… Todas, con oscuros protagonistas entrenados para matar sin piedad. Asesinos. Personajes duales, con una profesión criminal que exige ausencia de sentimientos y de moral pero que, al asumir papeles protagonistas nos descubren sus secretos más íntimos, sus dudas, sus conflictos de consciencia, y los autores de las novelas se esfuerzan por conseguir personajes no tan malvados que despierten las simpatías del lector.
Pero, ojo, no debemos confundir modas con tópicos. Los tópicos son recursos habituales del género, ya establecidos como signos identificativos del mismo. Elfos, enanos, dragones, objetos de poder, malvados que quieren dominar el mundo,… Esto son tópicos. “El Extraño” de Col Buchanan, como es inevitable, a veces cae en los tópicos del género y se deja llevar por algunas modas imperantes, pero tiene muchos más elementos que lo convierten en un libro singular y diferente de los que lo harían uno más del montón.
En “El Extraño” hay pólvora, artilugios voladores como los zeppelines, ascensores, tecnología mecánica y rifles que disparan balas de plomo. En “El Extraño” no hay objetos poderosos que amenacen los planes de dominación de los malvados. En “El Extraño” no hay criaturas fantásticas, ni razas antiguas, ni elfos ni enanos. En “El Extraño” (casi) no hay magia. La magia, elemento indispensable en cualquier obra de literatura fantástica que se precie, brilla por su ausencia. El mismo Col Buchanan comentaba esta notable ausencia en una entrevista: “Supongo que tiene que ver con el ambiente que deseaba crear. Quería un mundo fantástico que fuese a la vez realista y distinto. Si bien no hay magia en la historia, sí hay momentos alterados, sueños llenos de significado y extrañas intuiciones que parecen convertirse en realidades, pero siempre están abiertos a interpretación sobre si son ciertos o no. Están también las misteriosas Islas del Cielo, que abastecen a las naciones del Mideres con sus sutiles formas de tecnología orgánica. Esto me permitió jugar con algo parecido a la magia, pero sin recurrir a hechizos o sistemas parecidos. También me permite utilizar rifles y cañones junto con espadas y escudos en una forma que parece lógica.
“El Extraño” es… diferente. Se atreve a omitir elementos esenciales y a incluir elementos distópicos.

El británico Col Buchanan (1973 Lisburn, Irlanda del Norte) acertó de pleno con opera prima, esta “El Extraño” (“Farlander”) que abre la trilogía “El Corazón del Mundo” (“The Heart of the World”), publicado en Marzo del 2010 por la reconocida editorial norteamericana Tor y que ya cuenta con el prestigioso David Gemmell Legend Award for Fantasy para colgar en su despacho de Lancaster, en Inglaterra, donde reside. Titulado en Escritura Creativa y Estudios Religiosos por la Universidad de Cumbria, su primera incursión en el mundo de la literatura ha consiguió meterse a la crítica y a las editoriales en el bolsillo, desde Italia a Estados Unidos, pasando por Francia, Alemania, España o Polonia, la exigente cuna de Geralt de Rivia y Andrzej Sapkowski. Ahí es nada.
A Col Buchanan el éxito le ha llegado pronto y por sorpresa, pero su talento consiguió que “El Extraño” diese en el blanco, mezclando de forma equilibrada algunos tópicos del género con elementos nada habituales de los libros de literatura fantástica y sorprendentes giros argumentales que dejarán a más de un lector con la boca abierta. En ViaNews, como es costumbre, nos ahorramos los spoilers y os invitamos a descubrirlos por vosotros mismos. El final, una verdadera sorpresa, merece la pena (¡cuánto daño ha hecho “Juego de Tronos” a la literatura fantástica contemporánea!).
“Stands a Shadow”, la segunda entrega de la serie, llegará en castellano durante el primer semestre del año 2012. Así lo ha anunciado su editorial en nuestro país, Ediciones Minotauro.

En “El Extraño” Buchanan nos presenta a Ash, un implacable asesino de la orden roshun, y a Nico, su joven aprendiz a disgusto, que se ven envueltos en una interminable guerra entre el Imperio de Mann y las ciudades libres en el Midere, el Corazón del Mundo.
En una tierra en guerra que enfrenta a un implacable Imperio invasor que quiere imponer su dogma religioso sobre el mundo entero contra los últimos resistentes de los Puertos Libres, Nico deja su ciudad natal de Bar-Khos para entrar a formar parte de la misteriosa orden de los roshun, unos asesinos con principios nobles que cumplen su trabajo con eficiencia y sin remordimientos. Una secta que ofrece protección a quién contrata sus servicios bajo la amenaza de una implacable venganza contra quien mate a uno de sus protegidos.
Tras un duro periodo de formación en el monasterio roshun de Cheem, Nico se verá obligado a acompañar a su anciano maestro de salud delicada, junto al roshun Baracha, su aprendiz Aleas y su atractiva hija Serese, y emprender una sorprendente misión de venganza contra el mismísimo hijo de la Santa Matriarca de Mann y heredero del Imperio, el depravado Kirkus. Para cumplir su objetivo, una misión casi imposible, deberán enfrentarse a un ejército en tierra hostil, asaltar una fortaleza inexpugnable, descubrir aliados donde no esperaban encontrarlos, aprovechar al máximo sus habilidades forjadas por años de entrenamiento y asumir las funestas sorpresas que les aguardan y les tiene preparadas el destino, siempre caprichoso.

En conclusión, “El Extraño” es una novela sólida e interesante, aunque puede tacharse también de aburrida y predecible, que se inscribiría dentro del género de la fantasía oscura pero que, como hemos comentado, se sale del esquema habitual de este tipo de libros.
“El Extraño” también tiene puntos débiles, errores de bulto, aspectos a mejorar, elementos prescindibles y numerosos pasajes que ralentizan el ritmo o que lo aceleran en exceso. No es una novela redonda sino el brillante trabajo de un autor novel con mucho recorrido por delante y con un amplio margen de mejora. ¿Por ejemplo? La novela abusa de subtramas y de personajes secundarios que adquieren una importancia innecesaria y distraen la atención del lector de la trama central. Ni la madre de Nico, ni el tío Bahn trabajando en la defensa del Escudo de Bar-Khos, ni siquiera el traidor Che, merecen la atención que el autor les otorga.  Apartan el foco lejos de la línea principal del relato sin motivo alguno. Son prescindibles, salvo si las secuelas de “El Extraño” que nos llegarán en un futuro les entregan un papel más relevante que justifique sus apariciones en esta obra y demuestren que nuestra crítica está equivocada y no tenía fundamento.
También hubiera otorgado mayor profundidad y extensión al periodo de formación de Nico en el monasterio roshun, desvelado más datos sobre el pasado de Baracha y Ash, sobre la relación de amistad y rivalidad entre Aleas y Nico, sobre el maestro Osho o los secretos que guarda el Vidente. Todo ello, a costa de los capítulos relacionados con la familia de Nico y con la vida diaria en la ciudad sitiada.
¿Más? Falta empatía con los personajes protagonistas, y es conveniente atreverse a profundizar en todos ellos y son los que van a sostenerte las próximas entregas de la serie.
¿Y aún más aspectos a mejorar? La trama engancha, pero sus cambios de ritmo son bruscos. Hay capítulos de transición aburridos, soporíferos, y hay capítulos vertiginosos, repletos de combates, persecuciones y huídas que quitan el aliento al lector y que obligan, casi, a una lectura en diagonal.
¿Aciertos? Numerosos. El prólogo es brillante, y engancha al lector. Buchanan sabe cómo crear escenas llenas de acción que mantienen en todo momento la tensión narrativa. Ha creado un mundo interesante, plagado de detalles que lo dotan de gran realismo. La orden de monjes guerreros roshun es un acierto, con reminiscencias de artes marciales y filosofías orientales tipo zen. La novela ofrece amplias subtramas, personajes muy interesantes, y que cuenta con una ambientación colorida. La religión del Imperio de Mann, cruel e inmoral, recuerda mucho al reino desértico de Estigia de la era Hyborea creada por Robert E. Howard para su “Conan”. Y podríamos seguir así, desglosando las bondades del libro, durante unas cuantas páginas más.
Ahora solamente cabe esperar que las secuelas de “El Extraño” cumplan la gran promesa que ha sido esta novela debut de Col Buchanan. Nos han mostrado las migajas de pan y nos han dado a entender que el conjunto final será sólido y coherente en lugar del desordenado compendio de ideas ambiciosas que es “El Extraño”. El potencial de Col Buchanan y el esfuerzo por ofrecer algo distinto en un género que tiende irremediablemente a la repetición y a la reiteración le convierte en un autor a tener en cuenta. Esa será la llave que convierta una obra aburrida y predecible en sólida e interesante.

–Creo que esta noche he matado a un hombre –dijo Nico con un hilo de voz.
Ash alzó la cabeza para mirarlo a los ojos. –¿Y cómo te sientes? –suspiró el anciano. –Como un criminal. Como si me hubiera llevado algo que no tenía ningún derecho a llevarme. Como si me hubiera convertido en otra persona, en alguien reprobable.
–Eso está bien, ojalá siempre sea así. Sólo has de preocuparte cuando mates a alguien y no se te acelere el corazón ni sientas nada en absoluto.
Sin embargo, eso era precisamente lo que Nico ansiaba por encima de cualquier cosa: no sentir nada.

El Extraño.
Autor: Col Buchanan (
www.colbuchanan.com)
Traducción: Simon Saito Navarro
Título Original: “Farlander”
Editorial: Ediciones Minotauro
Colección: Fantasía
Fecha Publicación: Febrero del 2011
ISBN: 978-84-450-7809-9
Páginas: 464
Formato: 14×22,5cm. Rústica con solapas
Precio: 22,00 euros