Con un precio imbatible de 2,99 euros, casi doscientas páginas a todo color, encuadernada en tapa dura, con dibujos de Howard Chaykin y guión de Roy Thomas ,… ¿cómo iba a resistirme? Aunque si Planeta DeAgostini quería convencer a lectores de cómics de la saga galáctica no habituales, quizás deberían haber elegido otro cómic del Universo Expandido de «Star Wars» para inaugurar su coleccionable.

image1El coleccionable mensual «Cómics Star Wars» de Planeta DeAgostini que ha debutado en Enero del 2013 con un primer volumen titulado «Clásicos 1», esta formado por setenta entregas de las mejores historias en viñetas de «Star Wars», editados en volúmenes de casi doscientas páginas a todo color, en tapa dura, agrupados en sagas como esta primera «Clásicos», «Caballeros de la Antigua República», «Imperio», «Tiempos Oscuros», «Guerras Clon», «Rebelión», «Academia Jedi», «Legado» o «Boba Fett», entre otros, que permiten sumergirse en relatos tan interesantes y espectaculares como se espera del universo de «Star Wars».
El precio de lanzamiento del primer número ha sido de de 2,99 euros, subiendo hasta los 5,99 euros de la segunda entrega «Clásicos 2» y los 9,99 euros del resto de la colección, aunque los precios serán más económicos para los suscriptores que, además, recibirán cinco espectaculares posters oficiales gigantes de «Star Wars Blueprints Rebel Edition», una joya de coleccionista con fotografías y planos de algunas de las más conocidas estructuras de la alianza rebelde como los cazads X-Wing e Y-Wing, la base Echo y muchos otros, que incluye un libro de treinta y dos páginas para completar la información. Y, por un módico precio, también podrán obtener un sujeta-libros AT-AT pintado a mano en edición limitada, certificada y numerada.
La colección «Cómics Star Wars» ofrecerá títulos míticos, como los clásicos publicados en Marvel entre 1977 y 1986 que ya podemos disfrutar en la primera entrega del coleccionable, algunos de ellos inéditos en nuestro país, y títulos recientes del Universo Expandido editados por Dark Horse en los EE.UU y Planeta DeAgostini Comics en su sello Star Wars en castellano, todos ellos repletos de relatos originales e intrigantes, obra de equipos creativos de reconocido prestigio como los guionistas Kevin J. Anderson, Tom Veitch, Randy Stradle, Archie Goodwin o John Ostrander, y los ilustradores Jan Duursema, Rick Leonardi, Carmine Infantino, Bob Wiacek, Terry Austin, Gene Day o Fred Blanchard, entre otros.

Como nos gusta explicar siempre que reseñamos algún cómic de «Star Wars» que nos cuentan historias al margen de lo narrado en las seis películas oficiales o canónicas, se denomina Universo Expandido a los acontecimientos de la saga galáctica que sucedieron antes y después de las entregas cinematográficas, desde el encuentro del maestro Jedi Qui-Gon Jinn con el niño esclavo Anakin Skywalker en Tatooine en el 32 ABY, pasando por las Guerras Clon entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes o Separatistas, del 22 aBY al 19 aBY, o el asalto imperial a la corbeta coreliana rebelde Tantive IV de la Princesa Leia hasta la derrota ¿definitiva? del Imperio en las lunas de Endor, en el año 4 dBY (después de la Batalla de Yavin, según la cronología del Universo Expandido), desde el lejano pasado hasta el ignoto futuro, desde los ancestros hasta los descendientes de los descendientes.
Se considera que la primera aventura del Universo Expandido apareció en 1978, en un cómic que narraba una pequeña historia sobre Han Solo y Chewbacca escapando de unos cazarrecompensas. Era la primera vez que un autor se salía del camino trazado por la película, pero una vez abierta la puerta no volvería a cerrarse: la novela «Splinter of the Mind’s Eye» («El Ojo de la Mente») de Alan Dean Foster publicada en 1978 por DelRey que fue escrita como secuela de la primera película por si no llegaba a fructificar la trilogía que George Lucas tenía prevista, las series de animación «Droids» y «Ewoks» en 1985, la atracción «Star Tours» del parque de atracciones Disneyworld, el videojuego para PC «X-Wing: Space Combat Simulator» de 1993,… 
El crecimiento de este Universo Expandido en los últimos veinte años ha sido abrumador y se ha sostenido en tres pilares fundamentales, ramas de esa semilla inicial que antes hemos mencionado. La primera rama sería los libros, centrados sobretodo en los acontecimientos inmediatamente posteriores a la caída del Emperador como la lucha contra los restos de las fuerzas imperiales reunidas alrededor del Gran Almirante Thrawn, la boda de Han Solo y la princesa Leia, el nacimiento sus hijos Jaina, Jacen y Anakin, la relación de Luke Skywalker con la asesina Mara Jade, la muerte del wookie Chewbacca, la instauración de la Nueva República, la creación de la Nueva Orden Jedi… La segunda rama sería los cómics, que en su mayoría trasladan a su formato historias narradas en videojuegos y libros. Y la tercera y última rama sería los videojuegos, que desde principios de los años 90 se convirtieron en la experiencia más directa para trasladar a los aficionados a la saga ideada por George Lucas hasta el Universo Expandido, y que recientemente han vivido su salto más ambicioso con las dos entregas de «Star Wars: El poder de la fuerza» y, sobretodo, el MMORPG «Star Wars: The Old Republic» de Bioware. Todo este material del Universo Expandido ampliaba y continuaba las historias contadas en las películas canónicas (tres al principio, seis tras el estreno de la segunda trilogía en forma de precuela), y añade otras muchas, siempre dentro de la cronología oficial y sin contradecir a cualquier otro elemento del Universo Expandido ni a las películas.
Entre los cómics ambientados en el universo expandido de «Star Wars» que podremos disfrutar en este coleccionable de Planeta DeAgostini, una selección de los mejores títulos de la saga galáctica creada por George Lucas publicados en los últimos treinta y cinco años, y como suele suceder con cualquier producto derivado de un marco mayor, hay de todo. Se pueden encontrar joyas (como «Star Wars: Las Guerras Clon» o la adaptación al cómic de la trilogía literaria de Timothy Zahn «Heredero del Imperio») pero también hay un montón de papel desaprovechado para plasmar historias que no estan a la altura del precedente al que deben rendir pleitesía (como «Imperio Oscuro», «Rebelión» o «Imperio Carmesí»). Entre unos y otros, con algunos detalles que merecen la pena pero sin alcanzar la brillantez, títulos como «Star Wars: Tiempos Oscuros», «Star Wars: Ala-X», «Star Wars: Caballeros de la Antigua República», «Star Wars: Purga», «Star Wars: Legado», «Star Wars: Imperio», o «Star Wars: Boba Fett».

El primer volumen del coleccionable es este «Clásicos 1»,  que recoge los primeros cómics publicados de «Star Wars» de la mano de Roy Thomas y Howard Chaykin y, en concreto, la adaptación en viñetas de la primera película de la saga galáctica «Star Wars IV: Una nueva esperanza» y los once primeros números de la serie que publicó Marvel Comics entre 1977 a 1986, que alcanzó el centenar de entregas y contó con la participación de autores de la talla de Howard Chaykin, Roy Thomas, Archie Goodwin, Tom Palmer, Al Williamson, Walt Simonson o Carmine Infantino. En este tomo inicial se recoge la etapa del equipo creativo formado por el guionista Roy Thomas y el ilustrador Howard Chaykin, que no merecen presentación puesto que son historia viva del cómic. 
El guionista Roy Thomas (1940, Missouri, EE.UU.) se convirtió en el sucesor de Stan Lee como editor jefe de Marvel Comics cuando Lee fue ascendido a editor, y se le otorga el mérito de haber adaptado las historias de fantasía de Conan de Robert E. Howard al cómic y ampliar la cronología establecida por su creador para el personaje, la creación de nuevas series como «Defensores» o la atípica «What if»,… y fue gracias a él que Marvel compró los derechos para adaptar «Star Wars» al cómic. Entre sus trabajos más recientes, Roy Thomas se ha dedicado a adaptar clásicos de la literatura al formato cómic, en la colección «Clásicos Ilustrados Marvel».
El ilustrador Howard Chaykin (1950, Newark, EE.UU.) es un dibujante polémico, influenciado por el trabajo de Gil Kane y de ilustradores de libros de mediados del siglo XX como Robert Fawcett o Al Parker, que trabajó para Marvel, DC Comics o First Comics y entre cuyos trabajos más destacados se pueden señalar «Dominic Fortune», «Cody Starbuck», «Fafhrd and the Gray Mouser», la escandalosa y explícita «Black Kiss» de Vortex Comics o «American Flagg!». Su paso por la colección de «Star Wars» de Marvel Comics junto a Roy Thomas se limitó a diez números, tras los que abandonó la colección en busca de retos más adultos y experimentales.

«Clásicos 1» tiene un tono añejo y nostálgico que seducirá a cualquier lector habitual de cómics, a coleccionistas enamorados del papel amarillento, a veteranos que prefieren a Stan Lee, Steve Ditko o John Romita Sr. por delante de los modernos Chris Bachalo, John Romita Jr. o Jim Lee, a los aficionados al cómic de Power Man, Spiderman o la Patrulla-X original que denostan los Thunderbolts, la saga de los clones del Hombre Araña o los New X-Men… pero quizás no es la mejor elección para inaugurar una colección que debería apostar por los cómics más modernos y sugerentes del Universo Expandido para conquistar a nuevos lectores que, por 2,99 euros, están dispuestos a probar que les puede ofrecer un nuevo coleccionable de cómics de la saga creada por George Lucas. Si quieres convencer a lectores adolescentes para que se suscriban a la colección abre con «Las Guerras Clon», o con «Heredero del Imperio», o con «Ala-X», que te presenta nuevas historias de un universo que ya conoces, pero no abras con la adaptación de la película de 1977 porque no vas a conseguir decepciones. No olvidemos que estos nuevos lectores llegarán a los cómics después de haber visto la mediocre segunda trilogía y la serie de animación de Cartoon Network «Star Wars: Las Guerras Clon», y sin el impacto emocional que supuso la primera trilogía para la generación de los que hoy tienen cuarenta años.
Para los que recibimos con los brazos abiertos este «Clásicos 1», la adaptación de Roy Thomas es fiel a la película, con el sabor del buen vino envejecido en barrica de roble del cómic de finales de los setenta, y como regalo inesperado incluye entre sus páginas un par de episodios que fueron eliminados del metraje original de la película y que solamente se recuperaron, con retoques digitales, para la edición revisada reestrenada en cines el 31 de Enero de 1997. Son las escenas de Biggs Darklighter, el fiel amigo de Luke Skywalker en Tatoonie que se une a la Rebelión, y de Jabba the Hutt, una escena donde el alienígena obeso y gusanoide que conocimos en «Star Wars VI. El Retorno del Jedi» y que fue introducido digitalmente en la edición especial de 1997 presenta una imagen, cuanto menos, singular.

Como conclusión, y como habitual reflexión final en las reseñas de cómics de «Star Wars», señalar que este coleccionable de cómics de «Star Wars» de Planeta DeAgostini Comics es recomendable para todos los aficionados y seguidores de la saga cinematográfica creada por George Lucas, principalmente para quienes valoran y aprecian las aportaciones del Universo Expandido, aunque lamentablemente este «Clásicos 1» no convencerá a quienes son incapaces de apreciar todo aquello que tiene más de veinte años de edad. Y para los coleccionistas, destacar la ausencia de material complementario y contenidos extra al final del volumen, que pueden decepcionar a quienes buscan una colección «definitiva» de los cómics de «Star Wars». No es oro todo lo que reluce…

Cómics Star Wars 1. Clásicos 1.
Guión: Roy Thomas
Dibujo: Howard Chaykin
Edición original: «Star Wars: A Long Time Ago…» nums.1 a 11
Formato: Tapa dura. Color.
Páginas: 192
Precio: 2,99 euros