El quinto título de la saga de Astérix y Obélix es una vuelta a la Galia en la que los protagonistas recorren todo el país para ganar una apuesta a los romanos.

 

https://www.via-news.es/images/stories/comic/asterix/la%20vuelta%20a%20la%20galia.jpgTítulo original: Le tour gaule d´Astérix
Dargaud Editeur
París
Guión: Gosciny    
Dibujos: Uderzo               
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4.gif
El prefecto Lucilius Floredelotus es enviado por César a Petibonum para lanzar un ataque contra la aldea gala que termina siendo tan inútil como siempre, así que decide aislar la aldea levantando una empalizada. Para demostrar al prefecto que los aldeanos irán donde les plazca Astérix hace una apuesta: Obélix y él hacen un viaje por toda la Galia y regresan con un producto típico de cada localidad sin que ningún romano pueda detenerles a cambio de que tiren la empalizada. Así en su trayecto pasan por Rotomagus (Ruán), Lutecia (París), Camaracum (Cambrai), Durocortorum (Reims), Divodurum (Metz), Lugdunum (Lyon), Nicae (Niza), Massalia (Marsella), Tolosa (Toulouse), Aginum (Agen), Burdigala (Burdeos) y Gesocribate (Le Conquet) y de vuelta a casa.

Apareció en febrero de 1963 en el número 172 de la revista Pilote y fue la confirmación definitiva del éxito de la serie.

Como curiosidad es la primera vez en la que aparece Idefix, aún sin nombre (se llamó así tras un concurso organizado por la revista Pilote). El perrito se une a los protagonistas en una charcutería de Lutecia y les va siguiendo en todo su trayecto, pero sólo Obélix se apercibe de su presencia al final de la historia. Se homenajea al Tour de Francia (en una viñeta se llega a nombrar el itinerario de los protagonistas como “El tour delas Galias”) y el recorrido por la Galia les sirve a los autores para hacer lo que viene a ser casi un estudio sociológico de su país mostrando costumbres y productos típicos de cada zona..

Este es uno de los álbumes que resultan más entretenidos y con más acción porque los personajes van de un sitio para otro sin descanso y era uno de los que más me gustaban de crío por todo ello. Mi única pega, con una perspectiva más minuciosa, es que quizás se repite un poquito la fórmula a lo largo de todo el álbum y al final resulta algo reiterativo, pero es una historieta muy bien aprovechada para mostrar de forma irónica y divertida las peculiaridades de las distintas regiones por las que pasan los personajes.