En noviembre de 1994, Lawrence Levy contestó a una llamada en su despacho. Al otro lado de la línea, Steve Jobs, propietario de Pixar, empresa que en esos momentos se encontraba en crisis, le pidió que se hiciera cargo de las finanzas e intentara reflotar la compañía. “De Pixar al cielo” narra en primera persona todos los movimientos que se sucedieron y que culminaron con el éxito sin parangón de la empresa de entretenimiento Pixar.

De Pixar al cielo. Mis años con Steve Jobs y cómo reinventamos la industria del cine
Lawrence Levy
Editorial: Deusto
Número de páginas: 272
Avance
Precio: 19,95 €

Hoy en día, Pixar es uno de los grandes del entretenimiento: el estudio que revolucionó los efectos digitales especiales y la animación por ordenador, y desarrolló una serie de películas de gran éxito, incluyendo la icónica Toy Story. Sin embargo, cuando Lawrence Levy se unió a Pixar en 1995, era una compañía de software que apenas se mantenía a flote. Trabajando en estrecha colaboración con Steve, Lawrence estableció cambios audaces, reorganizó las operaciones comerciales, lideró la salida a bolsa de la compañía y fue pieza fundamental en su venta por 7.400 millones de dólares a The Walt Disney Company en 2006. Durante el proceso, Lawrence y Steve forjaron una profunda y duradera amistad. Este libro revela además un lado de Steve Jobs muy diferente al hombre dominador de la leyenda: un individuo curioso y reflexivo que prefería llegar a resoluciones mutuas sobre las decisiones empresariales y que, aunque inicialmente impopular entre sus empleados, se convertiría en el motor del talento creativo sin precedentes de Pixar.

Pixar hoy en día es una empresa importante dentro del conglomerado Disney. Cada estreno suyo atrae a las masas. Todos ellos han sido éxitos rotundos que han calado hondo en los espectadores. Toy Story es un referente, pionera en las películas de animación por ordenador, una trilogía absolutamente genial que ya se puede considerar como clásico del cine. Con 19 películas en su haber, y tres proyectos en la recámara, Pixar sigue dándonos buen cine, con un toque diferenciador respecto a sus competidoras (o hermanas, en el caso de Disney), aunque cada vez las diferencias son más difusas debido a la avalancha de cine de animación por ordenador, que ahora acometen todas las compañías cinematográficas de importancia.

Lo que pocos saben es que Pixar nació en 1974 con la idea de crear la primera película animada por ordenador, pero que los problemas financieros que contrajo provocaron que se buscara ayuda, y fue el visionario empresario Steve Jobs, que hacía poco había dejado Apple,  quien adquirió la empresa por sólo 5 millones de dólares. Es a partir del requerimiento de Jobs de un director financiero, cuando Pixar empieza a escalar. Lawrence encontró una pequeña empresa que se financiaba de tres vías, la venta de licencias de su software para computación gráfica para películas, la producción de anuncios publicitarios hechos por ordenador requeridos por diferentes marcas, y la creación de una película de dibujos que pretendía romper moldes, y que gracias a un leonino contrato con Disney podrían llevarse a cabo a un alto precio (sin apenas beneficios). Steve Jobs, que invertía su dinero para que no tuvieran que echar la persiana, consideró que era el momento de conseguir réditos. Y Levy diseñó una estrategia tal, eliminando las dos primeras vías de financiación, y centrándose sólo en las películas, que condujo a la salida a bolsa de la empresa, y a una renegociación con Disney, concediendo el control creativo de las películas a los empleados de Pixar. Lo que derivó en un éxito a nivel mundial (además de convertir en multimillonario a Steve Jobs). Todo esto tras sufrir algunos altibajos que hacen que la lectura del libro sea más divertida.

Todo esto está narrado en el libro con total claridad, e incluso didácticamente. Nos conduce paso a paso por todas las fases que atravesó la compañía, siempre con un tono positivo de auto superación. Es un libro perfecto para estudiantes de económicas y empresariales. Nos demuestra como el trabajo bien hecho y el mirar siempre adelante da sus frutos. El tono positivo de su autor es contagioso, y se nota que toda la historia está hecha con buenas intenciones, Que nadie espere encontrar anécdotas sangrantes o trapos sucios. Levy describe a todos los participantes muy benévolamente. Con quién quizás utiliza un tono más crítico, aunque tampoco demasiado, es con Steve Jobs, al que nos muestra en todas sus facetas como empresario de éxito, a veces demasiado “intenso”, por lo cual temían de sus presencia en las instalaciones de Pixar en sus primeros tiempos.

La conclusión de leer este entretenido ejercicio, a la que llega el propio autor, es la de la necesidad de la Vía del Medio, que acentúa en las últimas páginas desde su salida de Pixar y su acercamiento al budismo, que a día de hoy ha convertido en negocio. El equilibrio o Vía del Medio artístico y financiero de Pixar es el que consiguió que su valor en bolsa subiera como la espuma, que fuera un éxito internacional y que consiguiera algo sin precedentes, que su marca distintiva apareciera a la misma altura y tamaño que la de la todopoderosa Disney, que supo comprender que en aquella pequeña empresa de gráficos por ordenador había un potencial increíble. 19 grandes películas lo avalan.

El libro, en tapa blanda, consta 270 páginas que se dividen en cuatro partes y que publica Deusto (grupo Planeta), especialista en la edición de libros de management, marketing y ventas, finanzas y contabilidad, estrategia, liderazgo, comunicación, recursos humanos, economía, relaciones públicas y habilidades directivas. Impecablemente traducido por Juan Manuel Salmerón.

Un libro muy recomendable para todo tipo de públicos (y hombres de negocios, claro está).