****

Para el que me lea, lo mejor que puede hacer es parar de leer y apuntarse esta película para verla  cuando quiera pasar un rato entretenido y agradable. Sin más. ¿Por qué lo digo? Porque es una de esas comedias un poco tontorronas (aunque con trasfondo) que disfrutas mucho más cuando no sabes nada de ellas que cuando vas advertido. Si os digo que es de las mejores comedias que se han hecho en bastante tiempo la veréis y os defraudará un poco (porque somos así), si la veis sin información alguna os descolocará (no es tanto romántica como de otro género) y la disfrutaréis más porque su principal baza es esa, que viendo argumento, reparto y cartel no esperas prácticamente nada de ella. En cambio a mí me ha proporcionado uno de los mejores ratos de los últimos meses (que es mucho decir en tiempos de pandemia), me gustan sus giros y su propuesta (lo siento, no voy a desvelar nada) y sus personajes me hacen reír, me interesan, me llegan y finalmente me conquistan. Todo eso por no hablar de que le he dado al coco porque, de hecho, tiene hasta un cierto poso existencial. Y hasta aquí puedo leer que dirían en el ya añejo «Un, dos, tres».