Tras el fiasco de «John Carter» de Andrew Stanton, cuya multimillonaria inversión se ha saldado con un inesperado pero rotundo fracaso de críticas y de recaudación en taquilla, el presidente de Walt Disney Studios, Rich Ross, ha renunciado a su cargo por las presiones de ejecutivos de la compañía.