***

Antes de ganar el Óscar contra pronóstico con «Parásitos» el director coreano Bong Joon.Ho, autor también del guión, presentó esta sorprendente mezcla de géneros en torno a una gran cerdo destinado a resolver la hambruna del mundo al que cuida una niña y su anciano abuelo en un granja de Corea de Sur. No me convence cuando la película busca la comicidad a través de la exageración y el esperpento (yo eliminaría todas las escenas de Jake Gyllenhall y algunas de Tilda Swinton por ello), en cambio a la originalidad de la propuesta y al trasfondo ecológico hay que sumar varios aciertos porque la relación de la niña con su cerdo conmueve, el uso del fantástico para hablar de cosas importantes funciona, la acción le da impulso cuando la historia parece perder algo de interés y  el tono cambiante hace que la película sea hipnótica e imprevisible, incómoda también en muchos momentos, pero muy interesante. Buen tanto de Netflix que la produjo en parte y la estrenó en exclusiva.