Todo el mundo conoce a Gigamesh como la editorial que publica “Canción de Hielo y Fuego” en España, pero pocos sabemos que por culpa de esa edición los libros de autores como Tim Powers o Jack Vance han tenido que esperar pacientemente su oportunidad. Por suerte la espera para disfrutar con Powers se ha terminado y aquí os ofrecemos la reseña de “Ocúltame entre las sombras“, secuela de “La fuerza de su mirada“, libro que podréis adquirir este mismo viernes, 5 de septiembre.

 

Ocúltame Entre las Tumbas
Tim Powers
ISBN: 9788416035281 
448 páginas Rústica con solapas 
24.00 € 

La continuación del ciclo de los poetas malditos, tras La fuerza de su mirada y “Tiempo de sembrar piedras” 

El vampiro encarnado en John Polidori, el malogrado médico de lord Byron, amenaza con sumir Londres en un baño de sangre. John Crawford, hijo de Michael Crawford, y Adelaide McKee unen fuerzas con Trelawny, pirata extraordinario, para tratar de impedirlo. Los acompañarán los poetas prerrafaelitas Christina y Dante Gabriel Rossetti, sobrinos de Polidori, con quien mantienen un vínculo de sangre mucho más terrible que los lazos familiares, y que se debaten entre el afán de deshacerse del yugo… o sucumbir a una dolorosa vida eterna. 

Ocúltame entre las tumbas tiene la estructura de un thriller, pero es a la vez una reflexión sobre la esencia del arte, la inspiración y el éxito; sobre la ganancia y la pérdida, la seducción de la creación y la magnitud del sacrificio. Está aderezada con una recreación tan exquisita del Londres victoriano que este se convierte en personaje con entidad propia. Abrir estas páginas es hundir los pies en el barro de las orillas del Támesis, sufrir los efluvios de la City y sentir el frío de la ciudad subterránea hasta el tuétano. 

Tras diez años de sequía Ediciones Gigamesh por fin ha retomado la publicación de los libros de Tim Powers, uno de mis autores favoritos que me deslumbró con títulos como En costas extrañas, de Anubis, Esencia Oscura, Declara, La última partida o La fuerza de su mirada. Libros absolutamente sensacionales que nos mostraban distintos períodos históricos en los que la magia y los seres sobrenaturales campaban a sus anchas por la Tierra. Un hábil recurso que permitía a Powers sumergirnos en la historia conocida y demostrarnos que la fantasía puede abarcarlo todo y que la cotidiana realidad puede ocultar horrores, seres y hechos de los que tan sólo unos pocos humanos son conscientes y que, a menudo, no redundan precisamente en la felicidad de éstos. 

Y es que parece que a Tim Powers lo del “vivieron felices y comieron perdices” no acaba de convencerle demasiado, y aún en el caso de que permita que sus personajes sobrevivan no suelen hacerlo demasiado ilesos en libros que suman la fantasía, la novela histórica y el thriller con un grandísimo acierto.

Pero me estaba adelantando, hablemos de Ocúltame entre las tumbas, secuela (que no continuación) de la excelente La fuerza de su mirada. La premisa es sencilla: los vampiros existen, pero no como el populacho cree. Son seres pétreos que caminan por la noche en busca de alimento que obtienen de sus “amados”, pobres e ignorantes humanos que acaban dependiendo de estos seres y recibiendo a cambio amor… e inspiración para convertirse en grandes poetas. Así explica Powers el talento de autores como Byron, Shelley y Keats, que vieron reescritas sus vidas en La fuerza de su mirada, un apasionante libro que os recomiendo tanto o más que Ocúltame entre las tumbas

Desgraciadamente los poetas que reciben la visita de estas musas sobrenaturales no suelen arder en deseos de librarse de las atenciones de sus amados (a pesar de que estos son tremendamente celosos y suelen deshacerse de los seres queridos de los poetas) lo que explica que el hijo del protagonista de La fuerza de su mirada, John Crawford, vea revalidarse la “tradición familiar” cuando el John Polidori, médico de Lord Byron, aparece en su vida y en las de la familia Rossetti (sobrinos de Polidori) para sembrarlas de caos, un caos que se desarrollará a lo largo de tres libros incluidos en este Ocúltame entre las sombras, donde veremos como se descubre que Polidori está de vuelta, y que no viene sólo, y los distintos envites que los Rossetti y Crawford realizan para librarse de él… y de su compañera.

Lo primero que se debería destacar del libro es la capacidad de Tim Powers para tejer atmósferas, su mezcla de realismo y fantasía resultan en una auténtica maravilla por cómo sabe recrear la magia del viejo Londres, el de mediados/finales del siglo XIX, al saber plasmar su historia y su esencia, y añadir aún más valor al hacerlo a través de sus grandes poetas y sus obras, algo que casa perfectamente con una ciudad como la de Londres, tan rica en su historia y en su pasado, algo de lo que se aprovecha el escritor americano para enamorarnos con una ambientación que recrea atmósferas realistas, crudas y vivas, con detalles tan significativos como los añadidos de los gritos de los vendedores ambulantes, que les otorgan tanto realismo como para que el lector se vea envuelto por tan detallado escenario y que resulta casi tan maravilloso como el propio argumento del libro.

Tampoco hay que dejar pasar el hecho de que Powers gusta de utilizar un humor irónico, negro y socarrón que resulta esencial para aligerar un poco una lectura que, quizás, resultaría demasiado dramática en determinadas ocasiones.

Tras haber leído varias veces La Fuerza de su mirada y este Ocúltame entre las tumbas queda cierta sensación de que los protagonistas se las ven y desean para enfrentar lo inevitable, lo invencible, personificado en estos libros por el regreso del mal, de unas criaturas contra las que la única victoria es posponer, un poco más, la batalla. El ejemplo perfecto sería, quizás, este Ocúltame entre las tumbas donde reaparece la amenaza del libro previo y contra la que se lucha en hasta cuatro ocasiones que parecen la definitiva. Pero el mal es insidioso, no se rinde y siempre encuentra la manera de regresar, por eso hay que estar alerta y preparado para luchar contra él. Lo que crea en el lector la sensación de que no todo haya terminado, a pesar de lo definitivo que puedan resultar algunas acciones del libro.

Y tampoco es que se descuiden las relaciones sentimentales entre los personajes, sino que se van desarrollando a lo largo del libro (y también de los anteriores) y aunque es cierto que Powers resulta un poco sádico en el trato con sus personajes, éstos son, sin duda, el hilo motor de la historia. Como nota añadida os diré que me pareció un toque genial que John Crawford resultase ser veterinario, así como todas las referencias a la mística de los gatos y es que, sin dar detalles, me llegó al corazón.

En cuanto a la edición de Gigamesh os diré que todo, desde la portada de Corominas, hasta la última palabra del libro, está cuidadísimo, no se puede pedir nada más de lo que nos ofrecen en este libro, es una edición prácticamente perfecta (lo único el tirón de orejas por hacerme, ejem, hacernos esperar tanto).

Tim Powers ha vuelto, y si bien no os recomiendo comenzar a adrentaros en su mundo literario con este Ocúltame entre las tumbas sí os recomiendo haceros con La Fuerza de su mirada (sale a la venta en breve) para, acto seguido, disfrutar con su secuela. El único problema es que querréis más títulos de Tim Powers, seguro.

{polarvote 203527}