De todos los criminales a los que se ha enfrentado a lo largo de su carrera, ninguno ha suscitado en el comandante Martin Servaz, miembro de la Policía Judicial de Toulouse, semejante grado de horror y aversión como el diabólico Julian Hirtmann.

El encono de Servaz no se debe sólo a que el antiguo fiscal del tribunal de Ginebra le arrebató a su adorada Marianne, sino también a que Hirtmann, con sus perversos métodos de tortura psicológica, parece haberse apropiado de su mente, exponiendo sus pasiones más íntimas, desde la música de Gustav Mahler hasta las zonas oscuras de su vida familiar.

Inesperadamente, el homicidio de una joven en una iglesia en el norte de Noruega ofrece a Servaz la ocasión de reencontrarse con el aborrecible Hirtmann. El crimen ha movilizado a la agente Kirsten Nigaard, de la Policía de Oslo, cuyas pesquisas la conducen a una plataforma petrolífera del mar del Norte, donde descubre que uno de los operarios ha huido, dejando una serie de indicios que apuntan al comandante Servaz. ¿Golpe de azar o giro sospechoso del destino? Ajena a la historia solapada bajo el caso, Nigaard se traslada a Francia para unirse a Servaz en la búsqueda y captura de Hirtmann. Así pues, la implacable persecución culmina en los abismos de una noche de invierno, durante la cual, en un cara a cara definitivo, Martin Servaz debe jugarse la vida y el honor frente al más despiadado de sus enemigos.

Consolidado como la voz más potente del thriller francés de los últimos años —sus libros suman más de dos millones de ejemplares vendidos y han dado origen a una serie de televisión—, Bernard Minier es un maestro en la ejecución de tramas de ritmo trepidante protagonizadas por personajes aterradores. La publicación de «Noche» supuso su consagración como uno de los autores más populares de Francia.

La nueva entrega de la saga de novela negra de Minier protagonizada por Servaz no dejará indiferente a sus lectores y lectoras. La trama arranca en Noruega desde donde nos traslada a Toulouse pasando a los Pirineos franceses y terminado en Austria. Media Europa con sus imponentes paisajes serán el marco del enfrentamiento personal, cual Sherlock Holmes y Moriarty, entre el comandante de policía Martín Servaz y el asesino en serie Julián Hirtmann. El autor jugará con maestría los paisajes en que se enmarca la obra creando unos paisajes espectaculares.

La trama de la obra es enrevesada, un crimen en una iglesia de Noruega nos conduce a Hirtmann y de ahí a Servaz, este último en coma tras un tiroteo en una investigación de un caso de violación. A estas dos tramas hay que sumarle otra más, la trama protagonizada por las víctimas de Hirtmann. Las distintas tramas se entrelazan unas con otras llegando a su clímax en un final trepidante e inesperado. Minier nos desgrana de manera casual una serie de pistas que van relacionando a unos personajes con otros, creando una trama en la que no hay nada casual, en la que todos los personajes y las tramas se entrelazan. Un cadáver con el nombre de una policía noruega en su bolsillo, una foto de un niño con el nombre de Gustav escrito en su reverso, un violador en serie que escapa de manera milagrosa, al igual que el propio Servaz, a su muerte, la presencia de la hija de Servaz en Toulouse…todo forma parte de una telaraña bien tejida de la que los propios protagonistas no son conscientes hasta el final.
El desarrollo del libro tiene altibajos, el final es trepidante en contraste de una primera parte mucho más lenta y detallista.

Los personajes son complejos y provocan la atracción y la sintonía del lector: sadomasoquistas, asesinos en serie con su ética y moral propia que llega a atraer al público, policías éticos y morales, policías sin ningún código de honor, policías corruptos…un amplio abanico que logra la implicación y la empatía de los y las lectoras.

Un pero a la novela de Minier; en una sociedad como la actual en la que el feminismo reivindica su papel y su derecho suenan políticamente incorrectos personajes como Kirsten Nigaard la policía noruega que derrocha belleza, sexualidad y con unos apetitos sexuales desmedidos. Los comentarios al físico de la compañera de trabajo de Servaz, Samira, la actitud exhibicionista y el onanismo de Aurore Labarthe… este tipo de actuaciones y descripciones están fuera de lugar en una novela como «Noche«… a no ser que se hagan extensibles al género masculino, cosa que no ocurre en la novela.

«Noche» termina con un final abierto que nos conducirá, tarde o temprano, a una nueva entrega del enfrentamiento Servaz-Hirtmann. Una novela que encantará a los y las amantes de la novela negra y en especial a los y las seguidoras de Bernard Minier.

Noche.
Autor: Bernard Minier
Título original: Nuit
ISBN: 978-84-9838-846-6
Formato: Rústica con solapas
Páginas: 480
Precio: 20,00 euros