Enrique Bernárdez nos invita, en su “Mitología nórdica“, a conocer en profundidad la mitología que inspiró a tantos autores a lo largo de los siglos y que está de candente actualidad gracias a series de televisión como Vikingos, películas como las del Thor de Marvel, etc.

Mitología nórdica
Enrique Bernárdez
I.S.B.N.: 978-84-9104-735-3
Formato: Estándar, Papel
Tamaño: 12,00 x 18,00
Páginas: 368
Precio: 11,20 €

La mitología nórdica o “vikinga” es menos famosa y popular que la clásica, pero no por ello posee menor interés y atractivo, como numerosas creaciones (de Wagner a J.R.R.Tolkien, de las películas del superhéroe Thor a la serie Vikingos) ponen de manifiesto. Enrique Bernárdez presenta lo esencial de esta mitología en este libro en el que el rigor no está reñido con la amenidad y la divulgación. Después de una introducción que nos proporciona las ideas generales para transitar cómodamente por sus páginas, el autor da cuenta de la organización y el origen del mundo mítico nórdico, presenta a los dioses de época vikinga en dos partes -los Vanes (Niörd, Frey, Freya) y los dioses ases (Odín, Thor)-, para pasar al “Crepúsculo” o Destino Final de los dioses, antes de recoger las principales leyendas heroicas. Provista de un utilísimo índice onomástico, la obra concluye con unas notas sobre los usos y abusos de esta mitología, especialmente en el mundo moderno.

Es difícil encuadrar la mitología nórdica en el tiempo y en el espacio, Enrique Bernández la limta a los países escandinavos, incluida Islandia y el norte de Escocia, y la define como la forma que adoptó la religión germánica en estos territorios. Los orígenes temporales son fijados a mitad del S. VI d.C.

Es difícil hacer un estudio y comprender esta mitología, la falta de fuentes, el mito cinematográfico y literario, y la manipulación de grupos nazis hacen necesario un trabajo como el que presenta Alianza Editorial. A lo largo de más de 300 páginas, Enrique Bernández presenta un estudio muy bien estructurado: comenzando con una primera parte en la que se analiza el mundo mitológico de los vikingos, partiendo del origen y estructura del mundo y explicando los cambios de una religión de índole femenina a una masculina cambios relacionados con la evolución de la estructura social y económica del mundo nórdico. En la segunda parte los lectores conoceremos a todo el universo divino, diferenciando entre los dioses Vanes y los dioses Ases, no solo nos encontraremos con los dioses más conocidos, como Odín, Thor, Freya o Lok sino que también aparecen otros menos conocidos y con menos datos como Balder o Ul, y por supuesto no puede falta el cataclismo del Ragnarok. Para terminar conociendo a los seres sobrenaturales, los hombres y los reyes, capítulo que recopila toda una interesante serie de leyendas protagonizadas por seres humanos.

Como muchas religiones politeístas, la mitología nórdica comparte muchos rasgos con las religiones grecolatinas (griega y romana) e incluso la egipcia; un universo de dioses con forma humana, con sus sentimientos y deseos característicos de los humanos, y con su lugar de residencia fuera del alcance de los humanos: el Valhala. Enrique Bernández nos va desgranado todos los mitos y personajes de esta mitología, entrando en las controversias generadas por la falta de fuentes escritas. La religión vikinga no puede comprenderse sin entender el contexto histórico: las invasiones de los pueblos indoeuropeos, los cambios que sufre al entrar el mundo escandinavo en contacto con el Imperio Romano, la influencia y la modificación de alguno de sus mitos y su desaparición tras el contacto con el mundo cristiano.

Fuera de las exageraciones cinematográficas o de las perversiones nazis, el mundo mitológico de los vikingos es muy rico y variado, con rasgos compartidos con otras religiones, mundo mitológico que se vio sumergido en un brusco cambio cuando la sociedad nórdica comenzó a cambiar el sistema económico, sustituyendo, en parte, la economía agraria por la comercial. Y aún más brusco al entrar en contacto con la religión cristiana que acabará, al igual que con otras muchas religiones, absorbiéndola hasta su total desaparición.