En la pequeña isla de Crockett nunca pasa nada. Hasta que esta comunidad tan aislada se convierte en el escenario de sucesos milagrosos —y portentos aterradores— tras la llegada de un misterioso y carismático sacerdote.