Estaba cantado que si se hacía una serie de televisión dedicada a Lucifer acabaríamos por ver cómo DC publicaba una nueva serie sobre el Lucero del Alba, pero no esperaba encontrarme un trabajo de tanta calidad. Este «Lucifer: Cielo frío» de Holly Black y Lee Garbett, es realmente recomendable.

El Lucero del Alba ha regresado

Lucifer: Cielo frío
Edición original: Lucifer: Cold Heaven USA (Lucifer # 1-6 USA)
Guión: Holly Black
Dibujo: Lee Garbett, Stephanie Hans
Color: Antonio Fabela
Formato: Libro rústica, 144 págs. a color.
13,5 €

Una vez fue el Lucero del Alba, el primero y más bello de la hueste celestial. Luego, gobernó el Infierno, hasta que renunció a su reino para ir a buscar a su padre ausente. Finalmente, tras localizar y enfrentarse al Alfa y Omega, dejó atrás nuestro universo… supuestamente para siempre. Pero Lucifer ha vuelto, herido y debilitado, aunque tan encantador e inteligente como siempre. Y están a punto de endosarle el mayor misterio en toda la historia de la creación: han encontrado muerto a Dios, y el Lucero del Alba es el principal sospechoso de su asesinato.

Para limpiar su nombre y reclamar su trono, Lucifer debe resolver ese deicidio personalmente. Pero, pese a contar con la ayuda del deshonrado arcángel Gabriel, la tarea es abrumadora. Para mantener el statu quo tanto en el Cielo como en el Infierno, los ángeles y los demonios están decididos a culpar del crimen al Primero de los Caídos. Pero ambos reinos se helarán antes de que llegue el día en que el Diablo no se salga con la suya.

El Lux está abierto.

Me ha sorprendido muy gratamente esta nueva serie de Lucifer, la verdad es que tras la excelente serie de 75 números que Mike Carey y Peter Gross nos regalaron sobre el Lucero del Alba, que ampliaba, mejoraba y exploraba lo creado por Neil Gaiman en esa obra maestra que es Sandman. Como decía, no esperaba mucho de esta nueva serie de Lucifer, es complicado que una serie que sale al rebufo de la serie de televisión (que será entretenida, pero ese no es el Lucifer de DC, ni cualquier otro, es una adaptación entretenida pero que se caga, con perdón, en el personaje) logre despertar el interés de los fans de un personaje que no ha hecho sino conquistarnos en sus dos “etapas” anteriores. Pero la verdad es que la apuesta que realiza Holly Black, escritora de Las crónicas de Spiderwick y de Magisterium, con Cassandra Clare, es más que continuista y que, en efecto, nos devuelve al Lucifer que todos recordamos, ese de Carey, Gross y Gaiman.

Nada más comenzar este Lucifer: Cielo frío nos reencontramos con un ángel caído: Gabriel, aquel al que John Constantine timó en la etapa de Garth Ennis y que parece empeñado en caer a base de beber y beber. Gabriel es convocado al Cielo para informarle de que Dios ha muerto, que Lucifer es el culpable y que su misión es asesinarlo. Y allí que va, al Lux, Gabriel a ajusticiar a Lucifer para encontrar al Lucero del Alba herido y asegurando no ser el culpable. A partir de ese momento Gabriel y Lucifer unen fuerzas para descubrir quién ha asesinado a Dios y para comenzar a visitar a viejos conocidos de Lucifer, demostrando aquí Holly Black el cariño que le tiene al trabajo anteriormente publicado por DC Comics.

Entrada triunfal de «Luci».

Desgraciadamente esta nueva serie de Lucifer no llegará más allá del segundo volumen, Father Lucifer (Padre Lucifer), pero hay que saber aplaudir el trabajo de Black al devolvernos a Lucifer sin necesidad de histrionismos y sin dejarse influenciar por la serie de televisión, lo que hubiera sido un monumental error. Al contrario, respeta absolutamente el trabajo anterior y avanza en la historia del personaje. Es posible que los lectores puedan incorporarse a la serie en este mismo volumen, pero es innegable que conocer la etapa de Carey y Gross aportará mucho más poso a este volumen.

En cuanto al dibujo tenemos que mencionar que el trabajo de Lee Garbett no acaba de entrar de lleno en lo que se supone que es el “estilo Vertigo”, ya que tiene un toque un poco más hermoso, aunque con el suficiente toque macabro como para que no se aleje en exceso, es sólo que sorprende no encontrarse con un estilo “feísta”. En cuanto al trabajo de Stephanie Hans la verdad es que es una historia sobre el hijo de Lucifer y aunque es mucho más oscura en la aplicación del color no desagrada aunque, francamente, prefiero el dibujo de Garbett.

La edición de ECC es impecable, sobre todo porque ya han anunciado que probablemente veremos el segundo, y último, volumen este mismo año, pero también porque, para mi más que agradable sorpresa, el artículo que se incluye en este volumen trata sobre la propia serie del Lucero del Alba, haciendo que les haya salido un tomo redondo.

En definitiva, ¿merece la pena Lucifer: Cielo frío? Pues la verdad es que sí, mucho, tanto como para que me estén entrando ganas de rescatar de la estantería los tomos de Carey y Gross. Un homenaje perfectamente continuista que os atrapará con la trama, y el culpable, del asesinato de Dios.