Un nuevo libro de Joe Abercrombie y una nueva demostración de su calidad como escritor. “Los Héroes” es, posiblemente, uno de los mejores libros de fantasía del 2012 que ha publicado Alianza Editorial dentro de su imprescindible Colección Runas.

"Los Héroes" (Joe Abercrombie, Alianza Editorial)Los Héroes
Joe Abercrombie
150.0×45.0x225.0cm.
Nº de páginas: 792 págs.
Editorial: Alianza Editorial
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa blanda
26 €

Tres hombres. Una batalla. Ningún héroe.

Cuentan que Dow el Negro ha llegado al trono del Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Miles de hombres están convergiendo en un antiguo círculo de rocas —los Héroes—, en un valle anónimo que se convertirá en escenario de una de las batallas más sangrientas que el Norte ha presenciado. Al mismo tiempo, los dos bandos están infestados de intrigas, rencillas y envidias, que hacen el final imprevisible…

Ayer, por fin, terminé de leer Los Héroes, la quinta novela escrita por ese genio de la literatura fantástica que es Joe Abercrombie tras trilogía La Primera Ley y la novela única La Mejor Venganza. Y tengo que reconocer que si bien su lectura me ha parecido sensacional no es menos cierto que el libro peca de tener una extensión muy elevada para contar lo que otros despacharían en un par de capítulos. Bueno, no es del todo cierto, la maestría de Abercrombie al narrar las complejidades y sutilezas de la guerra (sus traiciones, sus batallas, la filosofía de los combatientes y como, a fin de cuentas, ambos bandos son parte de lo mismo: una máquina que sólo busca matar o mutilar al rival para, finalmente, dejar en manos de la diplomacia la paz) no es algo que muchos autores sean capaces de plasmar al mismo nivel que el que hace gala Abercrombie, pero llega un momento en que, como lector, estás deseando que vaya al grano de una vez… aunque también estás deseando que la fiesta no acabe nunca… Es difícil de explicar.

Los Héroes narra el final de la guerra entre la Unión y el Norte, cómo, tras meses de escaramuzas y pequeños enfrentamientos la Unión fuerza la mano para que el Norte se vea obligado a plantar batalla contra un enemigo netamente superior. A partir de ese momento se nos va mostrando “lo mejor” de cada bando para comprender las motivaciones de los participantes en esta última batalla (que se desarrolla en tres días y que tiene varios episodios bélicos), pero no os equivoquéis es interesante conocer a cada uno de los personajes que pueblan esta novela, porque cada uno tiene su forma de ser, de pensar y de actuar, y nunca sabes cómo van a actuar (un gran acierto del escritor, que sabe cómo dotar de vida a sus personajes, no sólo a los protagonistas) consiguiendo así que nos identifiquemos con algunos, que odiemos a otros y que suframos con cada muerte (porque… ¿he mencionado que estamos ante la gran batalla entre la Unión y el Norte? Habrá bajas, estar seguros de ello).

Pero, ante todo, estamos ante un alegato contra la guerra, contra el inútil desperdicio de vidas que suponen los juegos a los que juegan las naciones, contra conceptos tan absurdos como el honor o el deshonor, la civilización o la barbarie, en la guerra muere muchísima gente, cruelmente, por asuntos que, inevitablemente, se acabarán resolviendo hablando. Estamos pues, ante un libro que nos habla de lo fútil y estúpida que es la guerra… aunque se recrea en ello de una manera que nos atrapa. Sólo por esto Los Héroes se merece nuestra atención y reconocimiento.

Para los lectores que aún no conozcan a Abercrombie… ¿a qué esperáis? En serio, no sé qué deciros para convenceros (¿la trilogía de La Primera Ley está en formato bolsillo? ¿es una jodida, con perdón, maravilla? ¿La Mejor Venganza es otra maravilla? ¿Los Héroes también?) y conviene disfrutar de la lectura de los libros de Abercrombie en el orden en el que fueron escritas; La Primera Ley, La Mejor Venganza y Los Héroes. En fin, que estamos ante uno de los mejores escritores de fantasía del momento que, además, escribe con cierta regularidad (¡chúpate esa George R.R. Martin!). Sus libros deben ser disfrutados y venerados y, por dios, no perdáis más tiempo leyendo estas líneas, ¡leed a Abercrombie!