¿Y si el rey Ricardo I de Inglaterra, en su lecho de muerte, encomendara reunir a un grupo de valientes para proteger un misterioso cofre donde se oculta un objeto de alto valor? ¿Y si ese grupo fuera bautizado como los Campeones de Albión? Ha sucedido, y podemos conocer su historia en el primer tomo titulado «El pacto de Stonehenge«. La aventura está servida.

En su lecho de muerte, el rey Ricardo Corazón de León encomienda a su madre, la gran Leonor de Aquitania una misión de vital importancia: recuperar un cofre misterioso de incalculable valor antes de que caiga en las manos de su hermano Juan de Inglaterra. Los campeones de Albión, un cuerpo de élite compuesto por entre otros por Ivanhoe y el Cid, serán los elegidos para llevar a cabo semejante hazaña. Aunque no estarán solos, ya que al equipo se unirá Robyn, hija del mítico Robin Hood. A partir de 10 años.

Dib·buks nos trae al castellano el álbum europeo «Les Champions d’Albion«, publicado en francés por la editorial Jungle. «Los Campeones de Albión. El pacto de Stonehenge» es el primero de dos números de esta serie, que completa un segundo libro cuyo título es «Los malditos de Roncesvalles«. Dos guionistas se ocupan de contarnos esta historia, Jean-Blaise Djian y Nathaniel Legendre. El español Nacho Arranz se ocupa de la parte gráfica.
El trabajo más conocido de Djan es «Los cuatro de Baker Street«, cómic publicado por Yermo Ediciones protagonizado por esos pillastres que ayudaban de vez en cuando al famoso detective y se apodaban “Los irregulares”. Legendre tiene menos currículo aún y según su perfil biográfico su trabajo más destacado es «Zigeuner«, junto a Jordi Planellas. En cambio, de Nacho Arranz se puede hablar largo y tendido, y hace nada reseñamos uno de sus libros de enseñanza de dibujo que nos trajo Dolmen Editorial. Arranz ha trabajado en el mundo de la animación desde el año 2000, y antes de «Los Campeones de Albión«, también dibujó el álbum «Pendragón» en el país galo (editorial Paquet). Desde 2005 hasta ahora forma parte del equipo de profesores de la escuela de ilustración y cómic de la ESDIP y mantiene su propia Academia de dibujo online.

La historia comienza el 26 de marzo de 1199, con el asedio del castillo de Chálus-Chabrol por parte de las tropas de Ricardo Corazón de León, que han regresado de las cruzadas. Tras ser gravemente herido, el rey Ricardo es trasladado a la abadía real de Fontevraud, lugar en donde encomendará a su madre reunir a los campeones para transportar un cofre conteniendo un objeto sin parangón. La leyenda dice que a su muerte se le extrajo el corazón antes de ser inhumado, con el objetivo de repatriar esta reliquia a Inglaterra. Aquí los guionistas han optado por sustituir el objeto por otro más “terrenal”, que pienso que le quita un poco de gracia a la misión.
Este primer libro sirve más que nada como presentación de personajes, que han sido ilustrados como animales, siendo Robyn, de aspecto zorruno, hija adoptiva de Waltheof y de Rosamund de Huntingdon quien centra la trama. Robyn es una novata y opta a integrarse al grupo, casi todos hombres, compuesto por gente de renombre histórico como Ivanhoe, personaje literario creado por Walter Scott, retratado como un león o El Cid, caballero español del que sobran las presentaciones y que aparece como un toro (¡no nos lo esperábamos!). Otros integrantes de peso en la historia son Melusina, de aspecto acuático, tipo pez y los Yeomen, aldeanos que se han forjado un nombre gracias a sus hazañas y gestas de caballería. Puck, un erizo, Fifrelin, una rata y Spring Heeled Jack (¿un murciélago?) forman parte de estos Yeomen.

El resultado es una aventura de carácter juvenil con un buen dibujo de Nacho Arranz, al que quizás le falle algún encuadre o algún momento puntual en la narración resulte algo confuso (me viene a la cabeza la primera secuencia). El diseño de personajes, y el dibujo es muy bueno, y ese es el fuerte de Arranz. El color de Catherine Moreau acompaña perfectamente a la narración.
Si bien, el agrupar a personajes de la historia y literatura popular no es algo nuevo, pues Alan Moore lo ha llevado hasta su última expresión en «La Liga de los Hombres Extraordinarios«, y en «Los campeones de Albión» representa un aliciente más para el disfrute de la obra. Como dije antes, el ser un primer acercamiento a los personajes hace que la acción se vea reducida en esta primera aventura a pocas páginas, pero cuando aparece, como en el ataque de los lagartos, es muy impactante.
Dib·buks no ha dudado en editar el álbum en el tamaño en el que mejor se puede apreciar el arte de Nacho Arranz: 24,5 x 32,5 cm. Además, incluye unos textos al final bastante esclarecedores.
Una obra recomendable para lectores jóvenes y para fans de versiones animalizadas de personajes históricos. Me vienen a la cabeza los dibujos animados de BRB.

Los Campeones de Albión #1: El pacto de Stonehenge.
Guión: Jean-Blaise Djian y Nathaniel Legendre
Dibujo: Nacho Arranz
Color: Catherine Moreau
Formato: 24,5×32,5cm. Cartoné. Color.
ISBN: 978-84-16507-60-3
Páginas: 56
Precio: 16,00 euros