El guión (plagado de tópicos y decisiones argumentales que cabrearán a quien se lo tome muy en serio) hubiera convertido hace años a esta película en una serie B correctita a rebufo de “Alien” (de la que es deudora clarisimamente). Los efectos y el reparto la convierten hoy en un entretenimiento con fuerza en taquilla, trivial, sin más eso sí, de supervivencia en el espacio. Lo mejor es verla sabiendo que sólo es eso y no disgustarse con lo que va ocurriendo por absurdo que sea.
"Life" (Daniel Espinosa, 2017)**
Título original: Life
País: Estados Unidos
Duración: 103 min.
Género: Thriller, Ciencia ficción
Reparto: Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson, Ryan Reynolds, Hiroyuki Sanada, Ariyon Bakare
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España
Productora: Columbia Pictures, Sony Pictures Entertainment (SPE), Skydance Productions, Nvizage
Director de fotografía: Seamus McGarvey
Guionista: Paul Wernick, Rhett Reese
Antes de nada, avanzo que previamente al visionado había escuchado y leído algunas de las peores críticas que recuerdo y que, por razones personales (¡qué duro es tener mellizos!), últimamente no es que haya ido al cine todo lo que me gustaría. Ambas cosas son decisivas para que cualquier película que vayas a ver a una sala de cine te termine gustando más de lo habitual sobretodo porque ir al cine, al menos para mí, siempre ha sido un y es un placer.
"Life" (Daniel Espinosa, 2017)
Dicho esto confirmo que “Life” es una película floja (vale, mala si queréis), una serie B hecha con recursos y pasta que hacen digerible un mal guión; pero esta reseña no va a servir para machacar la película sino todo lo contrario, la voy a defender por lo que tiene de lúdico entretenimiento “palomitero” que dicen algunos (que el cine también es eso, no sólo va a ser arte). Casi podría decir de ella lo mismo que en su día opiné de “Prometheus” (de hecho “Life” es clarísimamente deudora del universo de “Alien”). Son dos casos de películas de ciencia-ficción, con amenaza alienígena, con un grupo de personajes que luchan por su supervivencia en condiciones extremas, con un argumento en el que lo importante es enfrentarse a lo desconocido…..En ambos casos el guión no hay por donde cogerlo, pero el ritmo narrativo es adecuado y la dirección eficaz (incluso ambiciosa, que se marca algún plano secuencia con la cámara flotando en gravedad cero), vamos que te entretienen, pero ¡¡¡¡madre mía el guión!!!
Digo lo del guión porque los personajes están tratados chapuceramente con cuatro pinceladas mal explicadas, pero sobretodo porque la mayoría de sus reacciones son bastante ilógicas y responden únicamente al deseo de los guionistas por crear situaciones límite (esto también da la opción de echarse unas risas para los que quieran verla afilando el espíritu crítico). Si sois muy exigentes con que un argumento tenga su lógica y los personajes actúen con coherencia ¡¡¡¡Alerta roja!!! Absteneros de verla bajo peligro de cabreo monumental.
Para el resto, para los que vais al cine para pasar el rato y para disfrutar con los susticos  ¡Adelante! No es lo mejor que vais a ver del género ni de lejos, pero se puede ver porque tenéis vuestras dosis de situaciones límite garantizadas y saltando de una a otra iréis viendo la película sin daros cuenta.
"Life" (Daniel Espinosa, 2017)
 Lo que tiene el cine de género (en este caso terror y ciencia-ficción) es que hay una serie de recursos que son habituales y que han terminado convirtiéndose en tópicos con el uso (si te pilla joven y con pocos títulos vistos una película mala de género te puede llegar a hacer gracia y lo mismo pasa si te lo tomas un poco a chunga, cosa que supo entender muy bien Wes Craven con la saga de “Scream”).
Los recursos son recurrentes, lo habitual es que  los personajes terminen “metiéndose en los fregaos” y sean los únicos que no se dan cuenta y el procedimiento siempre es el mismo: se te da una información como espectador que los personajes no conocen y así gozas del “macabro” entretenimiento de irlos viendo caer uno a uno. Si los recursos los usan bien y están  incorporados a un guión currado sale una película que merece la pena como “Gravity”, “Marte” o la misma “Alien”; pero claro, si se parte de un mal guión como es el caso obtienes un resultado en el que lo interesante son otras cosas como la ambientación, los efectos visuales o el mero hecho de entretenerse con la lucha contra la amenaza….Hace unos años el objetivo de muchas de estas películas de género era simplemente abordar argumentos fantásticos con los pocos recursos que se tenían asumiendo que el resultado no iba a ser muy bueno, pero era original porque se habían hecho pocos títulos con esos argumentos. Hoy en día, después de títulos y títulos de ciencia-ficción y terror que hemos visto todos o que tenemos fácilmente disponibles, lo que se piensa desde la producción es simplemente llenar cines aprovechando que los efectos visuales son mejores cada día que pasa y que estas películas tienen gancho entre el público más joven.
La pega que en este caso puede ser insalvable para parte del público es que el comportamiento de los personajes es en ocasiones tan ilógico y poco profesional que puedes llegar a salir de la película porque te exige no tomarla muy en serio cuando en realidad está planteada como un drama. Particularmente y sin explicar más de la cuenta, diré que en el tramo final viendo venir lo que va a pasar me preguntaba a mí mismo ¿No irán a hacer esto verdad, que sería el colmo? Bueno, pues terminan haciéndolo…..Aunque defienda el carácter lúdico que tiene esta película, reconozco que hay varias decisiones a nivel argumental que los guionistas deberían haber evitado por puro respeto a la inteligencia que se les supone a un equipo de astronautas preparadísimos que buscan vida extraterrestre…..La humanidad es muy estúpida sí, pero ¡¡¡¡¡¿¿¿Taantoooooo????!!!!  Mejor no me respondo.
"Life" (Daniel Espinosa, 2017)