****

Aclamada película independiente, drama realista de bajo presupuesto que habla sobre un centro de acogida de adolescentes en situación de vulnerabilidad. La trama se centra fundamentalmente en el trabajo que con ellos hace Grace (Brie Larson está magnífica y magnética, su personaje atrapa completamente tu atención e interés). El argumento pone sobre la mesa varias problemáticas y el modo con el que les hacen frente los profesionales, pero no se preocupa sólo de los adolescentes sino que también explora la situación de los cuidadores. Te deja claro que no es fácil lidiar con ciertas cosas, pero que el cariño y el respeto son las herramientas fundamentales para que este mundo sea un poco mejor. Lo mejor es el sentido del equilibrio con el que la han rodado porque trata varios asuntos espinosos con sumo tacto y logra conmover sin caer en ningún momento en la lágrima fácil. La película exhala verdad y naturalidad e invita a la esperanza.