¡Como pasa el tiempo! Hace casi una década que pisamos por primera vez el mundo de Aquilón. En las primeras entregas de este original proyecto colectivo creado por Jean-Luc Istin y Nicolas Jarry las historias de los elfos nos descubrieron las Tierras de Arran. Un lugar que se inspiraba abiertamente, como la mayoría de obras de fantasía, en la Tierra Media de J. R. R. Tolkien. Pronto descubrimos que otras razas poblaban este rincón del mundo, como los enanos, los orcos o los goblins, y que sus fronteras iban mucho más allá de lo que los mapas parecían indicar. Con “Las Tierras de Ogon” el mundo de Aquilón se adentra en un nuevo continente, de aromas africanos, poblado por razas terribles como los gorilas Tog, afables como los Kuru, salvajes como los Dientes Limados, nobles como los centauros, tribales como los Carablancas o ancestrales como los elfos rojos de Ogon, los Zul Kassai.

Más allá de los límites de las Tierras de Arran, donde suceden los acontecimientos de Elfos y Enanos, se encuentran las Tierras de Ogon, un nuevo continente poblado de razas y especies distintas, ajenas a todo lo que sucede en las Tierras de Arran.

Solamente hay que echar un vistazo al mapa que acompañaba la primera entrega de “Elfos“, allá por el año 2016, y el que podemos encontrar en la primera página de “Las Tierras de Ogon“, en enero de 2021, para ver como ha cambiado el escenario. El mundo de Aquilón ha desvelado su magnitud, y las tierras de Arrán donde sucedían la mayoría de las aventuras de los elfos, los enanos o los orcos han quedado convertidas en un simple y diminuto rincón de un mundo inmenso. Las fronteras que descubrimos en las primeras entregas de esta colección se han ido expandiendo con el paso de los años, entrega tras entrega, ampliando los lugares, las razas, los personajes, la flora y la fauna. A veces amigables, a veces hostiles. De hecho no hace mucho que se nos desveló la existencia de un inmenso continente al este de Arran, las Tierras de Ogon, donde se habían desarrollado otras civilizaciones muy distintas de aquellas que se nos habían presentado hasta entonces. En concreto, en la última entrega de las aventuras de los elfos, la decimoséptima, la elfa Lea’saa y sus compañeros llegaron hasta estas tierras ignotas en busca de unos legendarios seres inmortales de piel roja.

Así pues, “Las Tierras de Ogon 1: Zul Kassai y Carablancas” marca la llegada de los lectores a este enorme continente que, como hemos comentado, tiene evidentes aromas a la África más ancestral. La misma palabra Ogon, como nos desvela Jean-Luc Istin en los agradecimientos que anteceden el cómic, es un guiño a la riquísima cultura del pueblo dogón, un grupo étnico que vive en la región central de Malí, al suroeste de la curva del río Níger. Así pues, los paisajes, las ciudades, las especies, la organización de las sociedades que habitan esta tierra o las criaturas que van apareciendo a lo largo del relato, tienen una evidente inspiración africana.

La primera entrega de “Las Tierras de Ogon” nos trae dos historias protagonizadas por sendos habitantes humanos de este continente: “Zul Kassai“, protagonizada por Ubú de los Kuru, aunque con un notable protagonismo para los elfos rojos Zul Kassai y los gorilas Tug, y “Carablancas“, protagonizada por Itome de los Carasblancas, aunque el papel de los Dientes Limados y los centauros no es desdeñable.

La primera de las historias de las aventuras que se incluyen en este tomo, “Zul Kassai“, está escrita por Nicolas Jarry, dibujada por Álex Sierra y cuenta con el color de J. Nanjan, y nos cuenta como Ubú es el único superviviente del salvaje asalto de un grupo de Tog a su família, miembros de los pacíficos Kuru. Impulsado por su sed de venganza, Ubú dirigirá sus pasos hasta el reino de los Zul Kassai, los dioses inmortales de piel roja, en busca de ayuda para devolver el golpe a los culpables de su desgracia. Lamentablemente, los elfos rojos rechazarán su petición. Pero Roass’aa no está de acuerdo con la decisión y decide desafiar la prohibición y acompañar a Ubu al país de Tog.

La segunda de las historias, “Carablancas“, está escrita por Jean-Luc Istin, dibujada por Kyko Duarte y cuenta con el color de Zoraida Zaro, nos presentara a Itome de los Carablancas que, para salvar a su hermano, hace un pacto con un antiguo espíritu maligno que se aloja en una máscara que ella ha encontrado entre los restos de una batalla. Desterrada por su pueblo por haber desafiado las leyes sagradas de su clan, temeroso del mundo de los espíritus, Itome marchará a la tierra de los brujos a través de las tierras de Ogon para conseguir derrotar al espíritu del hechicero que busca apoderarse de su alma. A lo largo de su periplo encontrará aliados inesperados y un montón de obstáculos que pondrán a prueba su fuerza de voluntad y le ayudaran a superar el miedo.

Tal y como hemos visto, el dibujo de las dos primeras entregas de “Las Tierras de Ogon” se han puesto en las manos de los talentosos artistas españoles Álex Sierra y Kyko Duarte, por quienes hemos manifestado en numerosas ocasiones nuestra devoción. A Álex le descubrimos en “Yokai 1. La conspiración Heike“, pero nos conquistó con las dos entregas de “Hel’Blar“, mientras que al malacitano lo hemos visto a menudo en las colecciones de las Tierras de Arran y ha ido creciendo con ellas. Empezando desde la primera de todas, “El cristal de los elfos azules“. En resumen, un dibujo espectacular que cuenta con la ayuda de un color que no solo está a la altura sinó que lo magnifica.

Como es habitual en esta colección, las dos aventuras de “Las Tierras de Ogon” son autoconclusivas y se pueden leer de manera independiente y en cualquier orden. Seguramente los acontecimientos y algunos de los personajes que hemos conocido aquí tendrán continuidad en entregas posteriores, como suele suceder con las otras entregas de este mundo.

En resumen, como antes en Arran y ahora en Ogon, viajaremos a un mundo en el que la fantasía y la aventura se fusionan para ofrecernos algo completamente nuevo y fascinante, donde los autores nos cuentan las historias de las tribus y las criaturas, algunas llamativas, algunas pacíficas y otras muy peligrosas, que viven en él.

Las Tierras de Ogon 1: Zul Kassai y Carablancas
Guion: Jean-Luc Istin y Nicolas Jarry
Dibujo: Kyko Duarte y Alex Sierra
Edición original: “Les terres d’Ogon” núms. 1 y 2
ISBN: 978-84-19986-53-5
Formato: 22,3×31,2cm. Cartoné. Color.
Páginas: 128
Precio: 28,00 euros