Las hermanas de Crest es una novela negra con un trasfondo ideológico feminista, o eso parece. La entrada que abre la novela parece toda una declaración de intenciones; “Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar” emulando la famosa canción de La Polla Records. Pero nada más lejos de la realidad.

Las hermanas de CrestLas hermanas de Crest
Sandrine Destombes
Traductor: Julia Calzada García
Precio con IVA: 18.90 €
Formato, páginas: Tapa blanda con solapas, 320
Medidas: 153 X 233 mm
ISBN: 9788417910419
Previo
PVP 18.90 €

El subteniente Benoit siempre soñó con misiones de envergadura, pero jamás habría creído que su carrera en la brigada de Crest pudiese cambiar de la noche a la mañana. Porque una conductora que se da a la fuga sufre un accidente fatal. Porque en el coche iba secuestrada una niña que ahora está en coma. Porque al poco aparece un muerto con los ojos extirpados y unas incisiones en la frente.

El caso se ha complicado y es inevitable que lleguen de París los «Expertos» de la policía judicial; Benoit es el elegido para servirles de enlace en la investigación sobre el terreno. Sin embargo, una maldición parece haberse cernido sobre el lugar, pues afloran más cadáveres mutilados y ya nadie duerme tranquilo. Las que menos, las residentes en el «priorato», un refugio de mujeres que han sido víctimas de violencia machista.El trabajo de Sandrine Destombes hay que analizarlo desde el punto de vista de la novela y desde el punto de vista ideológico. Cómo novela es un thriller trepidante que llena de cadáveres y misterios las páginas de la obra, desde la primera de ellas. La desaparición de una niña, rodeada de lo que parece ser obra de un grupo de mujeres que pivotan en torno a un extraño Priorato donde acogen a mujeres maltratadas, acaba convirtiéndose en un quebradero de cabeza para las autoridades que van sumando cadáveres de hombre marcados y brutamente torturados, aunque también hay víctimas femeninas. Todos ellos y ellas tienen, o parecen tener, algo en común; la violencia machista, ya sea como víctimas o verdugos.

Lo más destacado de la novela es el tratamiento de los personajes con unas personalidades y rasgos psicológicos muy elaborados. Destacan el subteniente Benoit en su papel de policía de pueblo que aspira a aprender de sus superiores llegados de la gran ciudad mientras se culpabiliza de la desaparición de Léa. La enigmática figura del capitán Daloz. El aura de superioridad de Joséphine Ballard, la responsable del Priorato…

Es un thriller apasionante que discurre con gran intensidad, sin pausas, pero que para desgracia de las y los lectores acaba con un final abierto y demasiado ambiguo. Seguramente nos encontraremos con una segunda parte o con una saga centrada en el subteniente Benoit.

La otra parte es la ideológica, aunque toda la trama esté relacionada con la violencia machista y que en el centro de ella nos encontremos con una asociación dedicada a acoger mujeres que han sufrido la brutalidad a manos de sus parejas o incluso padres la novela se convierte en una crítica hacia el feminismo más radical, La autora vincula a las protagonistas de pensamiento más extremista no solo en despiadadas asesinas sino incluso en llevar a la práctica la eugenesia; el aborto, en este caso sin consentimiento, de niños varones para mejorar la especie convirtiéndola en una especie femenina. Un mito amazónico llevado al extremo. Una de las frases que la autora pone en boca de la responsable de los asesinatos en serie es muy lapidaria y deja clara la intención de la autora; “El mundo de mañana será femenino o no será…somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar y nada nos detendrá.”

La novela se convierte en un alegato contra el feminismo, no solo por el papel que juegan las responsables de los crímenes sino por cómo se involucra a todo lo que rodea a la asociación que trata de ayudar a mujeres víctimas. Todas acaban relacionadas de alguna manera, por acción u omisión, con los crímenes. Una gran decepción después de ver como empezaba la novela.

Por parte de la editorial señalar de nuevo la apuesta de Roja y Negra por la novela negra.