Caigo rendido ante la selección de material que está llevando a cabo Yermo Ediciones, después de conquistarme con muchos de sus títulos ahora suman una nueva muesca en el révolver. Y es que “La Sombra Blanca” es un acierto fantástico, una obra muy recomendable y un título imprescindible para los amantes de la fantasía épica medieval que tan de moda ha puesto cierta saga adaptada a la televisión y que está revitalizando el género. Lo cierto es que con aliados como Antoine Ozanam y Antoine Carrión no hay que temer por la salud de éste.

La sombra blanca
Guión: Antoine Ozanam
Dibujo: Antoine Carrión
Título original: L’ombre blanche
Fecha de edición: abril de 2014
ISBN: 978-849422584-0
Formato: 22,5×31,5cm. Cartoné
Páginas: 96
Precio: 24,00 euros

Desde hace años, el rey Benedek está muriendo. Su leyenda ha conseguido acallar hasta ahora las rivalidades existentes entre los pretendientes al trono. Sim embargo, la noticia del rapto del príncipe Mozes a manos de una bestia legendaria hace resurgir viejos rencores. Y la caza organizada en el reino para escatar al heredero al trono no bastará para arreglar las cosas. Todo lo contario…

Han pasado ya unos cuantos meses desde que Noren publicase su reseña de La Sombra Blanca, un título que me llamó la atención por la reseña de mi compañero y porque todo lo que leía sobre ella, pero todo, la ponía por las nubes. Así que ayer ya no pude más y decidí sentarme, respirar profundamente, y comenzar la lectura de una historia (compuesta por dos tomos de BD) que basaba su argumento en las luchas de poder en un reino de un mundo de fantasía medieval donde la desaparición del príncipe heredero, Mozes, a manos de una bestia salida de las leyendas: el “sin nombre”, precipitará una lucha encarnizada de la nobleza por hacerse con el trono. ¿Creíais que Canción de Hielo y Fuego estaba llena de traiciones, alianzas impías, puñaladas por la espalda y giros argumentales? Pues La Sombra Blanca no se queda corta precisamente, en apenas 96 páginas Antoine Ozanam nos sumerge en el clímax de diversos titiriteros que desean hacerse con la corona y que, poco a poco, van siendo desvelados.

Es impresionante ver cómo la historia de Ozanam va creciendo página tras página, hasta el punto de que, al final del primer volumen, parece no haber espacio para nuevas sorpresas y traiciones… al revés, la historia aún se enrevesa más, la trama también y nuevos titiriteros surgen de entre las sombras (o son descubiertos… y asesinados) en una lucha qu aumenta sus apuestas, ya que ahora son dos las coronas en juego. No es de sorprender el buen trabajo de Ozanam que ya nos sorprendió con El canto de los sables.

Estoy más que sorprendido con el trabajo de Antoine Ozanam en La Sombra Blanca, desde el rey Benedek, a Otto, Mozes, Ultrick, Atras… hay tantos nobles involucrados en esta historia que ninguno sabe, ni puede llegar a imaginar, cómo se van a desarrollar las conspiraciones, propias o ajenas. Lo cual redunda en benficio del lector, ya que Ozanam nos invita a montarnos en una montaña rusa, enrevesada, retorcida, cruel y sorprendente, repleta de giros… y de auténticos jugadores del juego de tronos.

Antoine Carrión, dibujante de ambos volúmenes, no es menos responsable de una historia tan magnífica, su trabajo, bordeando la línea clara, pero con un fuerte predominio del realismo, le sienta como un guante a la historia. Tengo que lamentar que la portada quizás no represente la fantástica historia que contiene, aunque comprendo que las otras dos opciones hubiesen podido equivocar al lector. Es una lástima, repito, y es que la portada se entiende mucho mejor tras la lectura de La Sombra Blanca, y quizás pueda frenar al lector potencial, que cometería un grave error al descartar este grandísimo trabajo de Antoine Ozanam y Antoine Carrión.

La edición de Yermo me resulta impecable, es el tamaño justo y correcto para la historia, no he detectado ningún error gramatical ni ortográfico. Es uno de esos tebeos que da gusto tener en las manos, y un regalo perfecto.

En definitiva, me sumo a las loas de Noren y os recomiendo La Sombra Blanca, para vosotros, para amigos amantes de las buenas historias y, por qué no, para todos aquellos lectores que están descubriendo cuánto tiene que ofrecer la fantasía y que quieren ir más allá de la saga de George R.R Martin. La Sombra Blanca es un ejemplo perfecto.