linea_separadora

Dirigida por Roger Corman, esta película de 1960 es una divertidísima obra de culto que garantiza carcajadas pero muchos se suelen acordar de ella cuando se habla de películas de bajo presupuesto y escasez de medios: Roger Corman y Charles B. Griffith escribieron el guión en un día, la película fue rodada con actores contratados por Corman para otras películas, que ensayaron durante únicamente tres días, para un rodaje que duró dos días y una noche, en escenarios reaprovechados de otra película (“A Bucket of Blood“), con un solo intento para cada escena (aunque con tres cámaras rodando a la vez). El presupuesto total de la película no llegó a los treinta mil dólares.
La película, titulada originalmente “The Little Shop of Horrors“, nos cuenta la historia de Seymour Krelboyne, empleado de una floristería, que se encarga de cuidar a una enorme planta carnívora parlante que se alimenta de sangre humana. Es difícil definir el género en el que encajar esta película, pues tiene algo de comedia y algo de terror. Si existe, comedia de terror es la definición que más le encaja.
Entre los actores aparece un jovencísimo Jack Nicholson, que interpreta el papel de un paciente masoquista de Phoebus Farb, un dentista sádico.
¡Ojo! Hay una versión de 1986 dirigida por Frank Oz, una comedia musical con canciones de Alan Menken titulada “Little Shop of Horrors” (sin el The de la versión de 1986) con Rick Moranis como dependiente de la floristería, que también es muy divertida.

linea_separadora