Anna Fox se siente segura mirando el mundo desde la ventana. Hasta que la familia Russell se muda a la casa de enfrente y se convierte en testigo de algo inimaginable. Ahora, la cuestión es qué ocurrió en realidad.