Lo de matar a superhéroes famosos es algo que se repite hasta la saciedad. La gracia está en ver cómo lo hacen. “La muerte de Lobezno“, publicada por Panini Cómics en su colección Marvel Must-Have, nos muestra el final del mutante más popular, en una de esas maniobras editoriales que no tienen mucho sentido. Charles Soule y Steve McNiven se encargan de llevarla a cabo.

Marvel Must-Have: La muerte de Lobezno¡El mayor acontecimiento en la historia de Lobezno! Logan ha pasado un siglo siendo el mejor en lo que hace, pero incluso los mejores acaban cayendo. A lo largo de los años, Logan ha sido un guerrero, un héroe, un renegado, un samurái, un profesor… y mucho más. Ahora, el más importante hombre-X será algo que nadie hubiera imaginado: un hombre muerto.

Tras ofrecernos la miniserie en grapa y la recopilación en formato 100% Marvel HC, “La muerte de Lobezno” aterriza en la colección de tomos que está arrasando en las librerías Marvel Must-Have. En concreto, comentamos la reimpresión de este décimo volumen, que aparecía como descatalogado, por lo que Panini Cómics se ha apresurado a reeditarlo. El título es lo suficientemente llamativo para hacer que arrase en ventas.

Tarde o temprano todo caeremos. En el caso de los superhéroes, es día sí y día también. Muchos de ellos mueren: si no es en el transcurso de una saga de la serie regular, nos muestran su final en algún especial situado en un futuro no muy lejano. En el caso de Lobezno, la defunción se resuelve en una miniserie de cuatro números titulada “Death of Wolverine” (2014), aunque el tema se iba cocinando tiempo atrás.

Concretamente en el sexto número americano del quinto volumen de “Wolverine“, el guionista Paul Cornell había dejado sin sus poderes de curación a Logan. Para un tipo acostumbrado a sufrir en sus carnes salvajadas a tutiplén, a arder hasta los huesos o a sufrir cortes que a otro llevarían a la tumba, verse de un día para otro sin esa herramienta proporcionada por su gen mutante fue algo que trastocaría su vida entera. Ahora que era vulnerable, multitud de enemigos van a ir a cobrar venganza.

Para esta traca final Marvel Comics contrató a Charles Soule, fan declarado del personaje, en las labores de guion. La responsabilidad sobre sus espaldas era inmensa, debido a la popularidad del mutante, llegando a aparecer en varias cabeceras a un tiempo. Para el dibujo era necesario una superestrella, y que mejor que Steve McNiven que había despuntado en la saga del Viejo Logan, ideada por Mark Millar. Su trabajo en “La muerte de Lobezno” es bueno, aunque no tan inspirado como la otra.

A lo largo de cuatro capítulos se nos va relatando los últimos días de Logan, que lejos de ser tranquilos, son de un sufrimiento constante, ya que varios mercenarios contratados quieren cazarlo como a un conejo. Cada número homenajea un momento clave en la vida del personaje. El primero hace referencia a “Lobezno: Origen“, cuando Logan regresa a Canadá. Nuke aparece como el enemigo a batir, aunque no sea un villano característico de Lobezno. En el segundo capítulo nos trasladamos a Madripur, ciudad donde Logan fue conocido como ‘Parche’. El Japón que tantas buenas historias nos legó, como Honor, es el escenario para el emotivo tercer episodio de nombre “Seppuku”, o lo que es lo mismo, el ritual de suicidio al que se dirige el mutante de las garras.

Y como no podía ser de otra manera, el cierre de la historia nos lleva a donde experimentaron con Logan y le pusieron el adamantium, las instalaciones de Arma-X situadas en Paradise Valley, Nevada. Allí le espera el villano entre villanos, Cornelius, creado por Barry Windsor-Smith en la obra maestra aparecida en Marvel Comics Presents, “Arma X“. El lector puede agenciarse esta serie en el formato Must-Have.

La edición de “La muerte de Lobezno”  de Marvel Must-Have que nos trae Panini Cómics incluye los extras habituales de esta colección: Tras las cámaras, Cronología, Lecturas complementarias, textos de David Hernández Ortega y breves biografías de los autores, además de un plan de la colección.

La muerte de Lobezno” es una miniserie entretenida, repleta de acción, pero algo descafeinada, al intentar aglutinar muchos elementos de una vida tan longeva como la de Lobezno en pocas páginas. Además, como sabemos que tarde o temprano regresa, no nos emociona ni un ápice. Con todo, es un buen tebeo.

Marvel Must-Have: La muerte de Lobezno
Guión: Charles Soule
Dibujo: Steve McNiven
Edición original: “Death of Wolverine” núms. 1 a 4
Fecha de publicación: Diciembre de 2020
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 112
Precio: 12,99 euros