La mitología y la religión han alimentado las artes y la cultura desde el origen de los tiempos, y muchas de las historias que nos han relatado desde la antigüedad hasta la actualidad han bebido de las leyendas y los mitos de los griegos, de los escandinavos o de los chinos. La popular saga de «Canción de Hielo y Fuego» de George R.R. Martin también se construye sobre estos mismos cimientos, tal y como intenta demostrar el francés Gwendal Fossois en su «La mitología según Juego de Tronos«.

El universo de Juego de Tronos está repleto de referencias mitológicas: hay muertos que resucitan misteriosamente, gente que no muere en el fuego o que cambia de aspecto, dragones, huargos y hordas de muertos vivientes congelados…
¿Qué sería de Daenerys sin sus dragones? ¿Quién se interesaría por la Guardia de la Noche si no estuvieran los perturbadores Caminantes Blancos al otro lado del Muro? ¿Y de dónde sale Melisandre? En Juego de Tronos abundan las referencias no solo a la mitología griega y romana, sino también a las leyendas nórdicas, anglosajonas y artúricas.
Asimismo, se hacen referencias a religiones y creencias paganas, que le dan todo su sentido a esta saga que todos adoramos. Gwendal Fossois te invita a (re)descubrir el universo mitológico de Juego de Tronos. Prepárate para sorprenderte.

Las cinco entregas publicadas de la novela-río «Canción de Hielo y Fuego» del escritor norteamericano de George R.R. Martin, y las ocho temporadas de la serie del canal HBO «Juego de Tronos» que adapta las novelas a la televisión, nos cuentan una historia ambientada en un mundo cuyas estaciones pueden durar decenios y en el que retazos de una magia inmemorial y olvidada surgen en los rincones más sombríos y maravillosos, la traición y la lealtad, la compasión y la sed de venganza, el amor y el poder hacen del juego de tronos una poderosa trampa que atrapará a todos en sus fauces.
Esta historia podría parecer muy complicada para los no-iniciados, incluso opaca, pero el éxito de la serie de la cadena HBO ha acercado a muchos espectadores ajenos a las historias de fantasía epica hasta el género y les ha permitido sumergirse en el universo de la espada y la brujería qu desconocían y, quizás, despreciaban. A muchos quizás se les hizo una montaña descubrir que había cientos de personajes que intervenían de forma activa en el desarrollo de los acontecimientos, que había docenas de lugares importantes donde sucedían hechos clave de la historia o que la lucha de las casas de Poniente por el Trono de Hierro involucraba a muchos más apellidos que los Stark o los Lannister que protagonizaban los primeros episodios pero todo esto se ha superado sin problemas y los nombres de Eddard Stark, la isla de Rocadragón, el Trono de Hierro o la Casa Martell son nombres que, aunque quizás no sean populares, muchos son capaces de relacionar con «Canción de Hielo y Fuego«.

Puestos a indagar en las raíces del fenómeno, el especialista en cultura pop Gwendal Fossois ha querido relacionar la obra de George R.R. Martin con la mitología, con el conjunto de mitos y leyendas que tratan de los dioses y héroes, de la naturaleza del mundo, de la cosmogonía y de la cosmología, a partir de la cual el escritor ha construido su propio universo. Es mucho más que el llamado ‘worldbuilding‘, pues Martin no se limita a edificar un mundo propio rico en detalles sinó que levanta su templo sobre un extenso, antiguo y prolífico repertorio de mitos que la humanidad ha ido atesorando desde las primeras civilizaciones. Y también sobre hechos históricos ciertos que llenan las páginas de los libros. De forma consciente o inconsciente. Como decía Bernardo de Chartres, que es como un enano a los hombros de un gigante.

A lo largo de las poco más de ciento cincuenta páginas de «La mitología según Juego de Tronos» («La mythologie selon Game of Thrones«) descubriremos como las ideas que nos parecían tan originales, en realidad ya estaban allí. ¿El Muro, la inmensa muralla de hielo que se extiende de este a oeste en el norte de Poniente y que separa los Siete Reinos de las tierras salvajes? En Gran Bretaña aún hay restos de la Muralla de Adriano, una antigua construcción defensiva de la isla , levantada entre los años 122 y 132 por orden del emperador romano. La truculenta Boda Roja? La mitología griega nos hablaba del banquete de Tiestes, rey de Micenas, al que su hermano invitó a una celebración para sellar la reconciliación y le sirvieron para cenar a sus hijos en pedazos. O la llamada Cena Negra de 1440 en la que el creciente poder del clan de los Douglas desapareció en una sola noche a raíz del complot ideado por los consejeros del rey Jaime II. ¿Los dothraki? Ahí tenemos a los saqueadores vikingos que sembraron el terror con sus sangrientas incursiones, a las hordas imparables de los hunos de Atila, al imperio mongol que Gengis Khan levantó uniendo a las tribus nómadas del norte de Asia o a los centauros de la mitología griega. ¿El Trono de Hierro, construido con mil espadas fundidas de los enemigos de Aegon Targaryen? Quizás sea una referencia indirecta al Hlidskjalf, el sitial de Asgard desde donde el Padre de Todos Odín observaba a los Nueve Mundos. ¿La monumental estatua erguida a la entrada de Braavos? Por supuesto que está inspirada en el mítico Coloso de Rodas, una de las siete maravillas del mundo antiguo, una estatua de la que no queda ningún resto pero que se cuenta que tenía más de treinta metros de altura, que estaba dedicada a Helios y que se derrumbó, entre los siglos III y IV a.C. a causa de un terremoto. ¿El fuego valirio? En el año 672 una flota árabe intentó tomar por primera vez Constantinopla y las naves invasoras fueron rechazadas gracias al uso del fuego griego, una sustancia inflamable que no se apagaba con agua… Y más, y más, y mucho más.
Ordenado en seis capítulos pero en formato ‘cajón de sastre’ donde todo cabe («El fuego y el hielo«, «El fuego y la tierra«, «El fuego y la sangre«, «El fuego y la búsqueda» y el breve epílogo «Rozando el Trono de Hierro«), Fossois nos abruma con curiosidades, las referencias, numerosos datos, los símbolos que se multiplican a lo largo de los libros, y nos establece su relación con elementos de la mitología o de la Historia del hombre. Una maravilla de libro divulgativo para los aficionados a «Canción de Hielo y Fuego» que lo son, también, de los mitos y las leyendas o de los grandes hechos de la Historia.

En resumen, la adaptación televisiva de la cadena HBO ha ensanchado exponencialmente la legión de seguidores de la saga nacida de la pluma del escritor George R.R. Martin y, visto el filón, el impacto mediático de la serie ha llegado al mundo editorial con la publicación de multitud de libros acerca de «Canción de Hielo y Fuego«. Enciclopedias, guías y ensayos, sobre política o filosofía, con el arte inspirado en las novelas o el arte diseñado para la serie. ¡E incluso hay un libro de cocina! Dicho esto, es necesario separar entre el grano y la paja, porqué hay mucha paja y poco grano. Entre el grano, el más brillante y fértil, «El mundo de hielo y fuego» de Elio M. García, Jr. y Linda Antonsson y este «La mitología según Juego de Tronos» de Gwendal Fossois.

La mitología según Juego de Tronos
Autor: Gwendal Fossois
Traducción: Jaume Muñoz Cunill
Fecha de publicación: Junio de 2020
ISBN: 978-84-450-0898-0
Formato: 15x23cm. Rústica con solapas
Páginas: 160
Precio: 15,95 euros