linea_separadora

Hoy es difícil recordar a Rebecca De Mornay, y de hecho en las bases de datos no consta ninguna película en la que haya participado desde el año 2007. La actriz norteamericana saltó al estrellato con su tercera película, «Risky Business«, y cuando todo parecía que su carrera en Hollywood iba a ser larga y fructífera… a mediados de los años noventa desapareció. Dejó a su espalda algunos títulos interesantes, y quizás el más recordado es su papel como niñera perturbada en «La mano que mece la cuna» («The hand that rocks the cradle«), un inesperado éxito de taquilla de 1992 con reminiscencias hitchcockianas cuyo título proviene de los célebres versos de 1865 del poeta norteamericano William Ross Wallace: «La mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo«.

Dirigida por Curtis Hanson algunos años antes de su obra maestra «L.A. Confidential«, escrita por Amanda Silver, y protagonizada por Rebecca De Mornay, Annabella Sciorra, Matt McCoy, Ernie Hudson, Julianne Moore y Madeline Zima, entre otros, en «La mano que mece la cuna» los Bartel, un matrimonio con dos hijos, contratan como niñera a Peyton Flanders. Se trata de una chica bella, dulce y cariñosa que pronto se gana la confianza de la pareja, que no sospecha nada de su oscuro pasado. El único que observa algo raro sobre la nueva niñera es Solomon, un disminuido psíquico que trabaja para la familia, aunque nadie imagina que el acceso a la vida familiar de los Bartel no es más que el primer paso de un plan de venganza ideado por Peyton contra aquellos a los que considera culpables de su desgracia.

Rebbeca De Mornay estaba espléndida en su papel de asesina desequilibrada que se hace pasar por la niñera perfecta en esta «La mano que mece la cuna«, un thriller psicológico sencillo y funcional que, como «Atracción fatal» de Adrian Lyne, se convirtió en el referente de las películas con psicópatas amenazando el bienestar de una familia que tanto proliferaron en las pantallas de cine de los años noventa. Y sobretodo en las películas para televisión que suelen emitir las cadenas privadas en las sobremesas de los fines de semana para un público poco exigente.

El argumento de «La mano que mece la cuna» se ganó una parodia de «Los Simpson» en el episodio titulado «Marge está loca, loca, loca» («It’s a mad, mad, mad, mad Marge«), el vigésimo primero de la undécima temporada de la popular serie de animación, en el que la ex-novia de Otto, Becky, se va a vivir con los Simpson, y una celosa y perturbada Marge teme que planee matarla y ocupar su lugar en la familia.

linea_separadora