Tenía muchísimas ganas de que Panini recopilase en un Marvel Omnibus La Bruja Escarlata: La senda de las brujas esa maravilla escrita por James Robinson hace unos años y que ahora, por fin, podemos disfrutar en una edición que hace justicia a su contenido.

La Bruja Escarlata: La senda de las brujasFicha técnica

  • Título: La Bruja Escarlata: La senda de las brujas (Marvel Omnibus)
  • Edición original: Scarlet Witch 1-15 USA
  • Fecha de edición: mayo de 2021
  • Guión: James Robinson
  • Dibujo: Annapaola Martello, Shawn Crystal, Marguerite Sauvage, Vanesa Del Rey, Tula Lotay, Leila Del Duca, Jonathan Marks, Joelle Jones, Marco Rudy, Steve Dillon, Chris Visions, Javier Pulido, Annie Wu, Jonathan Marks-Barravecchia
  • Formato: Cartoné, 344 páginas. Color.

La historia definitiva de Wanda Maximoff. La vengadora se embarca en un viaje a lo largo del globo con el objetivo de arreglar la brujería. De los callejones de Manhattan a la serenidad de las islas griegas, pasando por las calles de Hong Kong, Wanda debe luchar contra enemigos y descubrir quién está detrás de esta conspiración.

El éxito de la serie de televisión WandaVision ha provocado que Panini empiece a publicar las obras más destacadas de ambos personajes, como el volumen Los Vengadores: La Visión y la Bruja Escarlata  recientemente publicado o este La Bruja Escarlata: La senda de las brujas de James Robinson y catorce, repito, CATORCE dibujantes encargados de ilustrar los quince números de esta serie en la que el principal reto era redefinir la personalidad de Wanda después de que… bueno, anteriores guionistas de Marvel la hubiesen hecho pasar por auténticos calvarios que, finalmente, sólo podían justificarse por una enfermedad mental.

Aquí me detengo para remarcar el hecho de que, como personaje femenino, Wanda ha sido “violada” y humillada por varios guionistas que la definieron como una persona débil, de enorme e impreciso poder, siempre a la sombra de su hermano y, posteriormente, de su marido. Los escasos momentos de brillantez siempre eran derribados después cuando guionistas como John Byrne o Brian Michael Bendis usaban y abusaban de la pobre Wanda que sólo comenzó a reflotar cuando apareció en el Universo Cinematográfico de Marvel interpretada por la muy talentosa Elizabeth Olsen. De aquellos lodos estos barros y finalmente en Marvel se pusieron manos a la obra para rescatar a Wanda de su pasado y el encargado no fue otro que un James Robinson que, pese a que no se prodiga demasiado, suele ofrecer historias muy interesantes como está La Bruja Escarlata: La senda de las brujas.

La magia está rota, como nuestra protagonista, así que decide comenzar a tomar cartas en el asunto y acompañada por el fantasma de Agatha Harkness (que fue asesinada por Wanda en la etapa de Bendis en los Vengadores) viajará por distintos países en busca de la causa de estos disturbios provocados en la magia, recorriendo incluso la senda de las brujas, un lugar realmente interesante al que después nadie parece estar sacando partido.

En este viaje no sólo se buscará la sanación de la fuente de la magia, sino también de la propia Wanda que, poco a poco, nos va demostrando que es una mujer empoderada que conoce a la perfección sus fantasmas pero que ya no necesita de bastones, u hombres, que le digan cuál es el camino que debe recorrer.

Es impresionante el trabajo que James Robinson desarrolla en La Bruja Escarlata: La senda de las brujas, como recrea un juguete roto como Wanda y nos la devuelve mucho más interesante y fuerte que nunca antes, Además Robinson convierte la serie en una suerte de crisol en el que se reflejan distintas culturas mágicas en el que Wanda ocupa un lugar de preferencia. Hubiese estado muy bien que se hubiesen planteado convertirla en la Hechicera Suprema tras lo visto aquí.

El único pero que, para mí, tiene esta serie está en el hecho de que el apartado gráfico fue una locura al contar con catorce dibujantes para quince números. Así tenemos un listado apabullante en el que las portadas de David Aja destacan por méritos propios, sin desmerecer el trabajo de una Vanesa de Rey que brilla con luz propia y que ojala hubiese dibujado toda la serie (por algo es la que abre y cierra la serie) aunque Robinson se las apaña para ofrecer una justificación argumental para tanto artista, siendo cada grapa un capítulo en un escenario diferente, lo que posibilita incluso que veamos collages fotográficos retocados por ordenador en ocasiones.

A la hora de hablar de la edición de Panini es imposible no mencionar el hecho de que la primera edición de La Bruja Escarlata: La senda de las brujas contaba con una página en blanco, lo que obligó a la editorial a retirar la edición y sustituirla sin una con ese defecto. En mi caso tengo el tomo de la primera edición y esta falla no me ha afectado en absoluto en el disfrute de esta etapa que, además, cuenta con una buenísima edición aún a pesar de la pérdida de la página, pero aplaudo la decisión de Panini de retirar y sustituir los ejemplares defectuosos, parece que algo está cambiando en la editorial.

https://twitter.com/PaniniComicsEsp/status/1403325483631140866

En definitiva, en cuanto salga publicado la edición revisada de La Bruja Escarlata: La senda de las brujas os recomiendo que os hagáis con ella, no sólo la disfrutaréis sino que encontraréis coincidencias con Wandavisión. Esta etapa es para enmarcar.