El dúo creativo formado por el guionista Brenden Fletcher y el dibujante Karl Kerschl, que en realidad es un cuarteto que se completa con el excepcional color de MSassyK y la rotulación de Aditya Bidikar y dónde todos tocan varias teclas a la vez, regresa a las librerías de nuestro país con la segunda entrega de «Isola«, una obra a la que ya inundamos de elogios con el primer número y a la que, en esta ocasión y como poco, le dedicaremos la misma cantidad de alabanzas.

Un malvado hechizo ha caído sobre la reina de Maar, y la capitana de su Guardia Real hará todo lo posible para revertirlo. Su única esperanza está en una isla en los confines del mundo: un lugar que en las leyendas recibe el nombre de Isola, la tierra de los muertos. Pero un mortífero rodeo aparta a la reina Olwyn y a la capitana Rook de su camino, las obliga a enfrentarse a fantasmas del pasado y amenaza con separarlas para siempre.

«Isola» llegó en castellano, de la mano de Planeta Cómic, en septiembre de 2020 con un primer álbum que recopilaba los cinco primeros números de la colección. Llegaba a nuestras manos con el prestigio de haber sido nominado a los premios Eisner del año 2019 en tres categorías distintas (portadista, serie nueva y dibujante), pero las expectativas pronto se confirmaban: las primeras páginas dejaban claro que el trabajo del dibujante canadiense Karl Kerschel, un autor ganador de un premio Eisner por «The Abominable Charles Christopher«, y de la colorista de nombre artístico impronunciable Michele Assarasakorn ‘MSassyK‘ merecían algo más que una ojeada rápida. Además la historia de fantasía ideada por Brenden Fletcher era mucho más que la clásica y tópica historia del héroe y su búsqueda, mucho más que una aventura de caída y redención, mucho más que una reina hechizada y su fiel acompañante. Aquí había algo interesante.

En la primera entrega de «Isola» conocimos a Rook, capitana de la Guardia Real de Maar, que viajaba de incógnito acompañada por un misterioso tigre de pelaje brillante, negro y azul. Bajo la identidad del felino se escondía la reina Olwyn, que había sido transformada en tigre a causa de un hechizo y que solamente podría recuperar su forma original si conseguía llegar hasta una remota isla en los límites del mundo llamada Isola, donde habitaban los muertos. Gracias a varios flash-backs, sueños y trances que los autores iban diseminando por el relato, cuál migas de pan, pudimos entender porqué las dos protagonistas debían huir sin mirar atrás y esconderse de numerosos perseguidores que las acechaban: todo el mundo pensaba que Rook era una traidora, la culpable de la súbita desaparición de la reina y de la muerte de su hermano.
En la segunda entrega de «Isola» la reina-tigre Olwyn y la capitana Rook siguen su camino hacia Isola, una isla en los confines del mundo, pero al cruzarse con una triste comunidad de mineros que ha perdido a todos sus niños se verán obligadas a enfrentarse a brujas y encantamientos oscuros, y a profundizar en los lazos que hay, y que había aunque no lo sabían, entre las dos protagonistas del relato.
La verdad es que aunque esta segunda entrega aleja a las protagonistas de su destino, y la historia avanza muy poco hacia su resolución, sin la menor prisa en resolver la trama principal, los acontecimientos que nos cuentan sirven para desarrollar un poco más el místico mundo de Isola, repleto de espiritualidad, nos ofrece escenarios sorprendentes y nuevos personajes profundos y complejos, y todo ello aderezado por ese estilo visual absolutamente maravilloso de Karl Kerschel y MSassyK.

Como en el primer tomo de «Isola» de Planeta Cómic, el segundo álbum de Isola recopila otros cinco números de la colección publicada en grapa por Image Comics entre enero de 2019 y febrero de 2020, que corresponderían a una segunda temporada de la serie. Los lectores volverán a encontrar entre sus páginas un cómic de fantasía fresco y original que encajaría como un guante en el bande dessinée francobelga de fantasía, con aromas a la mitología del sureste asiático y que no esconde sus referencias al Studio Ghibli más épico, el de «La Princesa Mononoke«, por el papel trascendental que le ofrecen a la naturaleza y los secretos que ésta esconde. En esta ocasión, sin embargo, los autores prefieren alejar un poco a los personajes protagonistas de su camino para desarrollar una historia paralela en la que podremos conocer mucho acerca de Olwyn y Rook y a la relación que hay entre ellas, aunque no avancen ni un metro en dirección a Isola.

El dibujo de Karl Kerschel, de trazo limpio y claro, aunque perfectamente definido, recibe con los brazos abiertos los colores de la cautivadora paleta de MSassyK, eléctricos y luminosos. En ocasiones parece que estamos delante del fotograma de una película de animación. Como ya comentamos en la reseña del primer número este dibujo y su delicioso color hubiese agradecido un tomo de medidas más grandes, donde poder lucir mejor su belleza, pues el impresionante apartado gráfico de «Isola» es la mejor de sus bazas. Eso se puede comprovar en el contenido extra del tomo, que nos presenta las cubiertas originales de Karl Kreschl, Jen Bartel, Sarah Stone, Fiona Staples, Mingjue Helen Chen y Becky Cloonan, y en un delicioso mini-relato de seis páginas, «Isola entre bambalinas«, en el que MSassyK nos cuenta el proceso creativo de la obra.

En resumen, el segundo volumen de «Isola» nos confirma las expectativas altísimas que dejó la primera entrega: un dibujo excepcional, una historia increíble que contarnos y la riqueza de su mundo de ensueño. Muy recomendable.

Isola 2
Dibujo: Karl Kerschel
Guion: Brenden Fletcher
Color: MSassyK
Traducción: Diego de los Santos
Fecha de publicación: Julio de 2021
ISBN: 978-84-9173-040-8
Formato: 16,8×25,7cm. Cartoné. Color
Páginas: 152
Precio: 16,95 euros