Huye, Jane, Huye” es una novela trepidante desde la primera a la última página donde el lector, o la lectora, se sumergen en la angustia de la protagonista, una mujer que recobra la conciencia en mitad de las calles de Boston sin recordar nada sobre su vida.

Huye, Jane, huye
Joy Fielding
Traducción por: Rafael Borrás Betriu
384 páginas
ISBN 9788492915873
Precio: 24,00 €

“Una tarde de últimos de primavera, Jane Whittaker llegó a la tienda para comprar leche y huevos, y se olvidó de quién era….”

Esta atractiva mujer madura, deambula sola por las calles de Boston, con la parte delantera de su vestido completamente manchada de sangre, diez mil dólares en su bolsillo y sin la mas remota idea acerca de su propia identidad. Es incapaz de recordar su nombre, edad, domicilio. Jane acaba en el hospital. En el centro médico, mientras la someten a una serie de pruebas clínicas, una de las enfermeras la reconoce. Su marido no tarda en ir a buscarla. Es un médico alto, rubio, apuesto, popular, respetado y rico: el sueño de toda mujer. La lleva a su casa, pero Jane no mejora. Empieza a intuir que su enfermera la mantiene prisionera en su propia casa, aislándola de sus mejores amigos. ¿Se está volviendo loca o se trama algo contra ella?

Huye, Jane, Huye es una novela trepidante desde la primera a la última página donde el lector, o la lectora, se sumergen en la angustia de la protagonista, una mujer que recobra la conciencia en mitad de las calles de Boston sin recordar nada sobre su vida. Poco a poco parece que poco a poco van encajando las piezas de un puzzle que no recuerda ni reconoce. Pero el puzzle es demasiado bonito para ser perfecto y Jane empieza a sospechar de lo que hay detrás de ese puzzle.

La trama de ¡Huye, Jane, huye! no es nada novedosa de hecho recuerda a muchas de esas películas de serie B que echan en la sobremesa de los fines de semana, aunque quizá cuando se publicó en la década de los noventa fuera un argumento mucho más novedoso de lo que ahora nos resulta.

La novedad radica en cómo se desarrolla la trama y como la autora logra que seamos capaces de sentir la angustia primero de una mujer que no sabe quién es para luego ser capaces de llegar a comprender la culpa ante las consecuencias de un trágico accidente resultado de la inconsciencia de la protagonista para llegar a entender sus ganas de dejar de luchar e incluso de suicidarse.

Las protagonistas de ¡Huye, Jane, huye! son el punto fuerte de la novela, centrados en Jane una mujer que parte de 0 y es capaz de rehacer sus lagunas y superarse y enfrentarse a los horrores que le llevaron a perder la memoria. Junto a ella su perfecto marido, Michael personaje clásico que dentro de esa perfección solo puede ocultar algún terrible secreto. Y la sombra de Jane, su siniestra asistenta Paula, devota sirviente de Michael que no duda en perseguir y drogar a Jane de manera continua.

La narración es muy ágil, sin florituras ni descripciones redundantes lo que hacen que se lea de manera rápida y continúa facilitando el desenlace de la trama.

El final es lo más sorprendente de la novela, pillando desprevenidos a los y las lectoras. Pero al igual que en muchas de las novelas que estoy leyendo últimamente me encuentro con finales excesivamente cortos, en los que los y las autoras no le sacan todo el juego que podrían. En este caso el final se resuelve en unas breves pinceladas después de una trama intensa y agónica, dejando además un final abierto a la imaginación.

Muy buen acierto por parte de la editorial Umbriel de reeditar esta novela de J. Fielding que data del año 1991.

Me ha gustado tanto la novela como la edición de Umbriel y creo que es de recomendar para los y las amantes del suspense.