Amarillo, azul, gris,… y algo más tarde el blanco. Daredevil, Spiderman, Hulk y el Capitán América. La saga de los colores de Tim Sale y Jeph Loeb es una de las tetralogías más importantes de Marvel Comics en la que los dos artistas revisitaron los orígenes de cuatro de los héroes más representativos de la editorial norteamericana.

En la tradición de sus éxitos Spiderman: Azul y Daredevil: Amarillo, Jeph Loeb y Tim Sale presentan el siguiente de sus acercamientos nostálgicos a los orígenes de los personajes Marvel. Esta vez, el viaje en el tiempo nos lleva hasta los primeros días de existencia de Hulk, cuando el color de su piel todavía no había pasado a ser verde y tan sólo Rick Jones conocía la terrible verdad acerca del Monstruo Gamma.

Matices, ajustes y pequeños cambios, pero en esencia los elementos esenciales que se incluyen en todas las historias que se han contado acerca del origen del Hulk y la transformación de Bruce Banner en el monstruo verde han sido siempre los mismos: un científico prodigioso que desarrolla una arma de destrucción masiva, un joven imprudente que irrumpe en el campo de pruebas, la exposición de la bomba gamma experimental y la aparición del monstruo. Así nos lo narraron Stan Lee y Jack Kirby en el primer número de “The Incredible Hulk” en 1962, y la historia ha permanecido más o menos inalterada a lo largo de los años.

Después de deleitarnos con “Spiderman: Azul” y “Daredevil: Amarillo” en los que el dúo formado por Jeph Loeb y Tim Sale se atrevieron a revisitar el pasado de dos de los personajes más emblemáticos de Marvel Comics, le llegó el turno a Hulk. Era una apuesta segura, pues la editorial estaba poniendo el proyecto en manos de los autores responsables de “Batman: El Largo Halloween“, “Superman: Las Cuatro Estaciones“, “Catwoman: Si vas a Roma…” o “Batman: Victoria Oscura“, y el resultado fue el esperado. La dupla artística formada por el dibujante Tim Sale y el guionista Jeph Loeb nos volvieron a contar una historia que ya conocemos, la de los primeros días de existencia de Hulk y su relación con tres personajes que marcarían para siempre su periplo: Rick Jones, Betty Ross y el general Thaddeus E. ‘Trueno’ Ross. La serie de los colores de Jeph Loeb y Tim Sale no terminaría con Hulk, pues algunos años después nos llegaría “Capitán América: Blanco” para cerrar la tetralogía.

Hulk: Gris” nos cuenta como el científico Bruce Banner se ha visto afectado por la exposición a los rayos gamma de una bomba experimental, pero las primeras revisiones médicas no detectan ningún problema. Aparentemente Banner está ileso, pero pronto se descubre que eso no es así: cada vez que se enfurece se transforma en un enorme, irracional, indestructible y poderoso monstruo de color gris (un color gris que, como se ha contado mil veces, hubo que cambiar a verde poco tiempo después porqué el gris se reproducía muy mal con los medios de la época). La narración de “Hulk: Gris” se construye a partir de una conversación entre Bruce Banner y Leonard Samson ejerciendo como psiquiatra, en la que ambos rememoran los orígenes del monstruo y los elementos esenciales del mito: los remordimientos de Rick Jones, el miedo de Bruce Banner, la obsesión del General Ross, la confusión de Betty Ross y, sobre todo, la ira sin límites de Hulk.

Es un hecho que en el género de los comics de superheroes los cómics de orígenes son un subgénero en sí mismos. En estas obras los autores asumen la gran responsabilidad de dar forma a los cimientos de un mito, moldear las motivaciones que arrastrará el personaje para siempre jamás, los pesos sobre sus espaldas y el brillo en los ojos. Aunque, es cierto, existe la posibilidad de resetear un origen, reimaginarlo o reinterpretarlo, cosa que DC y Marvel han hecho en numerosas ocasiones. Y “Hulk: Gris” es justamente esto: el origen de La Masa está establecido en el imaginario popular y nadie va a venir a cambiarlo ahora, pero Jeph Loeb y Tim Sale nos lo vuelven a contar desde su punto de vista, sin alterar los elementos esenciales, ni los cimientos ni la estructura, pero renovando la piel.

En el aspecto gráfico el añorado dibujante Tim Sale, fallecido hace poco más de un año a los 66 años, volvió a estar sobresaliente. Como siempre. Destacan sobre todo las impactantes portadas con un iracundo Hulk que borda la locura. En el color repite Matt Hollingsworth.

La miniserie de seis números “Hulk: Gris” (“Hulk: Gray” en su edición original en inglés) nos llega con el encabezado dorado de la flamante línea Marvel Must-Have de Panini Cómics, una colección diseñada para contener algunas de las obras más importantes de la historia reciente de la Casa de las Ideas, las aventuras más comerciales de los autores más populares, en una edición en tapa dura y a un precio muy ajustado (20,00 euros). La ocasión ideal para recuperar algunos títulos esenciales que se nos escaparon en su momento. Y éste es, sin duda, un volumen imprescindible para incluir en esta colección. Una buena noticia, pues eso significa que Panini Cómics seguramente tiene previsto que “Spiderman: Azul“, “Daredevil: Amarillo” y “Capitán América: Blanco” lleguen a esta colección más pronto o más tarde. Cruzamos los dedos.

Hulk: Gris
Autores: Tim Sale y Jeph Loeb
Fecha de publicación: Marzo de 2023
Edición original: “Hulk: Gray” núms. 1 a 6
ISBN: 9788411501187
Formato: 17x26cm. Tapa Dura. Color
Páginas: 160
Precio: 20,00 euros