linea_separadora

Ojo estómagos sensibles, almas cándidas, espectadores asustadizos, menores de edad, señoras mayores que se equivocan de sala, y cualquier otro perfil que se impresione ante la visión de la sangre en la gran pantalla, puesto que «Hostel» es un puñetazo seco y directo a su estómago. Dirigida por Eli Roth y co-producida por Quentin Tarantino, protagonizada por Jay Hernández, Derek Richardson, Jennifer Lim, Eythor Gudjonsson y Barbara Nedeljáková, la película estrenada en el año 2005 narra la historia de dos amigos norteamericanos, Paxton y Josh, que deciden viajar por Europa en busca de un poco de desmadre y terminan su periplo, junto a un islandés que han conocido por el camino, en un hostal de Bratislava donde las bellísimas Natalya y Svetlana les prometen sexo pero que, en realidad, es un siniestro y tenebroso hotel en el que personas con mucho dinero pagan para torturar y matar a turistas. Una situación siniestra, tan profunda como el más oscuro y enfermizo recoveco de la propia naturaleza humana.

La película, sangrienta y muy explícita, que mezcla sexo y violencia en grandes dosis, fue muy controvertida allí donde se estrenó y en algunos países no llegó a ser estrenada por sus escenas extremadamente escabrosas, pero pese a ello se convirtió en una obra de culto del género del terror gore (o gorno, mezclando los géneros gore y porno) y generó dos secuelas, estrenadas en 2007 y 2011. ¿Lo peor de todo? Que Eli Roth asegura que se basó en un hecho real que le desveló su amigo Harry Knowles, en una página web tailandesa que ofrecía disfrutar del placer de asesinar a alguien a cambio de 10.000 dólares.

Dicen que el film dañó la imagen turística de la bellísima ciudad de Bratislava, y que empeoró la percepción de Eslovaquia en el extranjero,… ¡sin siquiera haber sido rodada allí! Los turistas evitaron la ciudad durante años, preocupados por la imagen que «Hostel» les había dado de Bratislava, aunque la película se había rodado en diferentes lugares de la República Checa y Alemania. La oficina de turismo de Eslovaquia invitó a Roth a un viaje con todos los gastos pagados para mostrarle el país y el director, en su defensa, aseguraba que no quería ofender a los eslovacos y que, a pesar de películas como «La matanza de Texas«, la gente continúa visitando Texas.

En total, recaudó 80 millones de dólares en todo el mundo y solo había costado 4,8 millones. Todo un éxito.

linea_separadora