linea_separadora

Esta película es la versión de Disney de un mito griego de manera que, como cualquier otra película animada de Disney, tiene poco que ver con el material original. Por poner algunos ejemplos, el final de “Blancanieves y los Siete Enanos” de los hermanos Grimm acaba con la muerte de la reina malvada, el de “El Jorobado de Notre Dame” de Victor Hugo termina con Esmeralda muerta y Quasimodo asesinando a Frollo o “La Sirenita” de Hans Christian Andersen también acaba con la muerte de Ariel, convirtiéndose en espuma de mar. Y las versiones de Disney optaron por alterar el relato, edulcorando todo lo posible la narración, eliminando la violencia, las tragedias y todo lo escabroso, para conseguir un producto acaramelado para todos los públicos.

¿Que podíamos esperar cuándo la compañía del ratón Mickey puso sus manos sobre la mitología griego y el semidiós Hércules? Fidelidad no, claro, pero la verdad es que la película es una de las más divertidas de la factoría Disney. ¿Es la leyenda de Hércules? Ni mucho menos. “Hércules” llegó a los cines en una época dorada de Disney, la década de los noventa, que había alumbrado obras tan emblemáticas y grandes éxitos de taquilla como “La Sirenita“, “Aladdin“, “El Rey León” o “Mulán“. Y “Hércules” optó por seguir el camino trazado por “Aladdin”, con un tono desenfadado y cómico, de manera que el resultado final de la película de John Musker y Ron Clements es un cruce entre una película de superhéroes y una comedia romántica.

Con las voces de Tate Donovan, Danny DeVito, James Woods o Susan Egan en la versión original, “Hércules” es la trigésimo quinta producción animada de la Disney y nos contaba como el hijo de Zeus es secuestrado del Olimpo por los esbirros del malvado Hades, Dios del Inframundo, que tienen la misión de despojarlo de su inmortalidad. Convertido en un simple mortal, acogido por una pareja de ancianos, Hércules crecerá en un mundo en el que no encaja, como un héroe con una fuerza descomunal, hasta que le llegue la hora de regresar al Olimpo con todo merecimiento.

Uno de los elementos más destacados de “Hércules” es su coprotagonista femenina, Megara, una femme fatale bella y atormentada que se gana al espectador con su actitud fuerte y decidida frente al ‘action hero’, el memo fortachón e ingenuo que protagoniza la cinta. También merece una mención el villano de la función, ese carismático Hades con la cabeza llameante cuyos maquiavélicos planes se van al traste a causa de las meteduras de pata de dos desastrosos esbirros demoníacos, Pena y Pánico. Su aspecto recuerda mucho al de Jafar y Scar, con quien comparte ser el hermano cínico y malvado del padre del héroe, como si fuesen villanos cortados por el mismo patrón.

Entre los puntos positivos de “Hércules” no podemos olvidar mencionar la partitura de Alan Menken y las canciones con letras de David Zippel, de estilo gospel y R&B.

Hércules” no funcionó tan bien en las taquillas como se esperaba. Sumó un total nada despreciable de 252 millones de dólares en todo el mundo, pero fue ampliamente superada por sus predecesoras (los 425 millones de dólares de “La bella y la bestia“, 504 millones de “Aladdin” y 968 millones de “El rey león“) y de las que llegaron después (304 millones de “Mulán” y 448 millones de “Tarzán“).

linea_separadora

Where to watch Hércules