Harley Quinn se ha convertido en uno de los personajes más populares del Universo DC en los últimos tiempos, y muchos señalarán a las esculturales curvas de Margot Robbie como uno de los motivos principales. Razones no les faltan, pero tampoco hay que desdeñar el excelente trabajo que hicieron Amanda Conner y Jimmy Palmiotti para hacer crecer al personaje que crearon de la nada Bruce Timm y Paul Dini.

¿Quién está tan loca como para robarle al Joker? Va, que ya lo sabes.
Harley Quinn ha evitado Gotham City desde que rompió con el Joker. Formó un hogar y una especie de familia en Coney Island, pero cuando recibe una oferta que no puede rechazar, no le queda más remedio que regresar a la ciudad lo más discretamente posible con la esperanza de volver a marcharse antes de que alguien (sobre todo, su ex) se entere de que va a robar el legendario botín del Príncipe Payaso del Crimen. Sin embargo, en el diccionario de Harley, “lo más discretamente posible” significa “haciendo mucho ruido”. Y antes de que pueda decir “por todos los cazarrecompensas, Batman”, el Joker le echa encima a los supervillanos locales poniendo precio a su hermosa y teñida cabecita. Y las únicas personas que son lo bastante valientes (o lo bastante locas) para defenderla son Canario Negro, la Cazadora, Renee Montoya y Cassandra Cain: ¡las Aves de Presa!

Las Aves de Presa, personajes femeninos del universo de DC Comics, nacieron como simples complementos y acompañantes de personajes protagonistas masculinos, pero el tiempo les ha permitido ocupar el lugar que correspondía. Creadas como personajes secundarios de las aventuras de Batman, las chicas han ido creciendo y se han soltado de las cadenas, han definido su personalidad, y en un momento de cambio en el que las mujeres recuperan su espacio y exigen la merecida igualdad, se han ganado sus propias colecciones y a sus lectores (y lectoras).
La primera aparición de las Aves de Presa se remonta al año 1995, en las páginas del one-shot de «Black Canary/Oracle: Birds of Prey» de Jordan B. Gorfinkel y Chuck Dixon, en la que el grupo estaba formado solo por dos componentes, Canario Negro y Barbara Gordon. Sin embargo, cuando la escritora Gail Simone se hizo cargo de la serie en el año 2003, a partir del número 56 de «Birds of Prey» y hasta el 108, añadió a la Cazadora al equipo y completó lo que ahora se considera la alineación clásica de las Aves de Presa.
En este «Harley Quinn y las Aves de Presa: A la caza de Harley» Amanda Conner y Jimmy Palmiotti nos presentan una nueva alineación de Aves de Presa formada por Canario Negro, Cazadora, Renee Montoya y Cassandra Cain, de las cuales solamente las dos primeras forman parte del equipo canónico y las dos siguientes se añadieron con posterioridad, y han ido apareciendo de forma esporádica en los cómics del grupo tal y como también lo han hecho Lady Blackhawk, Catwoman, Katana o Hiedra Venenosa, entre otras.

Capítulo aparte merece Harley Quinn, que es la verdadera protagonista de la obra. Creada en el año 1992 por Paul Dini y Bruce Timm para la añorada serie de televisión de dibujos animados «Batman: The Animated Series«, la gamberra, incontrolable, divertida, irresponsable, anárquica, deslenguada, incorregible y salvajemente adorable Harley Quinn no tardó en dar el salto al universo de cómics de DC, con una primera aparición en el número 12 de «The Batman Adventures» de septiembre de 1993, su asociación con Hiedra Venenosa y Catwoman, amigas y compañeras de piso en «Gotham City Sirens«, la excelente etapa del matrimonio compuesto por Jimmy Palmiotti y Amanda Conner al frente de la serie regular, y sobretodo el premiado one-shot «Amor Loco» que nos descubría sus orígenes, convirtiéndose con los años en uno de los personajes preferidos por todos los lectores. Su sentido del humor, menos macabro que el de su ‘partenaire‘ masculino, el Joker, pero igual de imprevisible, sus gamberradas y su picardía, su divertidísimo arsenal de bufón, su potente activismo feminista sin peroratas aleccionadoras y, sobretodo, la imagen salvaje, irreverente y terriblemente sexy de Margot Robbie en las dos adaptaciones cinematográficas del «Escuadrón Suicida» y en la película de «Aves de Presa (y la fabulosa emancipación de Harley Quinn)» han elevado a Harley Quinn a la primera división de los villanos más emblemáticos del Universo DC contemporáneo.

En las páginas de «Harley Quinn y las Aves de Presa: A la caza de Harley» («Harley Quinn and the Birds of Prey: The Hunt for Harley«) el matrimonio de guionistas nos cuenta como, tras un fallido viaje romántico con Hiedra Venenosa y ver arder hasta los cimientos su inversión inmobiliaria en Coney Island a manos de unos gangsters de poca monta, Harley está en horas bajas. Emocional y económicamente. Pero ella es un torbellino de ideas, a cada cuál más alocada, que no puede estarse quieta y poco dura su depresión. Tiene un plan para conseguir el dinero que necesita: volverá a Gotham City y robará el botín de su ex-amorcito.
Por supuesto las cosas no son nunca tan fáciles como parecen y los planes de Harley Quinn siempre toman derroteros inesperados. Con más cadáveres de los previstos. Más aún cuándo en Gotham le espera un vengativo Joker, unos gangsters de armas tomar y unas viejas amigas empeñadas en echar una mano a la arlequín más loca de DC Comics. En resumen, muchísima diversión, payasadas, violencia sin censura y fuegos artificiales de colores, purpurina y confeti.

La miniserie de cuatro números «Harley Quinn y las Aves de Presa: A la caza de Harley» es el regreso del dúo creativo Amanda Conner y Jimmy Palmiotti a la chiflada criminal tras una aclamada etapa que ya echó el cierre hace años. En esta ocasión en el marco del sello adulto DC Black Label. Y es buena, muy buena, con un sentido del humor negro y duro, pero que no oculta el cariño de sus guionistas hacia un personaje que durante mucho tiempo tan sólo causaba pena y lástima en su vida de maltrato a manos del Joker. Sí, Harleen Frances Quinzel está loca, chiflada como un cencerro, pero Conner y Palmiotti se esforzaron por darle una vida, una comunidad de fieles amigos y amigas, y por permitir que cruzara su camino con otras heroínas, y villanas, como Hiedra Venenosa o Power Girl. Es el broche de oro a su legendaria etapa.

Merece la pena señalar que el tomo también incluye, metida con calzador tras la galería de portadas y sin más sentido que contar con Harley Quinn como protagonista y con los mismos autores, un relato breve extraído de «Harley Quinn Black + White + Red«. Divertida, pero innecesaria.

Harley Quinn y las Aves de Presa: A la caza de Harley
Guion: Amanda Conner y Jimmy Palmiotti
Dibujo: Amanda Conner y Chad Hardin
Color: Alex Sinclair
Traducción: Felip Tobar Pastor
Edición original: «Harley Quinn and the Birds of Prey: The Hunt for Harley» núms. 1 a 4 y «Harley Quinn Black + White + Red Chapter» núm. 12
Fecha de publicación: Julio de 2021
ISBN: 978-84-18742-65-1
Formato: 21,6×27,6cm. Cartoné. Color.
Páginas: 160
Precio: 20,95 euros