A pesar de que Brian Michael Bendis gobernó durante años el destino de la Casa de las Ideas prefiero mil veces cualquier trabajo de Jonathan Hickman y aunque Guerreros Secretos es una serie menor está muy por encima de todo lo que hizo Bendis en los Vengadores.

Guerreros SecretosGuerreros Secretos 2 Dios del miedo, Dios de la guerra
Edición original: Secret Warriors 7-10 y Dark Reign: The List – Secret Warriors USA
Fecha de edición: julio de 2021
Guión: Jonathan Hickman
Dibujo: Alessandro Vitti, Ed McGuiness
Formato: Cartoné, 144 páginas. Color.
16 €

Con «Dios del Miedo, Dios de la Guerra». La guerra exige grandes sacrificios. Sangre. Vida. Principios. La sangre y la vida son fáciles de ofrecer. Los principios son condenadamente difíciles. En el contexto del Reinado Oscuro de Norman Osborn, éste y el Barón Strucker se alían para aniquilar a los Guerreros Secretos de Nick Furia. Ares tiene un plan secundario: recuperar a su hijo.

Han pasado más de diez años desde que leí por primera vez Guerreros Secretos, y os confieso avergonzado no recordar haberla leído en absoluto, y trece desde su publicación en los Estados Unidos pero a pesar de todo hay que saber reconocerle a Hickman el trabajo realizado para ofrecer una obra que aún mantiene su frescura y que te tienta con revisionar aquellos años del Reinado Oscuro de Norman Osborn, algo que tuvo muchísimo más potencial del que efectivamente se vio.

Pero volvamos a la acción esta segunda, y penúltima, entrega de Guerreros Secretos nos pone al frente de la misma a Alexander, dios del Miedo, hijo de Ares, y a un Dios de la Guerra desesperado por solucionar un “serio” problema que tiene su hijo con el pabellón de los dioses (y aquí o se quedaron sin páginas o sin ideas porque la resolución de todo este conflicto apenas ocupa un par de páginas cuando, mínimo, debería haberse alargado un par de números. De todas formas Hickman nos ofrece varios momentos interesantes con enfrentamientos con los Thunerbolts (oscuros) así como los Vengadores Oscuros.

Además, y como extra, se recupera al olvidado agente Garrett de Frank Miller (aunque bastante más cuerdo) mientras Osborn va dando un paso tras otro hacia la locura y el fin de su reinado.

Guerreros Secretos es una de esas series que tanto se estilaron en Marvel desde la llegada de Brian Michael Bendis es decir, una narración adrenalínica, un acontecimiento tras otro golpeando a los protagonistas y un desarrollo mínimo de las personalidades de los mismos. Se pusieron sobre el tapete varios e interesantes conflictos que, por el motivo que sea (ejem, Bendis debería ser editor y no guionista), no se acabaron de desarrollar tanto como debería. Como ejemplo bien vale esta misma serie, aunque eso es mucho más visible en la extensa etapa de Bendis en los Vengadores que pronto podremos “disfrutar” gracias a la colección Marvel Must Have de Panini.

Gráficamente tenemos a un Alessandro Vitti que aunque no llega al nivel de Stefano Caselli nos ofrece unas páginas muy trabajadas, con buena expresividad de los personajes y con muchísima acción (hay páginas que harían sudar, un poco, a George Perez si intentase replicarlas). Además, y sorprendemente, me encuentro con número dibujado por un Ed McGuiness al que he acabado por coger mucha tirria pero que aquí ofrece un trabajo espectacular en el que se pueden ver sus referencias. Estas páginas están por encima de cualquier cosa que esté haciendo ahora mismo.

Buena edición de Panini que se completa con un número especial de Reinado Oscuro dedicado a los Guerreros Secretos por parte del “cariñoso” Norman Osborn (nada, lo normal, que tiene a más de medio equipo en su lista).

En definitiva, Guerreros Secretos es una serie adrenalínitica en la que ocurre de todo, tantas cosas que el desarrollo de los personajes no acaba de ser todo lo redondo que uno quisiera, pero que entretiene muchísimo.