Con El sello de Baphomet Roger S. Lewis y David Daza nos presentan Grisly Unit, una unidad de los Estados Unidos destinada a acabar con la amenaza sobrenatural que acaba de hacerse pública para todo el mundo. Los Nefilim han regresado a la Tierra y estamos ante nuestra última esperanza.

Grisly Unit #1 El sello de Baphomet  Grisly Unit #1 El sello de Baphomet  
Edición original: Grisly Unit USA
Fecha de edición: octubre de 2023
Guión: Roger S. Lewis
Dibujo y grises: David Daza
Color: David Cobos
Formato: Cartoné, 160 páginas. Color.
19,9€

Durante una histórica rueda de prensa, el presidente Obama ha reconocido que los monstruos son reales y ha activado la UNIDAD GRISLY, el grupo especial paranormal de la CIA, para liderar la lucha mortal contra los Nefilim y demás criaturas de la Biblia del Antiguo Testamento que atacan la Tierra. Roger S. Lewis y David Daza nos presentan una historia acerca del bien, el mal y el mundo que existe entre ambos. Un mundo de agencias gubernamentales, investigaciones paranormales y teorías de la conspiración.

Aleta Ediciones nos ha sorprendido al publicar el primer arco argumental de Grisly Unit, El sello de Baphomet, una serie que Roger S. Lewis, David Daza y David Cobos lanzaron a través de ComiXology y mediante el sello editorial (y de otras actividades) Blue Shirts Brown Productions. En este sello editorial también se habló de publicar otros títulos así como una antología breve de Grisly Unit que continúa la trama y varios títulos más.

Subirse a Grisly Unit no es nada sencillo, desde la primera página tenemos la impresión de saltar a un tren en marcha y es que vemos a la unidad ya formada, sabiendo que ahora sustituyen a una contrata de los Estados Unidos a través de una empresa, ASC, que hasta ahora regía en las sombras las operaciones contra seres sobrenaturales, unos seres que el Presidente Obama ha sacado a la luz en una rueda de prensa a un mes de finalizar su mandato y del relevo del Presidente Trump. Rápidamente conocemos a los miembros del equipo entre los que destacan Carolyn Bronnicke y Neyton Finn, que son los que más molan, además tiene poderes y el misterio que se oculta tras sus orígenes.

El conflicto entre los humanos y los seres sobrenaturales nace de la unión de los ángeles caídos con mujeres humanas (curiosamente se especifica así en el cómic, parece que los hombres no tenemos nada que hacer con las hembras nefilim) lo que dará lugar a una raza de demonios conocida como los Nefilim y que fue exiliada a una dimensión oscura durante el Diluvio Bíblico. Al frente de los nefilim se encuentra Ha-Satan, quien parece haber aceptado su lugar y que la Diosa es la que manda en la Creación, pero parte de sus tropas no están por la labor y llevan años realizando incursiones a la Tierra con el objetivo de conquistarla y que de nuevo el planeta esté en sus manos. Para confrontarlos Obama crea la Grisly Unit a cuyos miembros iremos conociendo a lo largo de este primer volumen, con capítulos separados por 28 días entre sí.

Así que, después de una introducción en caliente del grupo iremos conociéndolos mejor con las siguientes grapas, capítulos, en los que se retrocede o avanza en el tiempo para conocer los motivos por los que se creó la Grisly Unit o también para conocer a sus enemigos, gente como la multimillonaria Mirka Bearden o el jefe del clan ninja Dragon de Naga. Y es que sí, hay diferentes planes para los nefilim dependiendo de qué país, agencia o empresa se enfrente a ellos.

Creo que nunca he leído nada escrito por Roger S. Lewis, aunque David Daza también colabora en el argumento así que hay que tener eso en cuenta, pero a raíz de lo que veo aquí veo que el rollo demoníaco, mezclado con las fake news, la política y el mundillo empresarial da para algo muy interesante y entretenido. No me convence del todo el hecho de ir saltando 28 días entre cada capítulo, adelante y atrás, pero no puedo negar que he disfrutado mucho con la lectura de Grisly Unit.

En cuanto al dibujo aquí es cuando toca lamentarse de que David Daza y David Cobos no pudieran realizar el cómic a color…  porque en negro y grises David se maneja de miedo. Hace un par de años David comentaba en una entrevista que la ventaja de este tipo de productos estaba en poder dedicarle más tiempo que el que disponía cuando trabajaba en franquicias como Star Wars o Transformers y lo cierto es que se nota el tiempo que ha dedicado porque posiblemente Grisly Unit sea el mejor trabajo que le he visto realizar hasta la fecha, y con diferencia. Se agradecen los grises de David porque sustituyen muy efectivamente al color y están muy bien utilizados.

La edición de Aleta es más que correcta, un cartoné que recoge todo lo de este volumen, así como diversas portadas y material extra.

En definitiva, Grisly Unit ha sido toda una sorpresa porque uno esperaría encontrarse cómics como este en editoriales como Image Comics o Boom! Studios y no en una arriesgada jugada editorial como la que está llevando a cabo Blue Shirts Brown Productions en la que, está claro, han puesto todo su talento.