Panini Cómics continua seleccionando lo mejor de editoriales como Image Comics y nos lo presenta en ediciones de auténtico lujo como la que dedica a este imprescindible “God Country” de Donny Cates y Geoff Shaw.

God Country
Guión: Donny Cates
Dibujo: Geoff Shaw
Color: Jason Wordie
Fecha De Salida: 28/02/2019
Isbn: 978-84-9167-643-0
Encuadernación: Cartoné
Páginas: 184
Precio: 20,00 €

Contiene God Country 1-6 USA El alucinante cómic que descubrió a Donny Cates (Doctor Extraño, Veneno)! Emmett Quinlan es un anciano al borde de la demencia. No sólo es un problema para sus hijos, sino que ni siquiera la policía local puede hacerse cargo de su comportamiento violento. Pero, cuando un tornado eleva su casa hasta las alturas, la verdadera naturaleza de Quinlan sale a la luz.

Desde que Donny Cates comenzó a escribir Doctor Extraño me hizo olvidar mis temores a no encontrar un autor que supiese suplir a Jason Aaron, no sólo tomó lo mejor de la etapa de éste sino que además nos ofreció una etapa superlativa con la que me convertí en fiel devoto suyo, tanto es así que ahora lo sigo allá donde va (y hasta he tragado con Veneno por ello y tendré que darle una nueva oportunidad a Guardianes de la Galaxia) por lo que este volumen de cartoné y tamaño ligeramente superior al original con el que Panini Cómics ha decidido editar God Country no sólo era parada obligatoria, sino un deber.

God Country está ambientado en Texas, bueno, y en el Infierno y en cierta Ciudad Celestial, concretamente en la casa en la que Emmett Quinlan vivía junto a su difunta esposa y en la que ahora Emmett pasa los días que le restan aquejado de un severo Alzheimer que no sólo devora sus recuerdos, sino que le produce episodios violentos a los que su hijo Roy intenta hacer frente tras mudarse a la granja familiar junto a su mujer e hija para cuidar de Emmett. Un día un tornado parece arrasar la granja y un monstruo de pesadilla está a punto de capturar a Deena, hija de Roy, cuando un rejuvenecido Emmett aparece con una espada de 4 metros, Valofax, con la que derrota a ese monstruo.

Emmett ha recuperado la memoria gracias a Valofax, la diosa de todas las espadas, pero pronto será visitado por un dios que viene a recuperar el arma, aunque ésta elige quedarse junto a Emmett por mucho que su creador haya enviado a este dios en busca de su espada. Los dioses no pueden aceptar la decisión de Valofax por lo que pronto Emmett, y su familia, serán visitados por el dios del Infierno y se verán obligados a superar nuevas pruebas hasta un épico desenlace final.

Antes de nada dejadme deciros que es impresionante la apabullante cantidad de información que Cates logra introducir en cada una de las 6 grapas que conforman God Country, no sólo por aquello de contarnos la historia épica de dioses y armas ancestrales, sino por cómo trata el Alzheimer de Emmett (y su reversión siempre y cuando toque a Valofax) o la relación entre éste su hijo, su nieta y su nuera. Una historia que podría haberse quedado en una historia más de acción adquiere tintes completamente distintos al mezclarse con asuntos tan humanos y mundanos como las relaciones parterno-filiales o la tragedia del Alzheimer. God Country se eleva sobre ellas y nos las utiliza como justificación de la decisión de Emmett de no entregar a Valofax para no perder así sus propios recuerdos de nuevo.

En cuanto al trabajo de Geoff Shaw la verdad es que resulta espectacular ver cómo nos recrea la ordinaria vida en Texas y cómo es capaz de integrarla con seres y armas divinas que aparecen para regalarnos páginas espectacularmente épicas. Shaw apenas cuenta con unos pocos trabajos publicados, en España lo hemos podido ver en unas pocas páginas de Fearless (Batman) y Pacific Rim, pero continua trabajando con Donny Cates en trabajos como Paybacks o Buzzkill, que esperamos que alguien se anime a publicar en castellano.

En cuanto a la edición de Panini, es de las buenas, auténtico lujo con el que convencer al lector para que pague esos bien merecidos 20 euros por un volumen que recoge todo God Country.

En definitiva, God Country es una historia diferente y, sin duda, un “must read” para todos vosotros.