****

 

El guionista y director italiano nos regala uno de sus mejores títulos, una visita al pasado, al recuerdo de un Nápoles de mediados de los años 80’s del Siglo XX, con Maradona llegando a la ciudad en medio de una gran efervescencia social; pero la película no trata de fútbol, ni del astro argentino, son meros telones de fondo de una historia muy personal, muy familiar, de tono costumbrista, con un tono agridulce que deja poso, que te cala el ánimo y te conmueve. Recuerda mucho a Fellini, sobretodo en “Amarcord”, no sólo en la mezcla de drama y de una comicidad a veces grotesca, no sólo en el uso de personajes pintorescos, también en la forma en que retrata situaciones atípicas o en la admiración por la voluptuosidad femenina, aquí representada por una imponente Luisa Ranieri. Al final es un regalo cinéfilo, cine que ya no se hace, casi de otro tiempo, con una atmósfera y una sensibilidad que no deja indiferente, aunque hay que advertir que gustará más a quien conozca las referencias. Fue nominada en los óscars a mejor película internacional.

 

Where to watch Fue la mano de Dios