El pasado viernes, día 24 de Febrero, llegaron cuatro películas a la cartelera de nuestro país. Para todos los gustos, incluyendo un biopic de la actriz más bella de la historia del cine, un demonio vengador sobre una motocicleta ardiente o un cuento de niños narrado por un oscarizado director de cine conocido por sus películas de gangsters: Polisse, La invención de Hugo, Ghost Rider: Espíritu de venganza y Mi semana con Marilyn.

Quien espere encontrar gángsters, cine negro, criminales trajeados, policias corruptos, delincuentes de gatillo fácil, boxeadores extorsionados o femmes fatales que pueden arruinar la vida de un detective privado con una simple caída de ojos en “La invención de Hugo” del director Martin Scorsese se van a llevar un chasco. O una sorpresa agradable, según se mire.
Protagonizada por Asa Butterfield, Chloe Moretz, Sacha Baron Cohen, Ben Kingsley, Jude Law y Emily Mortimer, “La invención de Hugo” es una película de aventuras basada en el libro infantil de Brian Selznick “La invención de Hugo Cabret” ganadora del premio Caldecott, que tiene como protagonista a un niño huérfano, relojero y ladrón, Hugo Cabret, que vive entre los muros de una ajetreada estación de tren de París, obsesionado por arreglar un hombre robot que su padre dejó oculto antes de morir. Si quiere sobrevivir, nadie debe saber de su existencia. Sin embargo, un día tiene un descuido y una excéntrica chica, amante de los libros, le encuentra. Ambientada en los años 30, en su aventura para resolver un misterio relativo a su pasado, Hugo se cruzará con una serie de variopintos personajes. Y ya nada será como antes.
Esta historia, de corte infantil, sirve para que el director Martin Scorsese sorprenda a propios y extraños, trabajando por primera vez en formato 3D, dejando de lado sus thrillers de cine negro que le han hecho popular (“Infiltrados”, “El color del dinero”, “Uno de los nuestros”, “Shutter Island”, “El Cabo del Miedo”, “Casino”,…), y dirigiendo su atención a la fantasía y a la fábula más dulzona. Sin la menor duda, distinta a cualquier otra película que haya hecho nunca Martin Scorsese pero, para empezar y por si alguien tenía la menor duda, su ‘tour de force’ particular se ha visto premiado con un Globo de Oro a la Mejor Dirección de las tres candidaturas a las que estaba nominado (incluyendo la de Mejor Película), nueve nominaciones a los Premios BAFTA y once a los Critics Choice Awards, entre otras candidaturas y premios que ya ha recogido.
Con el guión de John Logan (“Gladiator”, “El aviador”), “La invención de Hugo” está protagonizada por Asa Butterfield, Chloe Moretz, Sacha Baron Cohen, Ray Winstone, Christopher Lee, Ben Kingsley, Jude Law y Emily Mortimer, y ha sido producida por Graham King, Tim Headington, el mismo Martin Scorsese y Johnny Depp.
Y ya podemos disfrutar de esta pequeña joya de orfebrería cinematográfica titulada “La invención de Hugo”, alejada de las grandilocuencias y de los efectos especiales pasmosos que acompañan las avasalladoras películas para todos los públicos de los últimos treinta años, desde “Harry Potter” hasta “Los Juegos del Hambre”, pasando por las fallidas “La Brújula Dorada” o “Percy Jackson”. (www.hugomovie.com)

Es curioso comprobar que uno de los actores más activos de Hollywood, Nicholas Cage, quizás es uno de los menos apreciados por la crítica, por la taquilla y, en general, un actor que elige películas de gama media-baja. “Ghost Rider 2: Espíritu de Venganza”, la secuela de la primera película del Motorista Fantasma, se ajusta a este perfil.
Pero, si somos honestos, además del hiperactivo de calva incipiente Nicholas Cage, otros actores como Jason Statham o Sylvester Stallone también se ajustarían a esta descripción: habituales del cine de consumo rápido, de los thrillers con más adrenalina y acción, donde asumen el papel protagonista de un héroe muy masculino, todo testosterona. En el caso de Nicholas Cage la lista de películas que se cumplen este decálogo incluyen desde “Furia Ciega” hasta las dos entregas de “La Búsqueda”, pasando por la reciente “Bajo amenaza”, “Teniente Corrupto”, “El Aprendiz de Brujo” o esta “Ghost Rider 2: Espíritu de Venganza”. Ninguna de ellas ha sido un blockbuster, y el sobrino de Francis Ford Coppola ya hace demasiado tiempo que no puede presumir de grandes éxitos de taquilla… aunque siempre puede presumir con orgullo de un Óscar en su curriculum (por “Leaving Las Vegas”).
En la secuela de “Ghost Rider”, dirigida por Mark Neveldine y Brian Taylor (“Crank”, “Gamer”) a partir de un guión de Scott M. Gimple y Seth Hoffman, y de nuevo con Nicholas Cage en el papel protagonista, Johnny Blaze se ha convertido en un alma atormentada, acosado por su propia maldición, que se ha vuelto más poderosa y amenaza con dejarle fuera de control. Exiliado y escondido en un lugar remoto del este de Europa para mantener a salvo a la mujer que ama, Blaze es localizado por un monje de la Orden de Miguel Ángel llamado Moreau y que busca un protector para una madre y su hijo, los cuales están siendo acechados por Blackout.
En el reparto de “Ghost Rider 2: Espíritu de Venganza” (“Ghost Rider: Spirit of Vengeance”), junto al sobrino de Francis Ford Coppola, podemos encontrar a Idris Elba, Ciarán Hinds, un Christopher Lambert que vivió tiempos mucho mejores en un pasado ya demasiado lejano, James Remar, Violante Placido, Johnny Whitworth y Fergus Riordan, entre otros. (www.ghostriderespiritudevenganza.com)

En 1956 Sir Laurence Olivier va a rodar una película en Londres. Colin Clark, un joven estudiante de cinematografía recién licenciado en Oxford que pisaba por primera vez un set de rodaje, se las arregla para trabajar como ayudante de producción. La llegada a Londres de la rubia explosiva Marilyn Monroe recién casada con el dramaturgo Arthur Miller para el rodaje revoluciona la ciudad, al mismo tiempo que Olivier intenta atender sus múltiples exigencias y manejar sus inseguridades a la hora de interpretar. Colin se siente atraído por la actriz, que también se interesa por él y le abre su mundo interior donde lucha con su fama, su belleza y su deseo de convertirse en una gran actriz.
Mi semana con Marilyn” (“My week with Marilyn”) es una película sobre Norma Jean más que sobre Marilyn Monroe, sobre la persona que conoció Colin Clark más que sobre la actriz rubia que conocía el mundo entero. Un biopic que se centra en siete días de la vida de la actriz que fallleció en 1962, a los 36 años, y del joven estudiante que comparte las noches con ella, pero que le sirven al director Simon Curtis para mostrar el rostro real del mito mientras estaba rodando “El príncipe y la corista” (Laurence Olivier, 1957) en Inglaterra. Reencarnada en Michelle Williams, una actriz que se dió a conocer con la serie de televisión “Dawson crece” interpretando a Jennifer Lindley, por ser la viuda del actor Heath Ledger y por algunos papeles interesantes (“Brokeback Mountain”, “I’m Not There”, “Shutter Island”, “Blue Valentine”,…) que, sin embargo, no le dieron el reconocimiento que hubiera merecido.
La historia de la película está basada en dos libros de Clark: “El príncipe, la corista y yo” que recogía su experiencia del rodaje y la secuela “Mi semana con Marilyn”, sobre el breve romance que vivió con la rubia.
Junto a Williams, centro de todo lo que sucede en la película, un interesante reparto en el que se cuentan el británico Kenneth Branagh (“Valkiria”, “Mucho ruido y pocas nueces”, “Frankenstein”,…) como Sir Laurence Olivier, Eddie Redmayne (la miniserie de televisión “Los pilares de la Tierra, “Los miserables”) como Colin Clark, la oscarizada actriz británica Judi Dench (“J. Edgar”, la saga de “James Bond” incluyendo la próxima “Skyfall”, “Shakespeare enamorado”,…) como la actriz Sybil Thorndike, Emma Watson (intentando dejar atrás su papel de Hermione de la saga “Harry Potter”) como Lucy, Dominic Cooper (“Tamara Drewe”, “Capitán América: El primer vengador”) como el fotógrafo Milton Greene, Toby Jones (“Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio”, “El topo”) como Arthur Jacobs, el veterano Derek Jacobi (“Templario”, “Anonymous”) como Sir Owen Morshead, Dougray Scott (“Misión: Imposible 2”, “Encontrarás dragones”) como Arthur Miller y Julia Ormond (“Sabrina”, “El curioso caso de Benjamin Button”) como Vivien Leigh.
A destacar las nominaciones a los premios Óscar que ha recibido la película, que avalan el trabajo de interpretación (a la mejor actriz protagonista para Michelle Williams y al mejor actor secundario para Kenneth Branagh) y los Globos de Oro, que reconocieron el trabajo de Williams mientras que Brannagh y la película de Curtis resultaron nominados. (www.misemanaconmarilyn-lapelicula.es)

Y también la película francesa “Polisse” de Maiwenn Le Besco, interpretada por Maiwenn Le Besco, Ricardo Scamarcio, Karin Viard, Marina Foïs, Nicolas Duvauchelle y Sandrine Kiberlain, donde un joven rebelde en problemas con la División de Menores de París, se enamora de una fotógrafa casada designada por el Ministerio del Interior para hacer un documental sobre él.

Valoración en IMDB (Internet Movie Data Base en www.imdb.com):
Polisse (“Polisse”): 7,6
La invención de Hugo (“Hugo”): 8,0
Ghost Rider: Espíritu de venganza (“Ghost Rider: Spirit of Vengeance”): 5,2
Mi semana con Marilyn (“My week with Marilyn”): 7,3

Valoración en Rotten Tomatoes (en www.rottentomatoes.com):
Polisse (“Polisse”): 83% (audience)
La invención de Hugo (“Hugo”): 93% (tomatometer), 83% (audience)
Ghost Rider: Espíritu de venganza (“Ghost Rider: Spirit of Vengeance”): 14% (tomatometer), 41% (audience)
Mi semana con Marilyn (“My week with Marilyn”): 84% (tomatometer), 81% (audience)

Valoración en Fotogramas (en www.fotogramas.es)
Polisse (“Polisse”): 3/5
La invención de Hugo (“Hugo”): 5/5
Ghost Rider: Espíritu de venganza (“Ghost Rider: Spirit of Vengeance”): 3/5
Mi semana con Marilyn (“My week with Marilyn”): 3/5