De vez en cuando Noren me permite el capricho de hablar de alguna de mis filias tecnológicas, y tras muchos ruegos y súplicas he aprovechado que está fuera del país para hablar de la Xiaomi Mi Band 2, una pulsera que monitoriza tu actividad física y ofrece notificaciones “push” desde tu smartphone.

Estoy enamorado de mi Xiaomi Mi Band 2

La Xiaomi Mi Band 2 es una pulsera inteligente que se vincula a tu móvil vía bluetooth y que está siempre atenta para controlar la distancia recorrida (en pasos, aunque la app de Xiaomi la convierte en metros), tus horas de sueño profundo y además cuenta con un sensor para medir tu pulso. A eso hay que sumarle que podemos configurarla para que nos notifique los avisos que saltan en el móvil. Las mejoras respecto a las anteriores generaciones de pulseras Mi band son evidentes, especialmente por esa pantalla OLED que nos permite utilizarla también como reloj (aunque Xiaomi debería apostar por aprovechar más y mejor la pantalla).

Antes de entrar a hablar de las características de la Xiaomi Mi Band 2 os diré que actualmente tenemos varios relojes-pulsera inteligentes… pero o bien su precio casi se dispara por encima de los 100 euros, en el caso de Fitbit más económica, o de los más de 300 euros del Apple Watch. La Xiaomi Mi Band 2 me costó, en verano, 37 euros (un regalo para mi padre), poco después la adquirí por 28 euros (para mi madre) y la tercera costó 22 euros (para mi). Vale, no tiene todo lo que tienen las anteriormente mencionadas… pero es que o cuesta una quinta parte o cuesta una vigésima parte.

Como os he comentado mis padres recibieron, con unos meses de diferencia, una Mi Band 2 de regalo… no contentos con eso, y en cuanto supieron de la existencia de nuevas correas, adquirieron un par para cada uno y, ya de paso, un protector para la pantalla de la Mi Band 2. No veáis cómo cambia la pulserita al cambiar la correa.

Estoy enamorado de mi Xiaomi Mi Band 2El caso es que tanto mis padres como yo estamos enamorados de la Mi Band 2 (tanto que ya he adquirido dos más para amigos de la familia) a lo que ayudan la cantidad de gadgets de que ésta dispone, sus funcionalidades y la batería, que tiene una duración espectacular (yo suelo llegar a tenerla sin recargar durante casi un mes enterito).

Básicamente la Xiaomi Mi Band 2 funciona a través de una App de Android (o iOS) que se conecta vía bluetooth y comparte los datos de ubicación de Google Fit (por ejemplo) o del propio móvil. Otras apps de cuantificación del, esfuerzo (tipo Runstatic) se están viendo obligadas a incorporar compatibilidad con la Mi Band 2. Los datos podemos visualizarlos en la aplicación oficial de la pulsera (descargable en Google Play e iTunes) aunque gracias a El Androide Libre descubrí otra app mucho más interesante que os recomiendo instalar en lugar de la oficial, en el enlace podéis encontrar más información.

Hay un par de aspectos que encontré fundamentales a la hora de adquirir la Mi Band 2: por un lado el hecho de que cuente con medición del ritmo cardíaco (lo hace a raticos, cuando le viene bien, eso ayuda con la batería) y por otra parte la resistencia al agua perfil IP67, lo que quiere decir que puedes nadar con ella (si no te sumerges más allá del metro, metro y medio). Como me encanta nadar os diré que la he utilizado sin problema alguno en multitud de ocasiones, e incluso la he consultado bajo el agua y al salir de ella. Va perfecta.

Eso sí, lo que no me gusta es que la aplicación oficial no se da cuenta de cuándo vas en bici y cuándo nadas. Por suerte la aplicación Mi Band Notify and Fitness soluciona este y muchos otros errores con acierto, aunque sea más complicada de gestionar..

Entonces, ¿qué me ofrece la Xiaomi Mi Band 2?

Pues funciones como reloj, fecha, medición de pasos y metros, medición del ritmo cardiaco, nivel de batería, notificaciones de apps definidas por el usuario (whatsapp, correo, etc) y todo por… 20 euros en Gearbest. Un pedazo de chollo, y os lo dice alguien que la ha adquirido en 5 ocasiones por precios entre 23/40 euros.

Es un regalo ideal para estas fechas y, además, personalizable.