ECC Ediciones acaba de publicar “Escuadrón Suicida: El origen de Harley Quinn“, un tomo que recopila los primeros ocho números de esta serie y que si son una muestra de lo que nos espera en el futuro, han servido para que piense que me quiero subir al carro. Una serie canalla, donde no puedes confiar en ninguno de los protagonistas, pero sobre todo no debes confiar en Adam Glass, el guionista.

 

"Escuadrón Suicida: El origen de Harley Quinn" (Adam Glass y  Federico Dallocchio, ECC Ediciones)Escuadrón Suicida: El origen de Harley Quinn
Edición original: Suicide Squad 1-8 USA
Guión: Adam Glass
Dibujo: Federico Dallocchio, Clayton Henry, Ig Guara, Andrei Bressan
Tinta: Scott Hanna, Andrei Bressan, Clayton Henry
Color: Val Staples, Hi-Fi
Libro rústica
184 págs. a color
16,95€

Para los supervillanos que están allí encerrados, la prisión de Belle Rêve es un agujero del que jamás podrán escapar. Es por esto por lo que no dudan en aceptar ciertos trabajitos para el gobierno de Estados Unidos a cambio de una reducción de condena. Así, Deadshot, El Diablo, Rey Tiburón, Harley Quinn y muchos más conforman la Fuerza Especial X, más conocida como el Escuadrón Suicida, un nombre que lo dice sobre el tipo de misiones que deben realizar… ¡empezando por arrasar un estadio repleto de zombis!

Harley Quinn y esta flamante encarnación del Escuadrón Suicida aterrizan con fuerza en el Nuevo Universo DC de la mano del guionista Adam Glass (Deadpool Pulp) y de dibujantes tan solventes como Federico Dallocchio (Green Arrow), Clayton Henry (Adventure Comics) o Cliff Richards (Huntress: Year One).

Soy uno de esos lectores que recuerda con muchísima añoranza los tebeos de el Escuadrón Sucida de John Ostrander, así que tenía muchas ganas de ver lo que Adam Glass nos podía ofrecer, y a pesar de haber leído alguna que otra reseña negativa por ahí tengo que decir que yo he disfrutado con la lectura de un tomo que se me ha hecho corto y en el que iba de sorpresa en sorpresa.

Antes de nada habría que decir que Adam Glass ha cogido elementos del Escuadrón Suicida de los años 80 y los ha retocado a su gusto, así tenemos a un Deadshot claramente protagonista de la serie (y un personaje que luce más así), a una Amanda Waller manipuladora y cruel, pero que intenta mantener el caos bajo control (aunque fracase en algunas ocasiones) y una Harley Quinn que vendría a ocupar el puesto de la Encantadora de Ostrander (un personaje femenino inestable que  aportaba caos a las aventuras del Escuadrón de los 80 y cuyo rol aquí queda en manos de Harley). El resto de personajes son bastante reemplazables y no deberías preocuparnos por ellos en exceso, o cogerles cariño, porque la mayoría duran muy poquito, tan poco que casi no da tiempo a cogerles cariño. Eso sí, es destacable la presencia del rey Tiburón porque… bueno, porque es puro gore.

Eso sí, por lo que hemos leído la serie de Glass está recibiendo un doble tratamiento: o te gusta o la odias. Y es que esta estragegia del Nuevo UDC ha provocado que cambios como el que sufre Harley Quinn puedan disgustar a los fans del personaje al entender que ha perdido profundidad y personalidad convirtiéndose en una simple psicópata llorona buenorra o que Amanda Waller ha visto como cambiaba su personalidad (no estoy de acuerdo, sigue siendo muy chunga, y ninguno de los protagonistas puede confiar un ápice en ella) y, especialmente notable, su físico. Amanda antes era apodada “el Muro” porque era infranqueable física y mentalmente y ahora debería ser “el palillo con pechos un poco torpona” porque no se acaba de desarrollar para adecuarla a la grandeza con la que todos recordamos a un personaje tan cabrito duro, pero tampoco se la puede calificar de angelito, es una manipuladora que promete mucho, muchísimo.

Puede que la escena en la que el Jóker seduce a Harley Quinn y la lleva al lado oscuro, bueno, al lado demente, tampoco acabe de gustar a determinados fans. Bueno, Escuadrón Suicida es una serie entretenida, de lectura ágil y puro divertimento y gore, que nadie espere aquí un profundo psicoanálisis de las mentes de  los psicópatas que aparecen por aquí, eso no va a suceder, aquí vamos a ver como salen de Guatemala para ir a Guatepeor sin apenas respiro y con el problema de que igual es el enemigo el que te mata o igual un compañero. Así que, sí, me convencen las escenas de la “conversión” de Harley, ¿por qué no? Es una sedución de su “pastelito”.

Personalmente he disfrutado muchísimo con Escuadrón Suicida. El origen de Harley Quinn, no esperaba una obra de arte, ni una profundización sesuda en los personajes, quizás por eso me ha gustado ver a este nuevo Deadshot, a una Harley Quinn que, si ha acabado aquí es porque nadie tenía planes para ella, a una Amanda Waller que promete mucho a poco que la desarrollen bien, etc, y si de paso vemos como algunos personajes secundarios van ganando espacio… pues mejor que mejor.

Por cierto, me ha gustado mucho  Federico Dallocchio, no es mal narrador, se le dan bien las escenas de acción y, como glass, promete. Si se esfuerza, comienza a dibujar fondos y pule algunas cosillas puede ser un dibujante a seguir.

Sobre la edición de ECC no tengo pegas, me ha encantado, está repleta de extras, buen papel, una relación páginas/precio correcta y una muy buena sensación al coger el tebeo en las manos. De hecho invita a llevártelo a casa de la buena sensación que da.

En definitiva, no sé a vosotros, pero a mi me encantaría saber qué les depara el futuro a los miembros del Escuadrón Suicida… ah,sí, y también quién es el traidor 😉