GP Ediciones publica ‘Los esclavos de Franco’, el nuevo trabajo del premiado dibujante y guionista Chesús Calvo. Autor de ‘El manuscrito Saknussemm‘ y de ‘Los cuatro trabajos y medio de Marco di Lampedusa‘. En esta ocasión da un giro radical a su obra alejándose de los temas habituales y se sumerge en las postrimerías de la Guerra Civil Española.

Esclavos de Franco
Guión: Chesus Calvo
Dibujo: Chesus Calvo
Código EAN: 9788494848483
Editorial: GP Ediciones
Formato: Rústica. 88 págs. Color.
Precio: 17,00 €

La Guerra Civil española vive sus últimos días. Un soldado republicano es herido en su huida al intentar cruzar la frontera por los Pirineos.

Mientras la Guerra Civil española vive sus últimos días, un soldado republicano es herido en su huida al intentar cruzar la frontera por los Pirineos. Cuando despierta se da cuenta de que está en un campamento de prisioneros, donde se le ofrece trabajar duro “reconstruyendo España” para poder reducir su condena. Fue lo que se llamóEl Patronato Central de redención de penas y se utilizó en beneficio del Estado y de las empresas amigas del Régimen que utilizaron mano de obra esclava, empresas que reconocemos hoy en día.

De este modo, mientras Julián recuerda lo vivido en los últimos años en su pueblo junto a sus padres y Paquita, su novia, asistimos a lo que fue el día a día para estos hombres, donde el principal objetivo era sobrevivir.

Chesús Calvo se atreve, a través de la ilustración, de tratar uno de los temas más oscuros y enterrados de la dictadura franquistas; los campos de concentración y la mano de obra esclava. Y lo hace a través de un sencillo cómic.

El recurso de la amnesia de Julián, a causa de un disparo desconocido, le sirve al autor para narrar el funcionamiento de los campos de concentración y de la retorcida ley que servía para redimir las penas convirtiendo a los presos republicanos en auténtica mano de obra esclava.

Julián despierta en un campo de concentración anónimo que podría ser cualquiera de los más de 300 campos de concentración que hubo bajo la dictadura de Franco, aunque Calvo reconoce que la principal inspiración fue el campo de concentración de Miranda de Ebro, y sufre incrédulo su nueva situación; descubre la cruda realidad en la que se ha despertado, una realidad que incluye los asesinatos, las enfermedades como la tuberculosis que inevitablemente también te conducen a la muerte, el hacinamiento, el hambre, las torturas y por supuesto el trabajo esclavo de sol a sol hasta reventar y hasta más allá de la II Guerra Mundial, esta esclavitud se perpetuó durante años mientras los esclavos construían el Valle de los Caídos o participan en reconstrucción de estructuras o en todo aquello que sus «dueños» necesitasen o considerasen de interés para esa Gran España.

La trama del cómic es circular y sorprendentemente acaba como empieza con la consiguiente sorpresa para el lector.

Chesus sabe jugar muy bien con las ilustraciones, utilizando tonos más grises para los momentos actuales de la vida de Julián y tonos más vivos para sus recuerdos.

A través de las viñetas descubrimos una macabra realidad muy cercana a nosotros y que a diferencia de los campos de concentración nazis se ha mantenido semioculta para el público en general. El desconocimiento en nuestro país sobre este tema y las dimensiones que tuvo es generalizado y el trabajo de Chesus Calvo trae un poco de luz, dignidad y memoria y se suma a tantas y tantas voces que vienen denunciando desde hace años, ante el silencio de los medios principales, la barbarie que supuso la victoria franquista en la Guerra Civil y cuyas consecuencias aún sufrimos.