Podría parecer contradictorio que un personaje pensado para representar a la oscuridad como Batman, un vigilante de métodos violentos y destructivos que se mueve a través de las sombras de la noche para combatir el crimen que azota la ciudad de Gotham City, pueda ser el protagonista adecuado para un libro infantil para leer antes de ir a la cama… pero la verdad es que la cosa funciona.

Llega la noche a la gran ciudad, y un pequeño superhéroe se prepara para una gran aventura… ¡es la hora de dormir!

Tener hijos es toda una aventura, como saben la mayoría de los padres, que empieza siendo una experiencia ilusionante pero aterradora. Una labor realmente difícil. A medida que pasan los años, los bebés crecen, toman consciencia del mundo que les rodea, se mueven, lo tocan todo (y lo rompen casi todo), empiezan a absorber conocimientos de forma imparable, y la dificultad de ejercer de padre adquiere límites insospechados. Y siguen creciendo, y aprenden a caminar, a hablar, a asumir riesgos, probar, aprender, y descubrir sus límites. Y se hacen mayores. Por fortuna hay cosas que, aunque pasen los años, les gustan a casi todos los niños. Por ejemplo, sienten fascinación por los superhéroes, hombres y mujeres que son capaces de detener un tren con las manos desnudas, surcar los cielos como un avión, y que se enfrentan a las fuerzas del mal sin ningún miedo. Ahí delante, con la boca abierta, siempre tendrás a un niño.

Batman es valiente y audaz, frío y calculador, noble y generoso, hábil y astuto. Cuando es necesario, es violento y expeditivo. Un análisis de su psique nos desvelaría que es un ególatra, está desequilibrado, tiene problemas de control emocional, está traumatizado desde su infancia, sufre de duelo patológico al no haber sido capaz de superar la muerte de sus padres y tiene un evidente trastorno esquizoide de la personalidad. ¿Es el personaje más adecuado para acompañar a la cama y desear felices sueños a los más pequeños de la casa?
Batman es el protector de Gotham City, el Murciélago Enmascarado, el mejor Detective del Mundo, miembro de la Liga de la Justicia, un vigilante nocturno que protege a los débiles e indefensos frente al crimen y en «Es hora de dormir, Batman» («Bedtime for Batman«) de Michael Dahl y Ethen Beavers es el protagonista de un relato ideal para decir buenas noches a los niños y niñas que buscan una lectura sencilla que les acompañe de forma natural al mundo de los sueños.
Poco más de treinta páginas para contarnos como un niño, muy fan de Batman, se prepara para acostarse mientras que para el Caballero Oscuro, el héroe al que idolatra, la llegada de la noche significa el principio de su labor. Es una historia simpática, ideal para los más pequeños de la casa, que los adultos también disfrutarán con una sonrisa en los labios.

«Es hora de dormir, Batman» es un cuento infantil de Michael Dahl («¡Buenos días, Superman!») y el ilustrador Ethen Beavers («DC Super Friends»), un libro sencillo, con un dibujo de formas simples, pensado para niños de cinco años. El texto y la imagen combinan sus esfuerzos para mostrar la historia desde las dos perspectivas, la visual y la verbal, con el objetivo de facilitar al niño la comprensión del cuento y mantener su interés en la historia narrada. Los superhéroes no pasan nunca de moda y son muchos los adultos que siguen buscando la forma de enganchar a sus hijos a este mundo de entretenimiento y diversión, y este libro es una buena forma de presentar por primera vez al Caballero Oscuro a nuestros hijos. Antes de dormirse, cuando los párpados insisten rebeldes en permanecer abiertos, cuando los bostezos se escapan sin remedio, y los brazos de Morfeo los arrastran al mundo de los sueños.

Es hora de dormir, Batman.
Guión: Michael Dahl
Dibujo: Ethen Beavers
Edición original: «Bedtime for Batman»
Fecha de publicación: Abril de 2018
ISBN: 978-84-17401-13-9
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 32
Precio: 8,50 euros