Nueve carteles de películas de próximo estreno, o de reciente estreno, donde conviven humildes sleepers y ambiciosos blockbusters que se preparan para el invierno y el nuevo año, donde comparten espacio los ganadores del favor de la crítica y el público y los grandes derrotados de la taquilla, los premios y los festivales: Hotel Transilvania, En campaña todo vale y Vacaciones en el infierno.

Bienvenidos a Hotel Transilvania, el fastuoso establecimiento del vampírico Conde Drácula, donde los monstruos y sus familias pueden darse la gran vida, libres de los entrometidos ojos de los humanos. Pero hay un pequeño detalle sobre Drácula que hay que saber: no solo es el Príncipe de las Tinieblas, sino que también es papá. Padre sobreprotector de su hija adolescente, Mavis, para la que elabora complicadas historias de peligros que acechan con el objetivo de disuadir el espíritu aventurero de su niña. Como refugio para Mavis, abre el Hotel Transilvania, donde su hija y algunos de los monstruos más famosos del mundo (Frankenstein y su novia, la Momia, el Hombre Invisible, una familia de hombres lobo y muchos más) pueden relajarse en paz y tranquilidad. Para Drácula, atender a todos esos monstruos legendarios no es problema, pero su mundo se desmorona cuando un jovencito normal y corriente tropieza por casualidad con el hotel y se queda prendado de Mavis. 
Con las voces del sobrevalorado cómico Adam Sandler, la estrella adolescente Selena Gomez en pleno camino de abandonar su imagen infantil, Kevin James, Steve Buscemi, David Spade, Andy Samberg (que ha coincidido recientmente con Sandler en esa mediocre “Desmadre de padre” que ha pasado con más pena que gloria por nuestra cartelera), Molly Shannon, David Koechner o Cee-Lo, entre otros, y una historia imaginada por Dan Hageman, Kevin Hageman y David Stern, “Hotel Transilvania” es una película que ha tardado más de seis años en llegar a las pantallas de cine. Por el camino han quedado Anthony Stacchi, David Feiss, Jill Culton y Chris Jenkins como candidatos al asiento de director que ha recaído en las manos del genial Genndy Tartakovsky (“El laboratorio de Dexter”, “Star Wars: Clone Wars”, “Samurai Jack”,…), o la estrella de Disney Miley Cyrus, que dejó su lugar a Selena Gómez para centrar sus esfuerzos en su carrera musical.
Con una premisa argumental original, con un hotel donde las criaturas sobrenatuales pueden descansar en paz alejados de los seres humanos, la competencia en el género de la animación cada día es mayor y el público ha aumentado su exigencia. Ya no vale cualquier cosa.
Hotel Transilvania” se estrenó en los EE.UU. el 21 de Septiembre y llegará a los cines de nuestro país un poco más tarde, el 26 de Octubre. (www.hotelt-movie.net)

En plena campaña por la presidencia de los EE.UU., con Mitt Romney y Barack Obama pugnando por sentarse en el sillón de la Sala Oval de la Casa Blanca, llega a las pantallas de nuestro país la comedia “En campaña todo vale” (“The campaign” en versión original en inglés) del director Jay Roach, un especialista en películas de humor como “La cena de los idiotas”, “Los padres de él”, o “Austin Powers 3 en Miembro de Oro”, y con un reparto encabezado por Will Ferrell, Zach Galifianakis, Jason Sudeikis, Dylan McDermott, Sarah Baker, Brian Cox, John Lithgow, Katherine LaNasa y Dan Aykroyd, entre otros. En “En campaña todo vale” nos cuentan como el congresista Cam Brady, que lleva mucho tiempo en su puesto, comete un grave error en público antes de unas elecciones, y dos ejecutivos muy ricos planean presentar un candidato rival y conseguir influencia sobre su distrito de Carolina del Norte. Su candidato: el ingenuo Marty Huggins, director de la Oficina de Turismo Local. Al principio, Marty parece ser la elección menos afortunada, pero con la ayuda de sus nuevos benefactores, mediante una agresiva campaña y gracias a las conexiones políticas de su familia, pronto se convierte en un rival que proporciona muchas preocupaciones al carismático Cam. A medida que se acerca el día de las elecciones, ambos están inmersos en una acalorada lucha.
Esta comedia cuenta con dos estrellas mediáticas de la comedia norteamericana como Will Ferrell y Zach Galifianakis, figuras que garantizan recaudaciones millonarias allí (casi treinta millones de dólares en su primer fin de semana de exhibición en los EE.UU.) pero que no consiguen seducir al público de aquí, para interpretar a dos políticos inéptos que se enfrentan por un puesto en el Congreso con todas las artimañas de las que son capaces, con puñaladas por la espalda, y llevando el circo político a sus últimas consecuencias. Porque, cuando pensamos que la ética en la campaña ha llegado a su punto más bajo, aún queda margen para que llegue aún más bajo. (www.thecampaignmovie.com)

Un Mel Gibson en horas muy bajas es la cabeza de cartel en “Vacaciones en el infierno” (“How I spent my summer vacation” es su título original en inglés), una película de acción sin tregua del director norteamericano residente en Méjico Adrian Grunberg, donde interpreta a Driver, un atracador que es capturado por la policía mexicana e internado en una cárcel extraña y peligrosa conocida como “El Pueblito”. Un lugar donde la corrupción y la violencia están a la orden del día y donde el ser forastero no ayuda. Sin embargo, pronto conocerá a un chaval de diez años que conoce las reglas con las que poder sobrevivir allí dentro. Driver soñaba con unas vacaciones de ensueño. En “El Pueblito” resultarán inolvidables. 
Adrian Grünberg, que había trabajado anteriormente con Mel Gibson como primer ayudante de dirección en “Apocalypto” y que encabezó la segunda unidad de “Al límite” que protagonizó el actor australiano, debuta con esta película al frente de la dirección de un largometraje, de la que también es coguionista junto a Mel Gibson y Stacy Perskie. ¿Y Mel Gibson? Sigue adelante en su camino de redención. El australiano es otra de esas figuras de Hollywood que alcanzó el trono de la Meca del Cine para después hundir su carrera profesional en la decadencia más absoluta, a causa de una tormentosa vida personal, comentarios racistas desafortunados, posiciones religiosas extremas y una encadenada serie de fracasos cinematográficos como actor y director. El éxito es efímero, el dinero en Hollywood es quien manda, el público es egoista y tiene la memoria muy corta, y aquellos que elogiaron “Braveheart”, “Arma Letal”, “Maverick” o “Mad Max” no dudaron ni un instante en cerrarle la puerta. Con “Al límite”, “El castor” de Jodie Foster o este “Vacaciones en el infierno” sigue intentando reconstruir su maltrecha carrera. Un esfuerzo encomiable, pero aparentemente inútil si no pone su confianza en manos de, por ejemplo, Quentin Tarantino.
Además de Gibson, “Vacaciones en el infierno” cuenta en su reparto de rostros reconocidos de México y Latinoamérica como Daniel Giménez Cacho (“Profundo carmesí”, “Aro Tolbukhin”), Jesús Ochoa (“El fuego de la venganza”, “Paraíso Travel”), Roberto Sosa (“Salvador”, “Enemigos íntimos”), Dean Norris, Peter Stormare (“Fargo”, “El Gran Lebowski”), Fernando Becerril, Bob Gunton, Scott Cohen, Kevin Hernandez, Sofía Sisniega, Dolores Heredia (“Santitos”, “En el aire”) y Patrick Bauchau, entre otros. (www.summervacationmovie.co.uk)

{gallery}cine/ensalada457{/gallery}