Nueva sesión de nueve carteles de películas de próximo estreno, donde nos esforzamos por incluir cualquier película que haya acaparado elogios de la crítica, los premios más importantes y grandes recaudaciones en la taquilla… aunque no nos olvidamos de las que se han ganado, de forma justa y merecida, todo lo contrario: American reunion, Battleship, Dark shadows, La maldición de Rookford y Los diarios del ron.

En el año 1999 conocimos a Jim, Oz, Stifler y Kevin, cuatro chicos de East Great Falls obsesionados con perder su virginidad y que alcanzaban su objetivo, de manera más o menos complicada y divertida, cada uno a su manera, al final de la película. Con un argumento tan simple como efectivo, con gags brillantes y algún momento redondo, obtuvo un beneficio de más de 100 millones de dólares solamente en los EE.UU., con un presupuesto de sólo 10 millones.
Tras dos secuelas menores, de los años 2001 («American Pie 2») y 2003 («American Wedding 3»), y numerosas copias, secuelas no reconocidas (como esa «American Pie 4. Campamento de bandas») y homenajes, en 2012 los productores intentarán poner el lazo con una ¿última? entrega que recupera a los personajes de la película original en un nostálgico reencuentro de viejos alumnos.
En «American Reunion» regresan todos los personajes a los que conocimos hace más de una década, para participar en una reunión del instituto. Durante el esperado fin de semana descubrirán qué y quién ha cambiado, qué y quién no, pero también que el paso del tiempo y la distancia no pueden con los lazos de la amistad. Jim y Michelle se casaron, mientras que Kevin y Vicky se separaron. Oz y Heather también se distanciaron, pero Finch sigue acordándose de la madre de Stifler. Estos grandes amigos vuelven a casa como adultos, dispuestos a recordar y a inspirarse en los desaforados adolescentes que lanzaron una comedia legendaria.
¿Qué podremos encontrar en «American Reunion»? Como mínimo, lo que promete el título: un reencuentro de todos los personajes de la película de la tarta de manzana, empezando por Jason Biggs y siguiendo con todo el elenco original del que formaban parte Alyson Hannigan, Seann William Scott, Natasha Lyonne, Mena Suvari, Shannon Elizabeth, Tara Reid, Chris Klein, Eugene Levy o Thomas Ian Nicholas. A ellos se añaden las nuevas chicas, y más jóvenes, Ali Cobrin, Katrina Bowen y Dania Ramírez. Dirigida por Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg («Harold & Kumar»), con un guión de Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg, basado en los pesonajes creados por Adam Herz, confiamos sinceramente en que esta nueva secuela pueda recuperar, por fin, el espíritu de la película original, la del onanismo con repostería de manzana, los consejos paternales del señor Levenstein o la webcam en el dormitorio de Nadia. Y si no, por lo menos, que cierren el telón de una vez de un icono de la generación de final de siglo. (www.americanreunionmovie.com)

«Battleship» es una película de ciencia-ficción naval que se presenta como una extraña mezcla entre los alienígenas robóticos de la trilogía «Transformers» de Michael Bay, las aventuras pasadas por agua del «Abyss» de James Cameron y el clásico juego de mesa de combate naval creado en 1931 por Milton Bradley «Hundir la flota» como argumento, dirigida por Peter Berg («Hancock») y con un reparto que incluye a Taylor Kitsch, Alexander Skarsgård, Brooklyn Decker, Reila Aphrodite, Peter MacNicol, Josh Pence, Asano Tadanobu, la cantante Rihanna en su debut cinematográfico y Liam Neeson, en el lugar reservado para la estrella respetable de Hollywood que se utiliza para subir el listón de la cinta.
«Battleship» es una épica aventura de acción de Universal Pictures que transcurre en el mar, el cielo y la tierra, y en la que la Tierra lucha por sobrevivir contra una fuerza invasora muy superior, unos extraterrestres hostiles que se esconden en el océano y que pretenden robar el agua del planeta para utilizarla como una gran fuente de energía. La marina de los EE.UU., la U.S. Navy, será la primera resistencia frente a los alienígenas invasores, y tal vez ellos consigan la clave para poder evitar la destrucción de la humanidad, en una cinta que promete efectos especiales, explosiones y salpicaduras a raudales,… y poco más.
Taylor Kitsch («X-Men Orígenes: Lobezno», «John Carter») es Hopper, un oficial destinado al John Paul Jones de la Marina estadounidense; Brooklyn Decker («Qué esperar cuando estás esperando») es Sam, una fisioterapeuta de la Marina y novia de Hopper; Alexander Skarsgård (de la serie de televisión «True Blood») es Stone, el hermano mayor de Hopper y comandante del Samson; la exhuberante cantante de Barbados Rihanna es la teniente Raikes, especialista en armas del John Paul Jones, y Liam Neeson es el almirante Shane, el oficial superior de Hopper y Stone (y padre de Sam).
Como curiosidad merece destacar que, al contrario de lo que suele suceder, la película se estrena en nuestro país el 13 de Abril… ¡un mes antes que en los EE.UU.! (www.battleshipmovie.com)

Algunas de las críticas más recurrentes sobre el trabajo de Tim Burton empiezan a tener algo de sentido. Un autor de su talento, demostrado una y otra vez en decenas de películas, tendría que atreverse a romper las cadenas que él mismo se ha fabricado, a ir un poco más allá de ese estilo suyo tan propio e inconfundible que mezcla colores contrastados, el negro como emblema, ambientación gótica, personajes extremos cercanos al grotesco, el romanticismo (en referencia al movimiento cultural y político originado en Alemania y en el Reino Unido a finales del siglo XVIII), su icono Johnny Depp, viejas referencias catódicas, clásicos del cine pulp,… Seguro que el genio de Burbank es capaz de mucho más, que su capacidad trasciende su sello característico y que, si quisiera y le dejaran, podría llevar la marca Burton hasta el infinito tal y como ya lo hizo en su momento, por ejemplo, el Rey Midas de Hollywood Steven Spielberg al que nadie creía capaz de dejar la senda del cine de palomitas para embarcarse en el cine de alto standing y ganar Óscars como un Martin Scorsese, David Lean, Joseph L. Mankiewicz o Miloš Forman. Pero tendremos que esperar, pues su última película, «Dark Shadows«, no parece que prometa nada nuevo.
Basada en una serie de televisión creada por Dan Curtis que emitió la cadena norteamericana ABC en los años sesenta en la que se dejaban ver habituales criaturas del mundo del terror como fantasmas, zombies, vampiros, licántropos o brujas, en «Dark Shadows» Burton vuelve a contar, como siempre, con un reparto envidiable que cualquier director desearía para él formado por su indispensable Johnny Depp, con el que ha colaborado en más de media docena de films (empezando por «Eduardo Manostijeras», pasando por «Ed Wood» o «Sleepy Hollow» y terminando con «Charlie y la fábrica de chocolate», «Sweeney Todd» y «Alicia en el país de las maravillas»), Michelle Pfeiffer, Eva Green, Jonny Lee Miller, Chloë Grace Moretz, la esposa del director Helena Bonham Carter y Jackie Earle Haley, entre otros.
«Dark Shadows» nos traslada al año 1752. Joshua y Naomi Collins, con su joven hijo Barnabas, zarpan de Liverpool, Inglaterra, para iniciar una nueva vida en América. Pero incluso un océano tan vasto no es suficiente para escapar a la misteriosa maldición que ha supuesto una plaga para su familia. Pasan dos décadas y Barnabas tiene el mundo a sus pies, o por lo menos la ciudad de Collinsport, Maine. Barnabas es rico, poderoso, el dueño de Collinwood Manor, e un inveterado playboy… hasta que comete el grave error de romper el corazón de Angelique Bouchard. Angelique, que es una bruja en todos los sentidos de la palabra, le condena a un destino peor que la muerte: le convierte en un vampiro y después le entierra vivo. Dos siglos después, Barnabas Collins sale de su tumba y emerge en 1972 en un mundo muy distinto del que conocía. Regresa a Collinwood Manor para encontrar que lo que en su tiempo era una gran casa solariega, está ahora en ruinas. A los restos disfuncionales de la familia de Collins no les ha ido mucho mejor que a la casa, y cada uno de ellos encierra oscuros secretos. Allí encuentra una nueva familia, los Collins con su matriarca Elizabeth al frente, y un nuevo mundo al que tendrá que adaptarse todo lo bien que puede hacerlo un desfasado vampiro del siglo XVIII que ha estado bajo tierra más de doscientos años.
Depp interpreta a Barnabás Collins, Michelle Pfeiffer da vida a Elizabeth Collins Stoddard, Eva Green interpreta a la bruja Angelique Bouchard que hechiza a Barnabas, Jonny Lee Miller es el holgazán Roger Collins, Chloe Moretz interpreta a la rebelde hija adolescente Carolyn, Gulliver McGrath es el precoz hijo David Collins, Jackie Earle Haley da vida al singular conserje Willie Loomis y Helena Bonham Carter a la doctora Julia Hoffman, una psiquiatra que vive con los Collins para tratar las disfunciones familiares.
La música, como siempre, es obra de Danny Elfman. (http://darkshadowsmovie.warnerbros.com)

«La maldición de Rookford» («The Awakening» en su versión original, demostrando una nueva traducción caprichosa de los distribuidores de la película en nuestro país) es una inquietante historia de fantasmas de corte clásico, en la línea de la reciente «La mujer de negro», «Los otros» y «El orfanato»… e incluso con alguna reminiscencia a las «Luces Rojas» de Rodrigo Cortés, ambientada en el año 1921, en la Inglaterra de la posguerra, donde muchos de quienes perdieron a sus seres queridos buscaban consuelo en el espiritismo y la superchería sobrenatural.
En esta película Florence Cathcart, atormentada por la muerte de su prometido, dedica sus energías a desmontar presuntos fenómenos sobrenaturales sirviéndose de sistemas metódicos y racionales. Cuando uno de los maestros del internado de Rookford, Robert Mallory, le pide en nombre de la institución que visite el centro en la campiña inglesa para investigar las supuestas apariciones del fantasma de un niño, ella acepta el reto. Una vez allí, empiezan a desvelarse algunos secretos y el misterio que rodea al fantasma parece no ser más que una broma de niños. Sin embargo, cuando Florence está lista para marcharse, vive un escalofriante encuentro que desafía toda explicación racional…
Asustada y confundida, Florence está dispuesta a llegar al fondo de la cuestión y decide quedarse en el internado durante las vacaciones de Navidad acompañada únicamente de la gobernanta que solicitó su colaboración, un niño cuyos padres no pueden hacerse cargo de él durante las vacaciones y el profesor Mallory, quien tras luchar en la Gran Guerra vive perseguido por la culpa y las visiones del pasado. A medida que los lazos con Mallory se estrechan y la soledad que comparten alimenta su atracción mutua, juntos reúnen fuerzas para plantar cara a sus demonios.
La película supone el debut en el largometraje del director británico Nick Murphy (en televisión, «Ancient Rome: The Rise and Fall of an Empire», «Invasión Jurásica», «Occupation»), está producida por David M. Thompson, el responsable de «Billy Elliot», «Promesas del este» o «An Education» y guionizada por el mismo Nick Murphy y Stephen Volk («Las voces de los muertos», «Ghostwatch»). En su primer papel protagonista Rebecca Hall («El desafío: Frost contra Nixon», «The Town», «Vicky Cristina Barcelona») encabeza un reparto de actores británicos de lujo que completan Dominic West («300», «John Carter», «Johnny English», «Centurión»), Imelda Staunton («El secreto de Vera Drake», «Harry Potter y las reliquias de la muerte»), Isaac Hampstead-Wright (de la serie de televisión de la cadena HBO «Juego de tronos») y John Shrapnel («Elizabeth: La edad de oro», «Notting Hill») entre otros. (www.bbc.co.uk/bbcfilms/film/the_awakening)

En la película de culto «Miedo y asco en Las Vegas» («Fear and Loathing in Las Vegas») de Terry Gilliam, adaptación a su vez de una novela de culto del Nuevo Periodismo o Periodismo Gonzo del periodista y escritor estadounidense Hunter S. Thompson (Louisville, 1937 – Woody Creek, 2005), el actor Johnny Depp interpretaba al periodista Raoul Duke, seudónimo del mismo Hunter S. Thompson, en una explosiva travesía, consumiendo grandes cantidades de drogas de todo tipo, cometiendo varios fraudes y provocando el caos.
Depp regresa a su íntimo amigo Hunter S. Thompson casi quince años después con «Los diarios del ron«, también una adaptación cinematográfica de una novela del mismo autor por parte de Bruce Robinson («Jennifer 8»), un director que llevaba veinte años sin colocarse detrás de la cámara. Junto a ellos, un reparto con Amber Heard, Aaron Eckhart, Michael Rispoli, Marshall Bell, Richard Jenkins, Amaury Nolasco, Bill Smitrovich, Marshall Bell, Karen Austin, Andy Umberger, Aaron Lustig y Giovanni Ribisi, entre otros, para contarnos las experiencias de Paul Kemp, un joven escritor norteamericano, alcoholizado, que empieza a trabajar como redactor para el periódico caribeño «The San Juan Star» en la ciudad de San Juan de Puerto Rico a finales de los años cincuenta. Perfectamente adaptado a la rutina de la isla, que básicamente consiste en sumergirse en ron, Paul se siente inmediatamente fascinado por Chenault, una mujer de Connecticut, de salvaje belleza, y novia de Sanderson. Sanderson, un hombre de negocios implicado en sospechosos asuntos inmobiliarios, es uno más del creciente número de empresarios norteamericanos decididos a convertir Puerto Rico en un paraíso del capitalismo al servicio de los más pudientes. Cuando Sanderson encarga a Kemp que le escriba un artículo a favor de su último proyecto deshonesto, el periodista se encuentra ante la disyuntiva de utilizar sus palabras para beneficiar económicamente a los corruptos empresarios, o bien emplearlas para desenmascarar a esos bastardos.
La historia de esta película y del libro en el que se basa merecen un artículo a parte: Depp, íntimo amigo del escritor, encontró la novela abandonada en el fondo de un cajón después de que el escritor se suicidará. En 1998 se publicó coincidiendo con el estreno de «Miedo y asco en Las Vegas».
El estreno de la película en nuestro país está previsto para principios del mes de Mayo de 2012.

{gallery}cine/ensalada398{/gallery}