El señor Jean es un escritor treintañero que ha conocido el éxito por su única obra publicada, “La mesa de ébano”, y que ahora afronta una época gris repleta de sinsabores y con algún momento feliz, rodeado de sus amigos y novias. Momentos cotidianos, situaciones nada extraordinarias, pero que hacen reflexionar al personaje y al lector, irán pasando por las páginas de este asombroso “El Señor Jean“, edición integral, que edita ECC.

Recuperamos una de las obras esenciales de la historieta francobelga, fruto de la colaboración entre Phillipe Dupuy y Charles Berberian. Un laureado equipo creativo que entre 1991 y 2005 compartió las tareas de guion y dibujo para relatar las vivencias cotidianas y los problemas existenciales del señor Jean. Combinación perfecta entre costumbrismo, comedia, ternura e ironía, la serie se alzó con el Premio Alph’Art del festival internacional de Angoulême de 1999, y ocho años más tarde sus autores recibieron el prestigioso Gran Premio de dicho certamen.

Una serie imprescindible integrada por siete volúmenes recopilados en este tomo, que también contiene el álbum independiente La teoría de los solteros y abundante material extra inédito (bocetos, ilustraciones, páginas a lápiz) proporcionado por los autores expresamente para esta edición.

Confieso que es la primera vez que me acercaba a este personaje y a la obra de los franceses Dupuy y Barberian, que crearon esta obra en la revista Fluide Glacial en 1991 y que en nuestro país había conocido una edición de Norma Editorial de algunas de los álbumes aquí incluidos en su totalidad.
Y una vez leído de “pe a pa”, me quito el sombrero ante este Señor Jean, que me ha parecido una obra relevante y redonda. Y debo aplaudir ante el formato Integral, todo un acierto, pues según leo en los textos del final, la cadencia de publicación en su país de origen fue muy pausada, llegando a pasar cuatro años entre un álbum y otro en algún caso.
En esta historia de la vida del Señor Jean los personajes van evolucionando y el tiempo pasa para todos ellos, siendo los más representativos aparte del protagonista, sus amigos más cercanos, como Félix, Clement y Jacques y las sucesivas novias o amantes, Manureva, Cathy y Pascale.

En el primer álbum, “El amor y la portera” (1991), nos encontramos una serie de historias cortas que nos cuentan anécdotas tan cotidianas como que Jean tiene que cuidar un gato, hace la compra en el supermercado o necesita comer en casa de sus padres. Todo es tratado con un humor nada grotesco, que provoca la sonrisa, pero está muy alejado de la carcajada. El señor Jean es el clásico personaje al que se le desmadran las situaciones, y no le resultan como a él le gustaría, y es debido a su mala fortuna que el lector empatiza inmediatamente con él y hasta se siente identificado, pues muchas de esas situaciones las sentimos como vividas por uno mismo.
La línea clara, estilo Tintín, con una narración ejemplar y un dibujo milimetrado, acompañan a esta maravillosa obra franco belga de principio a fin, y aunque el estilo va mutando, se hace más suelto, apenas se nota en el transcurrir de la historia, donde los tiempos cambian y vemos llegar las modas y las obsesiones de cada época, con la irrupción tecnológica (los omnipresentes móviles) en su debido momento.
El segundo álbum, “Noches en vela” (1992), nos trae algo que será una constante a lo largo de la obra: las ensoñaciones del Señor Jean. Para huir de la tediosa y aplastante realidad el protagonista visitará desde campos de batalla donde llueven pizzas, a castillos inexpugnables donde vivir en paz, por ejemplo.
En “Las mujeres y los niños primero” (1994), el pequeño Eugéne formará parte del círculo de Jean, un niño al que su madre ha dejado al cuidado de Félix, y que el propio Jean deberá cuidar más de una vez, dando lugar a anécdotas de paternidad.
Para mí estos tres primeros álbumes son los más frescos y divertidos. Tras ellos, el integral de ECC incluye una novela gráfica con muchas más páginas que los álbumes, y dibujada en bitono, aunque rompe gráficamente con lo anterior, continúa de las otras en cuanto a línea temporal. Esta novela hace de bisagra para la segunda parte, ligeramente más oscura, que comienza con “Vivimos felices sin aire” (1997), una obra maestra del cómic y que supone el punto álgido de la obra.
La vida sigue en “Como caído del cielo” (2001) e “Inventario antes de las obras” (2003), donde Jean ya es padre y se ha mudado a otra casa con Cathy, dejando su anterior vivienda a Félix. La historia se cierra con “Cierto equilibrio” (2005), que vuelve a relatar anécdotas de una o dos páginas, alternando personajes, como hizo en el primer álbum, y añade un nuevo personaje llamado Ágnes, quien sabe si con idea de hacerla protagonista de alguna obra futura.
El integral también incluye bocetos, ilustraciones y un epílogo escrito por Claude Ecken.

Más de 500 páginas de pura delicia, un cómic inolvidable. El único pero que le pondría es su tamaño, que podía haber sido mayor, pero a su favor hay que decir que es muy manejable, siendo en tapa dura y voluminoso. No se lo pierdan, lo recomiendo encarecidamente.

El señor Jean: Edición integral
Autores: Dupuy y Berberian
Edición original: Monsieur Jean, l’Amour, la Concierge, Les nuits les plus blanches, Les femmes et les enfants d’abord, La théorie des gens seuls, Vivons heureux sans en avoir l’air, Comme s’il en pleuvait, Inventaire avant travaux y Un certain équilibre.
Fecha de edición: Febrero de 2018
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 530
Precio: 40,00 euros