La primera novela de Shaun Hamill viene precedida de una gran acogida por parte de la crítica y con el reconocimiento de los grandes, entre ellos Stephen King.

El relato del monstruoEl relato del monstruo
Título original: A Cosmology of Monsters
Autor: Shaun Hamill
Editorial: Umbriel
Traducción: Jeannine Emery
ISBN: 978-8416517336.
Fecha de publicación: junio 2020.
Encuadernación: Rústica con solapas/Digital.
Páginas: 352.

Noah, el hijo menor de la familia, relata la historia. Desde que a finales de los años 60, Margaret, su madre y una lectora empedernida, se casa con Harry, un seguidor de Lovecraft. La pareja, además tiene dos hijas: Sydney, nacida para estar sobre el escenario, y Eunice, una brillante y peculiar niña con un talento innato para la escritura. Pero después de que la familia se quede arruinada, Margaret y Eunice comienzan a tener sueños terribles, mientras que Harry empieza a obsesionarse con la idea de construir una elaborada casa embrujada, que bautiza como «Laberinto del Terror». Es entonces cuando la familia intenta proteger al pequeño Noah de los horrores de la casa, pero no son conscientes de que el pequeño siempre recibe una visita muy especial: una criatura peluda de brillantes ojos color naranja. La misma criatura que visita a su madre y a su hermana en esas pesadillas sin fin.

Sahun busca rememorar las novelas y los terrores tanto de King como de Lovecraft, las referencias a los universos fantásticos de ambos escritores son constantes, sobre todo el segundo. Pero no llega a ser ni una novela de terror ni siquiera de misterio.

Noah, el protagonista de la novela, narra los acontecimientos que vinculan a su familia, durante cuatro generaciones, con unos monstruos que habitan en una Ciudad de un universo paralelo y que parecen tener fijación con ellos. Noha se convierte en el escriba de la familia que se ve envuelto de manera involuntaria en este siniestro enredo.

La novela es lenta, exasperantemente lenta, con grandes altibajo comenzado con una narración rápida y ágil para volverse muy lenta durante gran parte de la novela y recuperar un poco la agilidad al final de la trama. La historia comienza con la adolescencia de Margaret y Harry y termina siendo ya Noah una persona adulta y con sobrinos. Durante interminables capítulos Noah nos va narrando el desarrollo de su familia con saltos en el tiempo dejando en el aire importantes vacíos. Incidiendo, por el contrario, en pequeñas tramas que no tienen que ver para nada con el desarrollo de la novela. No es hasta muy entrada la novela cuando la parte más siniestra comienza a atisbarse.

La presencia de los monstruos entorno a la familia está relacionada con las desapariciones de niños y niñas, incluida la propia Sydney. Pero estas tramas quedan resueltas de manera muy superficial, pasando el autor de puntillas por los acontecimientos que podrían darle más empaque a una novela supuestamente de terror. Esta falta de concreción no solo afecta a estas pequeñas tramas sino también a la trama principal; queda en el aire de donde vienen los monstruos, por qué tienen fijación con la familia o que es la Ciudad…son interrogantes que quedan sin resolver. Al no entrar en estos temas la novela se convierte en una historia familiar con traumas como la depresión, el suicidio o temas delicados como la homosexualidad reprimida o el abuso infantil, llegando a ser la parte de misterio algo secundario.

Los personajes son complicados, oscuros…todos ellos con unas personalidades muy complejas, quizá la que se sale un poco de esta oscuridad es la madre. Una familia que no es capaz de vivir en armonía ni en los buenos ni en los malos momentos lo que les va a marcar sus relaciones y el futuro de la propia família.

El relato del monstruo es una novela íntima, familiar, con momentos escalofriantes, momentos de misterio y sobrenaturales y con momentos delicados y difíciles. Llega a las tiendas a través de la editorial Umbriel y con un excelente diseño de portada.