Han pasado años pero, y gracias a la adquisición de Ediciones B por parte de Random, por fin regresa el sello en el que el tebeo español conoció su época dorada y que reinicia su andadura este mes de octubre con la promesa de que, entre octubre de 2018 y octubre de 2019, publicará hasta 45 títulos buscando que autores consagrados como Francisco Ibáñez, Jan, Escobar, Víctor Mora, Vázquez o Raf compartan sello con las nuevas promesas del género.

Por si todo esto fuera poco en 2019 se convocará el primer premio Bruguera de cómic y novela gráfica con una dotación de 12.000€ y que supondrá una buena ocasión de comenzar a crear una nueva cantera de autores españoles para Bruguera.

En 1910, Joan Bruguera fundó la editorial El Gato Negro. Después del fin de la guerra civil la editorial, dirigida ya por los hijos del fundador, Francisco y Pantaleón, cambiaría su nombre al familiar, Bruguera.

Bruguera es mucho más que un sello: fue una editorial visionaria que supo detectar y desarrollar el talento de los grandes historietistas españoles y, sobre todo, fue la editorial que hizo más rica y feliz la infancia de varias generaciones. Bruguera fue pionera descubriendo a nuevos talentos y editándolos en formato historieta. Hoy, esos nuevos talentos se han convertido en clásicos atemporales que gustan a niños y a mayores, y esos tebeos han hecho sin duda que nuestra vida sea un lugar mejor.

¿Qué hubiera sido de nuestra infancia sin Mortadelo y Filemón, Rompetechos, 13, Rue del Percebe, El Capitán Trueno, Rigoberto Picaporte, Anacleto, Esther y su mundo, Sir Tim O’Theo y muchos más…?

Desde sus comienzos, pero muy especialmente desde los años cuarenta a los setenta, Bruguera revolucionó la edición en lengua española con el descubrimiento de nuevos talentos y su forma de darlos a conocer a los lectores. Aquellos nuevos talentos de ayer hoy son nuestros clásicos, y fueron aquellas historietas las que han hecho que el cómic español hoy tenga un pasado al que remitirse y un presente muy alentador.

regreso-bruguera