El Juramento del Guerrero” es la última novela de la trilogía de “El imperio de las tormentas“, de Jon Skovron, y aunque es uno de esos libros destinados a cerrar la trama no es por ello menos divertido y ameno que sus dos anteriores entregas, “El imperio de las tormentas” y “El Demonio de las Sombras“.

El Juramento del Guerrero
Jon Skovron
Traducción: Manuel Mata Álvarez-Santullano
ISBN: 9788445005453
416 páginas
Rústica con solapas
17.95 €

Aún aturdida por los sucesos de Luz del Amanecer, Hope se esfuerza por comprender lo que significa ser una guerrera que ha prometido no volver a coger nunca una espada. Su búsqueda de la iluminación le da el dominio de nuevas habilidades sorprendentes, lo que la conduce a descubrir algunas pistas inquietantes sobre el verdadero origen del imperio. Red se ha estrenado en su papel como espía imperial.

Ahora le ha sido asignada la única tarea que siempre ha deseado: reclutar a Hope y Brigga Lin para ayudar a librar al imperio del Consejo de la Biomancia de una vez por todas. Pero el consejo ha puesto en marcha sus propios planes. Su dominio cada vez más débil sobre el imperio los desespera y ahora están dispuestos a hacer cualquier cosa para mantener su poder…

Al final de El Demonio de las Sombras nos encontrábamos con la separación total del grupo de aventureros que se había ido formando en torno a Hope y Red, por lo que en El Juramento del Guerrero Skovron se ve obligado a ir explicando qué ha sido de cada uno de ellos y, sobre todo, prestando especial atención a Red y a Hope, que a mi modo de ver es la protagonista de la trilogía. Ambos han rehecho sus vidas, una regresando a lo que fue su antiguo hogar y el otro, una vez libre del Demonio que lo poseía, sirviendo al joven príncipe y futuro heredero. Naturalmente los acontecimientos, y las maquinaciones de los biomantes, fuerzan a que cada bando se ponga manos a la obra y, poco a poco, nuestros enamorados vuelvan a reunirse.

La historia de El imperio de las tormentas es la historia de amor entre Hope y Red, hemos visto, a través de sus ojos, cómo se iba desarrollando la trama y cómo Skovron nos enganchaba con giros originales (como lo que le sucede a Red en el primer libro), grandes dosis de épica (ese asalto al cuartel de los biomantes) y un Imperio de las Tormentas realmente atractivo. Pero ha sido con sus personajes con los que me ha enganchado, con el desarrollo, evolución y crecimiento de con y crecimiento de cada uno de ellos, porque si bien es cierto que con Red y Hope nos atrajo a la historia no lo es menos que ha sido el destino de Brigga Lin, el de Jilly, Alash… los que han servido para convencerme del todo.

El Juramento del Guerrero es una lectura ágil y adictiva, de esas que no puedes dejar hasta alcanzar la última página, pero parece que a Skovron le ha pesado un poco la responsabilidad de cerrar la historia de El imperio de las Tormentas y la de El Juramento del Guerrero, y es que en este libro se sufre de “paginitis”, y es que después de desarrollar la historia, con sus pausas, sus aceleraciones y sus momentos drámaticos se echa en falta un poco más de desarrollo sobre el destino final de todos los héroes de esta historia que, en su mayor parte, queda tan sólo esbozado, incluso dejándolo a la imaginación del lector, a la par que se regala un final bonito para los dos principales protagonistas… dejando muchas cuestiones en el aire.

Tengo dudas de que El Juramento del Guerrero suponga el final de la serie, me da la impresión de que Skovron ha dejado suficientes cosas en el aire como para justificar una nueva entrega y aunque la propia Minotauro anuncia que este es el final de la trilogía, espero que se equivoquen, porque unos personajes tan interesantes se merecen mucho más espacio.

En definitiva, la trilogía de El imperio de las tormentas es una novela de fantasía realmente adictiva que se merece continuar con nuevas aventuras.